lunes, 19 de agosto de 2019

La economía de EE.UU. se la puso en China a Trump


Por Luis Beatón

La Habana, 18 agosto (Prensa Latina)
Si la expansión económica de Estados Unidos después de 2008 termina, el presidente Donald Trump perderá su reelección en 2020, es una de las variables que analizan expertos sobre el tema.

Ross Douthat, columnista de opinión del diario The New York Times, al analizar diferentes variables estima que eso podría suceder si, en algún momento de este invierno, nuestra expansión económica después de 2008 finalmente termina.

Al igual que otros análisis, el columnista piensa que no hay forma de que un presidente tan odiado sobreviva a la evaporación de su boom, y en una recesión, agrega, los demócratas pueden nominar a cualquiera de sus candidatos y esperar desalojar al presidente con facilidad.

Desde hace varios meses se incrementan las alarmas entre los estadounidenses, y más ahora, que su presidente hace esfuerzo por apuntalar su lema de que la economía bajo su gobierno es la mejor de todos los tiempos.

Sin embargo, las señales de una desaceleración están deletreando peligros para sus posibilidades de reelección, señala este domingo el diario digital The Hill al comentar los últimos acontecimientos que al parecer preocupan a la Casa Blanca.

Trump, ya acostumbrado a defender su política pese a evidentes errores en varias áreas, incluso criticados por sus pares republicanos, trata de establecer que una crisis económica no es su problema y busca echar la culpa a cualquier acontecimiento adverso.

Gbenga Ajilore, economista principal del liberal Center for America Progress, al analizar este panorama señala: 'No estoy seguro, porque tiene un mensaje que resuena en una gran parte de la población, y mucho de eso carece de verdades y hechos'. 'Si la economía se hundiera, Trump diría: 'Eso es culpa de China', y eso seguiría funcionando'.

El mandatario acude a sus conocidos mensajes y hace todo lo que puede para hacer retroceder a los precursores del pesimismo y para echarle la culpa de cualquier acontecimiento adverso.

Trump atacó varias veces al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, a quien acusa de no recortar los tipos de interés lo suficiente, mientras argumenta que si un demócrata le ganara el año que viene, la economía se iría por la borda.

De igual forma sugiere que las predicciones de una recesión económica son impulsadas por medios de comunicación hostiles.'Los medios de comunicación falsos están haciendo todo lo que pueden para derrumbar la economía porque piensan que eso será malo para mí y para mi reelección', señaló en Twitter el jueves.

No obstante, hay indicios de que la economía cede a las presiones y se calienta. Así la producción del sector manufacturero se contrajo durante dos trimestres consecutivos.

Expertos señalan que un desarrollo técnico en los mercados de bonos conocido como 'curva de rendimiento invertida' - un indicador históricamente fiable de las próximas recesiones estadounidenses- se repitió.

También el mercado de valores es extremadamente volátil. El Dow Jones Industrial Average cayó más de 800 puntos el miércoles, o más del tres por ciento, en medio de la preocupación por la guerra comercial de Trump con China.

Esas son algunas de las malas noticias para un gobierno que tuvo buenos resultados económicos durante la mayor parte de 31 meses ocupando la Casa Blanca.

Citado por The Hill, Terry Madonna, profesor y experto en encuestas del Franklin & Marshall College de Pensilvania, apuntó que uno de sus mayores argumentos para la reelección es el crecimiento de la economía.... No hay duda de que si la economía va al sur, es un golpe serio.'

Según el presentador de radio conservador y crítico de Trump, Charlie Sykes, una economía tambaleante representaría una amenaza existencial para Trump.

Históricamente, cuando un presidente buscó la reelección, eso equivalía a un referendo sobre el estado de la economía.

Si la economía se tambalea entre ahora y el Día de las Elecciones de noviembre 2020, algo que la escalada de la guerra comercial con China podría hacer más posible, espere más ataques directos y una menor disposición a admitir que la economía en general está funcionando bastante bien, estiman expertos.

Por otro lado, la escalada en la guerra comercial con China amenaza con eliminar los efectos económicos positivos de los recortes de impuestos, que podrían poner en peligro sus perspectivas de reelección.

mem/lb

DEJAD QUE LOS POBRES VENGAN A MÍ


Jorge Gómez Barata

La Constitución de los Estados Unidos no comienza diciendo: “Nosotros los ricos…”, sino, “Nosotros el pueblo”. Ninguno de los peregrinos del Mayflower era rico. Los emigrantes llevaron a Estados Unidas juventud, audacia, talento, y ambiciones, y allí crearon riquezas y contribuyeron a la forja de la nación. Así ocurre ahora.

El primer Día de Acción de Gracia en 1621 fue una reunión de pobres que humildemente festejaban su primera cosecha. Los ricos no vivieron en casas de troncos y techo paja, no sembraron el primer trigo, no extrajeron el oro de California, ni cavaron los pozos de petróleo en Texas. Ningún adinerado viajó en carreta o a lomos de caballo para colonizar el oeste, no criaron los primeros rebaños de ganado, ni colocaron las traviesas y los rieles del ferrocarril, tampoco condujeron las diligencias y las locomotoras.

Estados Unidos atrajo a los pobres de Europa, no a los nobles ricos a quienes trataban con desdén. Prometió tierra y libertad a los que padecían penurias y eran perseguidos, y les cumplió. Lo que hizo diferente a la primera nación del Nuevo Mundo en conquistar la independencia, es que los pobres podían convertirse en clase media, y los más afortunados en ricos, y cualquiera, solo con trabajar, podía vivir con dignidad.

Lo vasto del territorio, la fertilidad de los suelos, una fauna económicamente útil, entre la cual se estimaron 60 millones de búfalos y dos millones de caballos, además de alces, ciervos, y animales de finísima piel, se sumó la abundancia de agua dulce, carbón, madera, oro, hierro, así como las feraces costas, a los océanos Atlántico, Pacífico, y Ártico, al Golfo de México y a los Grandes Lagos.

A todo ello se añadieron las oportunidades para sumar, mediante compra, Luisiana, Florida, Alaska, y Hawái, y conquistar el oeste, que fue posible por el despojo a México.

La escasa población, las atinadas políticas económicas, y un régimen de tolerancia religiosa y libertades políticas, en parte explican el éxito de los emigrantes, que sin excesos burocráticos ni grandes exigencias económicas, pudieron acceder al país, obtuvieron tierras, concesiones mineras, licencias para todo tipo de actividades agrícolas, industriales, y comerciales. En conjunto se trata de tantos a favor de la prosperidad individual y nacional.

Obviamente, en esos procesos, plagados de sufrimientos y sacrificios extraordinarios, se amasaron grandes capitales que afortunados herederos todavía disfrutan. Estados Unidos se hizo grande por su apertura, no por las restricciones, y por su apuesta por los pobres.

Cambiar ese patrón es, por lo menos, arriesgado.

Tomas Alva Edison, el más importante inventor de los Estados Unidos, de niño vendió periódicos y verduras, y a veces durmió en un vagón de ferrocarril abandonado. Henry Ford, que puso ruedas y motor a los Estados Unidos, y llegó a ser uno de los hombres más ricos de su tiempo, nació en una granja en el seno de una familia pobre, y John D. Rockefeller, arquetipo del hombre rico y fundador de la más poderosa dinastía del dinero, nació en una familia de clase media.

El presidente Donald Trump puede convocar a los blancos ricos de Europa para que emigren a los Estados Unidos, los cuales no necesitan ser invitados, porque adoran a los Estados Unidos, no para ir allí a trabajar ni a crear, sino para gastar su dinero, y disfrutar del país creado por los millones de pobres y audaces emprendedores, que como una indetenible riada, por más de cinco siglos crearon e hicieron grandes a los Estados Unidos. Allá nos vemos.  Allá nos vemos.

La Habana, 19 de agosto de 2019


………………………………………………………………………
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

Macron aboga por "reiniciar las relaciones" entre la UE y Rusia: "De lo contrario, empujaremos a Moscú hacia China"


RT  -   19 agosto 2019 16:07 GMT

El mandatario francés se reúne este lunes con su homólogo ruso, Vladímir Putin, en el Fort de Brégançon, en la costa sur de Francia.

Yann Coatsaliou / Reuters

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha expresado este lunes que su país aboga por reiniciar las relaciones entre Rusia y la UE, ya que -advirtió- "de lo contrario empujaremos a Moscú hacia China". Así lo manifestó este lunes en una rueda de prensa conjunta con su homólogo ruso, Vladímir Putin, antes de empezar su reunión bilateral en el Fort de Brégançon, en la costa sur de Francia.

"Confío en que lograremos crear una nueva arquitectura de seguridad entre la Unión Europea y Rusia", aseguró el mandatario francés, agregando que su país está dispuesto a desempeñar un papel en este proceso, y precisando que se refiere "al desarme", así como a otras cuestiones. "Creo que podremos trabajar juntos en aras de la seguridad de nuestro continente", detalló Macron.

El presidente francés también destacó el papel de Rusia en la resolución de las crisis mundiales. "Todas las grandes crisis del mundo serán tema de nuestra discusión con el presidente ruso", adelantó Macron. En este sentido, recordó que Francia se está preparando para presidir la cumbre del G7, mientras Rusia juega "un papel crucial" en la resolución de las crisis. 

Más información, en breve.

AMOR CON AMOR SE PAGA

Por Pedro Martínez Pírez

En los últimos días han llegado a La Habana jóvenes de varias naciones de Nuestra América para incorporarse a un nuevo curso en la ELAM, la Escuela Latinoamericana de Medicina, de donde egresaron el pasado mes de julio alrededor de quinientos nuevos médicos de 104 naciones.

La ELAM, creada por el Comandante Fidel Castro hace casi dos décadas, ha formado a más de 29 mil galenos de varios continentes, la mayoría jóvenes de familias humildes del llamado tercer mundo, y también de los Estados Unidos.

Esa ya famosa y reconocida Escuela forma parte del programa integral de salud mediante el cual Cuba extiende solidariamente la colaboración médica a numerosos países, donde muchos jóvenes formados por profesores cubanos retornan a sus comunidades para contribuir a la sostenibilidad  de sus sistemas de salud.

A la más reciente graduación de la ELAM asistieron jóvenes egresados de varios países y en mi reciente visita a Ecuador yo pude entrevistar a dos médicos ecuatorianos que estudiaron en Cuba, Fernando Cruz Quishpe y Martí Quevedo Pinos, ellos asistieron al acto efectuado en La Habana y ahora, en su país, dirigen la Asociación Plurinacional de Estudiantes y Graduados en Cuba que lleva el nombre de ELOY ALFARO, el Viejo Luchador ecuatoriano.

A los jóvenes ecuatorianos egresados de la ELAM les agradecí su solidaridad con los damnificados provocados por el tornado que afectó en enero pasado a varios municipios habaneros, y les recordé que fue Eloy Alfaro el único presidente de América que el 19 de diciembre de 1895 le escribió a la Reina Regenta de España solicitándole la independencia de Cuba.

“Amor con amor se paga”, proverbio en un acto original del prócer independentista cubano José Martí, representado con extraordinario éxito en el Teatro Principal de Ciudad de México, la noche del 19 de diciembre de 1875, exactamente veinte años antes del gesto de Eloy Alfaro hacia Cuba.

Prohibido olvidar acciones como las de Eloy Alfaro y los jóvenes galenos ecuatorianos Fernando Cruz y Martí Quevedo, quienes tampoco olvidan la solidaridad de Cuba y el ejemplo que brinda la ELAM, la Escuela Latinoamericana de Medicina, centro de altos estudios donde ellos, y otros miles de jóvenes del mundo, se formaron.

La Habana, lunes 19 de agosto de 2019