jueves, 11 de julio de 2019

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DE 12 DE JULIO DE 2019



La atención de la sociedad salvadoreña está enfocada principalmente en los efectos y resultados de la nueva política de seguridad implementada por el recién estrenado gobierno de Nayib Bukele Ortez, y que rindan frutos en el corto y mediano plazo.

Y ello parece ser explicado por el agotamiento y ansiedad acumulada por tantos años de sufrir el embate de la violencia criminal en el país, principalmente en manos de las pandillas y el crimen organizado, y que en las administraciones anteriores también representó uno de los mayores retos, aún pendiente por resolver.

Por ello, la población está muy atenta de cada medida que se da en esta nueva modalidad de gobernar, con información casi constante a través de redes sociales y medios convencionales, sobre los procedimientos empleados por la policía nacional civil con la ayuda de miembros del ejército nacional; como parte del plan de control territorial, en el afán de tomar los espacios por años posicionados por agrupaciones de delincuentes en diferentes colonias, barrios o cantones de diversas zonas del país.

De igual manera, se han aplicado endurecidas medidas de control en los centros penitenciarios que han intentado cercar la influencia de los delincuentes ahí recluidos, para impedir que continúen comunicándose al exterior para ordenar diversos delitos como extorsiones, asesinatos y otros crímenes que, a pesar haber sido propuesto por los gobiernos anteriores, nunca lograron un efecto definitivo.

Esta vez la población parece percibir que por fin se estaría logrando contener parte de la pesadilla cotidiana, donde los vecinos o visitantes de una comunidad o colonia, debían identificarse para ingresar ante compinches de las pandillas que la habían controlado; así como la constante exposición a pagar extorsiones y sufrit otro tipo de abusos.

Esa realidad sufrida por muchos pobladores en diferentes lugares del país, incluyendo San Salvador, la capital, y otras grandes ciudades, ven en la instalación permanente de contingentes policiales y de soldados del ejército al interior se esos centros habitados, como una medida que induce esperanza porque al fin concluyan sus tormentos.

Aunque esa modalidad de ocupación ya había sido puesta en práctica anteriormente, esta vez se le ha dado un carácter de más permanencia, y con el soporte del ingreso a esos lugares casi olvidados, de contingentes de servidores públicos que se aprestan a cumplir con demandas de necesidades esperadas por años.

En esta modalidad de acción se ha visto el ingreso a dichos lugares, a los que sólo se podía hacerlo con la autorización de los delincuentes, de autoridades y funcionarios de diferentes ministerios y otras instituciones, como gobernación, obras públicas, acueductos y alcantarillados, salud, educación, entre otros; constituidos en apoyo a la misión policial, con el propósito planteado por el gobierno de dar carácter permanente a las medidas que se han ido desplegando según el plan de seguridad, y de las que al momento están en desarrollo las etapas 1 y 2, de 7 proyectadas.

En ese contexto, el presidente Nayib Bukele, se ha dirigido a la población este miércoles por la noche, a través de cadena nacional de radio y televisión, para abordar el tema de la seguridad y los alcances que ha tenido el plan de control territorial.

Ha mencionado con despecho que, mientras otros gobiernos ejecutaron planes de mano dura o tregua con las pandillas, los salvadoreños han vivido acosados, amenazados y llenos de miedo. En tal sentido ha destacado los primeros efectos de su plan de gobierno como la reducción significativa de la cifra de asesinatos; por lo que ha solicitado la petición pública a los 84 diputados de la asamblea legislativa, de que aprueben esta misma semana un refuerzo presupuestario de 91 millones de dólares, para continuar la lucha contra las pandillas y el crimen organizado.

Al respecto ha expuesto que esa cantidad sería utilizada en el financiamiento de la fase 2 del plan de control territorial, y en lo que tienen que ver la construcción de escuelas, centros de cultura, bibliotecas; así como otras obras de restauración en las comunidades más afectadas, como calles, plazas y mejoras de servicios, como agua potable domiciliar, ausente en muchos de esos lugares.

Por último, ha detallado que la inversión de las tres primeras fases del plan de seguridad a nivel territorial tendrá una inversión de al menos 575 millones de dólares.

La población ante estos hechos, parece estar muy atenta. La percepción es muy importante, sobre todo cuando empieza a disfrutar de algunas cosas tan sencillas como salir a la calle, pasear por un parque o trabajar con más tranquilidad, al notar la seguridad de la policía en su entorno.

Nada está escrito ni concluido aún; es el momento también de otros sectores políticos que deberán actuar en consecuencia, so pena de ser juzgados según sea su conducta de apoyo u obstáculo a los planes que ve en las calles.

También el sistema judicial y la fiscalía están en ese juego, y aunque parecieran estar a favor de muchas de las medidas implementadas a la fecha, aún falta ver los resultados.

Este es el panorama actual en El Salvador, de total expectativa por lo que resulte de esta forma de gobernar, también sujeta a muchas críticas, sobre todo por los rasgos autoritarios mostrados por el mandatario en varias de sus acciones. Es decir, unas de cal, y otras de arena.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para el programa El Club de la Pluma, desde la provincia de Córdoba, Argentina, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.