miércoles, 21 de agosto de 2019

Cuba reitera rechazo a manipulación sobre colaboración médica


Cubasí   -    PL   -   Miércoles, 21 Agosto 2019 12:54


El canciller cubano, Bruno Rodríguez, reiteró hoy el rechazo a los intentos de Estados Unidos de sabotear la colaboración médica que brinda la isla caribeña a más de 60 países.

De acuerdo con Rodríguez esa política de la administración de Donald Trump persigue el objetivo de buscar otros pretextos para incrementar su política hostil y el bloqueo que impone esa potencia a Cuba desde hace más de seis décadas.

En su cuenta oficial en Twitter el ministro defendió la labor de realizan unos 30 mil trabajadores del sector de la Salud en países de Tercer Mundo, fundamentalmente, y destacó el prestigio internacional de ese esfuerzo que calificó de ejemplo de solidaridad y humanismo.

Reiteradamente, representantes del Gobierno estadounidense arremeten contra los cooperantes cubanos que trabajan en otras naciones, como Venezuela, al tiempo que critica la calidad de los profesionales de la isla y su participación en programas sociales en diversos países.

Desde la década de los años 60 del pasado siglo profesionales de la salud cubano brindan asistencia humanitaria ante catástrofes naturales y emergencias sanitarias o prestan colaboración a través de convenios entre gobiernos en varias latitudes.

La cooperación de la mayor de las Antillas también se extiende a otras áreas como la educativa, cultural y deportiva.

Paralelamente, Cuba acoge en sus instituciones de Educación Superior a jóvenes de naciones de todos los continentes en carreras como medicina, ciencias agropecuarias, pedagógicas, sociales y humanísticas, Economía, Cultura Física, Arte, Diseño, entre otras.

Desde 1959 se formaron en la isla más de 56 mil profesionales de 137 nacionalidades, y más de 11 mil de 132 países cursan estudios en instituciones del Ministerio de Educación Superior.

Atilio Borón: El futuro de América y la ultraderecha


Publicado en Cubadebate el 20 agosto 2019 
Por Camilo Espinoza

«Pese a todo, yo no diría que se inicia un ciclo de derecha en América Latina. No hay evidencia», dijo Atilio Alberto Borón. Foto: Emilia Rothen.

Atilio Alberto Borón (76 años) es doctor en ciencias políticas de la Universidad de Harvard, académico de la Universidad de Buenos Aires y una de las voces más relevantes de las ciencias sociales en América Latina. Es precisamente todo lo que uno se imagina: un intelectual argentino de izquierda, muy culto, con acento bonaerense y vozarrón gastado por el exceso de cátedras. Eso sí, sorprende su conocimiento de Chile y manejo del Twitter.

—¿Cuáles son las explicaciones suyas del retroceso de los gobiernos progresistas y el auge de la derecha?

—En algunos casos, esos gobiernos han estado en un plazo bastante largo y evidentemente hay un desgaste. En segundo lugar, el clima económico internacional ha sido muy desfavorable. Entonces, sostenerse en el gobierno y poder gobernar en función de un proyecto, si tú quieres, redistribucionista e igualitario, se transforma en algo cada vez más difícil. Fíjate en las preocupaciones que hay aquí en Chile ahora por la baja en el precio del cobre. Imagínate países que tienen una gran debilidad desde el punto de vista de sus exportaciones, Venezuela con el petróleo, Bolivia con el litio, la soja en Argentina y Brasil, evidentemente ha restado impulso. En tercer lugar, porque son gobiernos que han cometido errores como todos los gobiernos del mundo. Yo tengo un doctorado en ciencia política, si tú me dices que mencione un solo gobierno que no haya cometido errores con cierta frecuencia, soy incapaz. Lo cometieron los noruegos, los suecos, los suizos, los finlandeses. Pero de todas maneras, son gobiernos que están siendo sometidos a un ataque permanente. Me resultaría mucho más convincente la crítica a esos gobiernos si se los dejara solos a ver qué tal funcionan.

A ver, ¿cómo resultaría Cuba si no tuviera que resistir 60 años de bloqueo? Porque así es muy difícil gobernar bien. Es como si tuvieras un negocito aquí en Plaza Italia, te pongo cinco matones que no dejan entrar a nadie que pueda irte a comprar, tampoco te dejan salir, te roban el autito que tenés afuera, se dan cuenta que tenés un depósito en una cuenta del banco, van y te la incautan. Cada vez vas a tener más dificultades para sostener tu negocio. Pese a todo, yo no diría que se inicia un ciclo de derecha en América Latina. No hay evidencia. Al menos, no todavía. Macri está con gravísimos problemas, una economía devastada, un PIB que ha decrecido en los últimos dos años. Brasil está en un proceso acelerado de desindustrialización, de caída del PIB, en medio de explosiones de autoritarismo y opresión. En las favelas la vida se ha transformado en un infierno.

—¿Y qué pasa con la situación venezolana, que en su momento era el paladín del socialismo del siglo XXI con Hugo Chávez  y ahora está complicada? 

—Está muy complicada (recalca el “muy”). Para entender lo de Venezuela hay que entender la génesis de todo esto. Estados Unidos nunca aceptó que un gobierno como el de Chávez recuperara el petróleo para los venezolanos. Entonces, montó el Golpe de Estado del 11 de abril del 2002 que fue reconocido por el gobierno de Ricardo Lagos en Chile, en el que era ministra Michelle Bachelet. Chávez se recompuso porque la gente lo reinstaló en el poder y se inició un ciclo donde se le sacó del juego. A partir de ahí hay una agresión en contra de Venezuela, un país muy dependiente, monoexportador, ellos exportan petróleo, nada más. Evidentemente el gobierno tiene muchos problemas.

A todo esto, viene Jimmy Carter y dice que el sistema electoral venezolano es más transparente, más puro y más confiable que el de los EE.UU., pese a lo cual se instala la idea de que ahí no hubo elecciones libres, que hubo fraude, que esto, que lo otro, cosa que nunca han logrado probar. Imagínate que después aparece un loco que sale a Plaza Italia y dice “yo soy el nuevo Presidente de Chile, me autoproclamo Presidente de Chile”. A los cinco minutos hay un tweetde Donald Trump en persona diciendo que reconoce a este loco. A Juan Guaidó no lo conoce nadie en Venezuela, yo averigüé, estaba allá. ¿Quién es este tipo?

A partir de ahí se intensifica una ofensiva brutal y evidentemente Venezuela está sufriendo gravísimos problemas humanitarios. Encima, tienes una oposición que no aceptó el veredicto de las urnas en el 2014 y en el 2017, que destruyó buena parte de las instalaciones físicas del país, que agarraba gente en la calle que, por portar caras chavistas, les rociaban gasolina, les prendían fuego y los mataban. Cosa que el informe de la señora Bachelet ni menciona, para su eterno deshonor. Puedes mencionar la represión de Maduro que ha ejercido contra manifestantes. Muchos de ellos híper violentos, que venían de lanzar una bomba incendiaria en una sala infantil de un hospital, por ejemplo. ¿Qué haces con esa gente? ¿Te sientas a rezarle o usas el poder del Estado para restablecer el orden?

—En ese marco, ¿cuál es el rol que le corresponde al resto de la izquierda latinoamericana, entendiendo que Venezuela ha generado debate y hace poco Pepe Mujica la calificó de “dictadura”?

—Bueno, tiene que ganar las elecciones y tiene miedo a que el electorado de clase media del Uruguay se le dé vuelta. Como ya se ha instalado la idea esa -de pronto abre su bolso y saca una serie de imágenes-. Cuando empiezan a decir lo de la dictadura, es un argumento que tiene un impacto muy fuerte. Te voy a mostrar esta foto -me muestra la imagen de un hombre con una polera que dice“Maduro, Coño e’ tu madre”-. ¿Sabes quién es este señor?

—No, no sé.

—Es un alcalde que llegó vestido así a cumplir sus funciones. Después volvió a su casa, sale con sus chicos. Este tipo no tiene ningún problema. ¿Qué clase de dictadura es esa? ¿Qué hubiera pasado si en Chile, no un alcalde, salías vos con una camiseta que dijera “Pinochet Hijo de Puta”? ¿Cuánto durabas? ¿O en Argentina con Videla? Cinco minutos y desaparecías de inmediato. Los que dicen que Venezuela es una dictadura están hablando tonterías o hacen un cálculo para quedar bien con los poderes dominantes. ¿Por qué la izquierda se pliega a esa campaña? Me gustaría que esta izquierda confundida que hay en toda América Latina deje de repetir el discurso de la derecha. Ellos piensan que abuenándose con la derecha, los van a dejar gobernar. Es de una inocencia… está bien para un niño de jardín de infantes. Ellos tienen el poder firmemente en sus puños, dominan el capital financiero, los medios de comunicación y tienen la justicia en el bolsillo. Es de una ingenuidad terrible.

—Acá en Chile, la izquierda democrática se ha articulado en torno al Frente Amplio. Uno de sus diputados, Gabriel Boric, ha hecho declaraciones sobre Venezuela. Él fue dirigente estudiantil…

—Sí, lo conozco.

—Le cito textual lo que dijo: “Tengo la convicción de que tal como condenamos la violación de los DD.HH. en Chile durante la dictadura, los golpes blancos en Brasil, Honduras y Paraguay, la ocupación israelí sobre Palestina, o el intervencionismo de EE.UU. desde la izquierda debemos condenar con la misma fuerza la restricción de las libertades en Cuba, la represión del gobierno de Ortega en Nicaragua, la dictadura en China y el debilitamiento de las condiciones básicas de la democracia en Venezuela”. ¿Qué le parece?

—Dile que le recomiendo que haga una licenciatura en serio en ciencias políticas antes de hablar tonterías. Lo que está diciendo él me lo está diciendo un alumno de primera unidad, inmediatamente lo mando a marzo a estudiar. No tiene sentido. Mezclar en ese paquete China, Venezuela, Cuba, habla de una falta absoluta de profesionalismo. No sé qué profesión tiene, debe ser veterinario…

—Estudió derecho…

—Bueno, los abogados hablan de todo y no saben de nada. Lo que él dice es una aberración. Lo desafío a que vaya a algún debate en serio para hablar con gente que sepa para que pueda decir esa barrabasada. ¡Por favor! Es una pena, porque Boric de joven prometía ser algo diferente, lamentablemente ha envejecido 50 años de golpe al decir eso.

—¿Sus proyecciones sobre Venezuela son optimistas o pesimistas?

—Muy pesimistas. En 2017, Rodríguez Zapatero estuvo haciendo una mediación entre la oposición y el gobierno de Venezuela en República Dominicana. Duró casi todo el año y se llegó a un acuerdo para pacificar la situación, normalizar, institucionalizar, una agenda de elecciones, etc. Se pusieron de acuerdo. Cinco minutos antes de que llegara a firmarse, llega una llamada del presidente Duque de Colombia diciendo que había recibido instrucciones de la Casa Blanca y que no había que firmar ningún acuerdo. La pregunta que yo le hago a Boric y a alguna gente de izquierda en Chile: ¿están de acuerdo que un presidente de América Latina pueda quedarse en el mando, solo si cuenta con el aval y el apoyo del gobierno de EE.UU.? ¿No les dice nada la historia de Chile? ¿No aprendieron nada de la historia de la Unidad Popular? ¿El papel siniestro de EE.UU. acá? ¿Cuánta gente murió por la intervención de EE.UU.? Esto no lo digo yo, son informes de la comisión Church que se llama “Covert Action In Chile 1963-1973” que demuestra cómo intervino la CIA para desbarrancar el gobierno de Allende antes de que fuera designado por el Congreso pleno. Estos críticos… ¿no conectan? ¿de dónde salió esta gente? Son extraterrestres, no viven en este mundo. No viven en Chile para empezar, o desconocen olímpicamente la historia chilena. Y si la desconoces, no podés hacer política en serio en Chile. Dedícate a otra cosa, lo digo cariñosamente y con todo respeto.

—Pasando a otro tema, ¿qué pasa con Cuba que ha vuelto a una posición desventajosa posterior a la elección de Donald Trump?

—Cuba está preparada para resistir un endurecimiento del bloqueo, que ya está ocurriendo. El bloqueo en el derecho internacional es un crimen de lesa humanidad, porque estás produciendo muerte, estás impidiendo que lleguen alimentos, medicamentos, acceso al agua, ante la indiferencia de la comunidad internacional. O sea, practicas una especie de genocidio de “guante blanco” ¡Esto es una dictadura a nivel mundial! Por eso digo estos amigos, todos estos que son tan duros en la crítica a la supuesta dictadura de Maduro, ¿por qué no hablan de la dictadura de Trump, que impide que terceros países elijan su destino? Acá hay un problema muy grave de formación teórica de una izquierda que por momentos parece analfabeta. O por lo menos, totalmente amnésica, desmemoriada de lo que ha pasado en su propio país.

Un hombre como Pepe Mujica que estuvo 13 años metido en un aljibe, ¿cómo puede ignorar el papel que el imperialismo desempeñó en Uruguay en su momento y no conectarlo con lo que pasa en el mundo de hoy? Es parte de un problema de formación de una izquierda que, por su incapacidad de llegar al poder, se entretiene con este tipo de especulaciones y conjeturas. Pero volviendo a lo de Cuba, creo que va a resistir igual. Hace 60 años que los vienen bloqueando y no les han podido quebrar la mano…

—Se ha hablado mucho de apertura…

—Sí, Cuba abre, pero Estados Unidos cierra. Cuba está abierta a que llegue inversión extranjera, a recibirla en función de las normas nuevas. Incluso la Constitución cubana da nuevas garantías para que pueda haber inversión productiva, que genere empleo, actividad económica y produzca más bienes. Pero Trump sanciona a las empresas que comercian e invierten en Cuba. Eso es lo que hay que denunciar. Trump es un tirano mundial y un genocida. A ver si lo decimos. Yo no puedo entender que hay una izquierda que se entretiene hablando de Maduro y no dicen ninguna palabra de los chicos refugiados que Donald Trump pone en una jaula y los separa de la familia. Quisiera encontrarme con alguno de estos y decirle: “¿Esto no te conmueve?, ¿No es un problema de Derechos Humanos, la izquierda no debe decir nada de niños enjaulados en la frontera norteamericana? ¿No debe decir nada que te matan cada dos días un líder indígena, negro, mulato o supuesto guerrillero en Colombia, en una operación de limpieza étnica brutal?”. No he visto nunca a ninguna de esta gente rasgarse las vestiduras ante lo que es un crimen interminable. ¿La señora Bachelet no considera que debe hacer algo o es que los Derechos Humanos son solo en Venezuela, y en Colombia no hay problemas, ni en Haití, ni en Paraguay, ni en Brasil, ni en Honduras?

—¿Y en Argentina? ¿Cómo se ve el escenario, de cara a las elecciones presidenciales?

—Creo que hay chances razonables de que Macri pueda ser derrotado en las elecciones de octubre, en la primera vuelta. El gobierno que ha hecho ha sido desastroso, con problemas de todo tipo, megaendeudamiento externo, depresión económica, caída en los haberes de pensionados y jubilados, desempleo en alza, Pymes que cierran a diario, un país realmente estancado económicamente con una inflación que es el doble de lo que tenía Cristina. Se presentan con la locura del apoyo de Donald Trump, que ha obligado al Fondo Monetario Internacional a desembolsar la mayor ayuda en la historia del FMI a un solo país. Una cosa de locos y que demuestra que no es ninguna entidad económica independiente. Lo dijo Zbigniew Brzezinski, que fue gran estratego de Estados Unidos, quien dijo que el fondo es un departamento del gobierno de EE.UU. Efectivamente, Trump dijo “ayuden a Macri” y le dieron una ayuda del orden de los 57 mil millones de dólares. Una locura. ¿Crees que con eso hicieron una cantidad de obras públicas? No, la fugaron los amigos del rey. Fue un saqueo a gran escala. Ladrones de guante blanco como pocas veces he visto en mi vida. La corrupción es universal, más en el capitalismo que se potencia por el papel del dinero y la ganancia. Pero en Argentina, la corrupción de estos tipos no tiene precedentes.

—¿Y las elecciones en Estados Unidos?

—Va a ganar Trump, desgraciadamente. Los demócratas están muy desprestigiados. Hillary Clinton no es mejor que Trump, vamos a ser claros. Hay nueve segundos que la condenan para toda la eternidad. Seguramente la habrán visto que ella está sentada y le comunican que mataron a Gadafi. “Fue, llegué y murió”, dijo ella. Es una hiena al servicio de los peores intereses del complejo militar-industrial norteamericano. Trump también, pero menos. Al tipo le interesa construir campos de golf, hacer construcciones. Pero Hillary Clinton es una lobbista. No hay alternativa. Bernie Sanders tiene un proyecto bien interesante, pero está muy mayor, tiene 80 años. Habla de socialismo, tiene toda la prensa en contra, va a ser muy difícil. Joe Biden es un personaje anti-carismático. Me parece que tenemos Trump para rato.

—¿Cuánto miedo hay que tenerle a la ultraderecha en el poder, como Trump o Bolsonaro en Brasil, o lo que intenta José Antonio Kast en Chile?

—Son personajes muy siniestros. Gente que es capaz de hacer cualquier cosa. Las cosas que está haciendo Bolsonaro en Brasil no tienen nombre. Una agresión desembozada a todo lo que huela a populismo, recortó gastos en educación, le transfirió a empresas norteamericanas grandes laboratorios hechos por Petrobras, con fondos públicos a través de la Universidad de Rio de Janeiro ¡Se los entregó en bandeja! Además, avanza en la deforestación de la Amazonía, propone que cada niño tenga un arma y aprenda a disparar. ¿Esa es la propuesta que nos hacen para tener una sociedad mejor? Por eso te digo, esta izquierda que rasga vestiduras con Maduro es una izquierda de jardín de infantes. O se vende totalmente al poder o se resigna a quedar permanentemente como elemento decorativo de los gobiernos de derecha para demostrar que hay pluralismo en Chile. Están castrados políticamente de toda capacidad de hacer los cambios que hay que hacer.

Atilio Alberto Borón (76 años) es doctor en ciencias políticas de la Universidad de Harvard. Foto: Emilia Rothen.

(Tomado de The Clinic)

Habana 500: Reabren el emblemático Barrio Chino


Cubasí   -   ACN  -  Miércoles, 21 Agosto 2019 11:08


El Barrio Chino, emblemático sitio capitalino de gran valor histórico y patrimonial, quedó reabierto, tras culminar las obras de restauración a que fueron sometidas varias de sus instalaciones de servicios y culturales.

La reapertura contó con una vistosa ceremonia tradicional, en la que no faltaron las danzas del León y del Dragón, según refiere hoy la página web de la emisora Radio Reloj.

Luis Antonio Tórres Iribar, primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la provincia, dijo que el esfuerzo, el trabajo, la constancia y el amor permitieron devolver a la ciudad una parte renovada de su identidad.

Por su parte el embajador de China en Cuba, Chen Xi, agradeció a las autoridades de La Habana la realización de las obras, que, dijo, evidencian la histórica combinación entre las culturas cubana y china.

Como parte del proyecto de conservación del Barrio Chino fueron restaurados siete restaurantes, la casa del té y el jardín de los bonsái, al tiempo que se continúa trabajando en otros objetos de obra.

Los primeros negocios de propiedad china se abrieron en 1858 y su crecimiento y desarrollo dieron lugar al surgimiento de uno de los más antiguos y grandes barrios de esa comunidad en América Latina.

La primera ministra danesa, "molesta y sorprendida" por la cancelación de la visita de Trump


RT  -    21 agosto 2019 14:21 GMT

El presidente de EE.UU. decidió posponer su reunión con Mette Frederiksen, programada para el próximo mes, debido a su falta de interés en discutir la venta de Groenlandia.

La primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen. Ritzau Scanpix/Mads Claus Rasmussen / Reuters

La primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, ha declarado este miércoles que se siente "molesta y sorprendida" por la decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, de posponer su visita al país programada para septiembre, debido a la falta de interés de Copenhague de discutir la venta de Groenlandia.

"Había estado esperando la visita y hemos estado en el proceso de preparación", se lamentó la política en declaraciones a la prensa.

Al mismo tiempo, la primera ministra ha negado que la cancelación de la visita haya creado una crisis en las relaciones entre Dinamarca y EE.UU., expresando su esperanza de que puedan continuar desarrollando la cooperación y recalcando que el presidente estadounidense sigue siendo bienvenido.

Por otro lado, Frederiksen ha reiterado que la posibilidad de vender Groenlandia a EE.UU. ha sido rechazada por el primer ministro de la isla, Kim Kielsen, decisión que dice compartir "totalmente".

"Un gran insulto a la reina"

Por su parte, varios políticos daneses se han mostrado indignados por la decisión de Trump, denunciando que su repentino paso atrás ofende a la reina Margarita II, que invitó formalmente al mandatario.
"Esto va en contra de todo y es un gran insulto a la reina como anfitriona", sentenció Soren Espersen, parlamentario del Partido Popular Danés, en declaraciones a la agencia Ritzau.

Otra legisladora y expresidenta del Parlamento, Pia Kjaersgaard, criticó a Trump por mostrar una "total falta de respeto" y por ser "grosero con el pueblo danés y la reina que lo había invitado", opinión que también fue expresada por el excanciller Uffe Ellemann-Jensen.

"Trump vive en otro planeta. Centrado en sí mismo e irrespetuoso", tuiteó Pernille Skipper, legisladora de la Alianza Rojo-Verde.

La propia monarca no se refirió públicamente al asunto, pero Lene Balleby, portavoz de la familia real, declaró a AP que la noticia de que Trump canceló su viaje fue "una sorpresa".

Una idea "absurda"

En días previos, The Wall Street Journal afirmó que Trump supuestamente estaba considerando la compra de Groenlandia, que pertenece a Dinamarca pero disfruta de amplios derechos de autonomía. Más tarde, el mandatario confirmó a los periodistas que estaba interesado en comprar la isla, por motivos estratégicos.

Por su parte, Frederiksen tachó la idea de Trump de "absurda" y aseveró que Groenlandia "no está a la venta".

"La primera ministra logró ahorrar una gran cantidad de gastos y esfuerzos tanto para Estados Unidos como para Dinamarca al ser tan directa. ¡Le agradezco por eso y espero reprogramar [la reunión] en algún momento en el futuro!", aseveró Trump en un tuit.

Estados Unidos: ¿Hacia una recesión?


Cubasí  -   Nicanor León Cotayo  -  Miércoles, 21 Agosto 2019 07:36


Interrogante muy seguida de cerca porque, en primer lugar, de concretarse, afectaría sensiblemente la posible reelección de Donald Trump.

Dos periodistas de la Associated Press, (AP), Zeke Miller y Josh Boak, se remiten a la Casa Blanca para decir que su economía “está sólida”.

Hasta el momento las apreciaciones se encuentran divididas y solo reafirman dudas al respecto.


Lo hacen, subrayan Miller y Boak, en medio de crecientes preocupaciones “de que una recesión podría poner en peligro la reelección del presidente Donald Trump”.

En tal escenario la asesora gubernamental Kellyanne Conway declaró a la prensa, “El hecho es que los fundamentos de nuestra economía son muy fuertes”.

Otros recordaron que se trata de una frase muy parecida y criticada del líder republicano John McCain.

¿Cuándo la expresó?

Durante su campaña presidencial de 2008, horas antes de que el Banco de Inversiones Lehman Brothers se declarara en bancarrota.

Hecho que provocó el colapso del mercado de valores y un declive financiero global.

Sin embargo, algunos estiman ahora justificable la posición de la Casa Blanca y explican sus razones.

Las circunstancias que vive el mercado laboral estadounidense y el crecimiento de su economía.

Sin embargo, a renglón seguido advierten que su aparente crecimiento se está desacelerando, los mercados de valores “se han desplomado” en recientes semanas por temores de una posible recesión.


Asimismo, los indicadores en sectores de viviendas manufactura han hecho que los economistas hagan una pausa.

Un nuevo sondeo mostró el pasado lunes que la mayoría de los economistas vaticinan una recesión, a más tardar, en 2021, según reportó la Asociación Nacional de Economía de Negocios de Estados Unidos.

Sin embargo, Trump no está de acuerdo.

“Nos está yendo increíblemente bien. Nuestros consumidores andan adinerados. Hice un tremendo recorte de impuestos y ellos están llenos dinero”, comentó el domingo.

“No creo que tengamos una recesión”, afirmó sin aportar ni un dato.

Pero, a la vez, fiel a un estilo que lo retrata, el lunes utilizó Twitter para exhortar a la Reserva Federal a estimular la economía recortando las tasas de interés y regresar a una “flexibilización cuantitativa” de su política monetaria.

Una hora después, observadores consideraron que eso emite otra fuerte señal en cuanto a la existencia de una “profunda ansiedad debajo de la fanfarronería de su gobierno”.

La semana pasada dio marcha atrás a otro de sus proyectos, intensificar la guerra comercial con China, ¿Motivo?

Para tratar de evitar que nuevos aranceles sobre los bienes de consumo perjudicaran la decisiva temporada de compras navideñas.

Por último, asesores de la Casa Blanca y de su campaña siguen a pie juntillas los mercados financieros e indicadores del país.

No por distracción, sino para adelantarse a lo que pudiese tener lugar en 2020.

HONG KONG: DIFÍCIL TRANSICIÓN


Jorge Gómez Barata

A diferencia de lo ocurrido en Europea Oriental y la Unión Soviética, que de modo expedito e incruento transitaron hacia la restauración del capitalismo, en Hong Kong, en 1997, comenzó una operación inversa, que aunque justa desde los puntos de vista estatal y nacional, por otros ángulos, presenta aristas sumamente problemáticas.

Desde el inicio del proceso, se han manifestado tensiones políticas entre parte de la población del enclave y las autoridades chinas, debido a la deriva de la integración de la excolonia británica a la República Popular. Una parte de los habitantes de Hong Kong, especialmente jóvenes y élites, rechazan la paulatina aplicación de las reglas, las normas jurídicas, el estilo de vida vigente en el territorio chino, al cual legalmente pertenecen.

La apropiación de Hong Kong por Gran Bretaña en 1841 fue un acto típicamente imperialista, que la convirtió primero en colonia y luego en “territorio de ultramar”, mientras que el traspaso a China en 1997 fue una transacción política de naturaleza administrativa. En ninguno de los casos la población fue consultada.

En este proceso existen circunstancias que no pueden ser ignoradas. En el último siglo y medio Hong Kong se transformó de un minúsculo y empobrecido territorio montañoso de unos mil kilómetros cuadrados, poblado por alrededor de 7 000 pescadores y carboneros, en una acaudalada urbe occidental, y en un centro financiero de los más importantes del mundo.

A pesar de que bajo dominio británico, con la excepción de las burguesía y las clases medias, integradas al sistema político británico, y beneficiadas por los negocios y la prosperidad de la ciudad y la población china, era segregada y discriminada, se impuso la mentalidad británica, a la vez que los vínculos afectivos con el resto del país se diluían. Los hongkoneses no se identificaron con la ideología dominante en China, ni con su sistema político.

En Hong Kong concurren además femémonos de identidad. Antes de 1997 los nacidos allí no eran británicos, y ahora muchos no quieren ser chinos. El territorio, convertido en una Zona Especial de Desarrollo, no es una nación ni sus pobladores forman una nacionalidad, y aunque los disturbios en 2012, 2014, y los actuales, no han estado asociados a la independencia, palabra rara y a veces no mencionada, el régimen de autonomía que funcionó con Gran Bretaña, puede no ser igualmente eficiente con China.

Hong Kong tiene dos banderas, la propia y la de China, idioma local, pasaporte especial, y moneda, pero no nacionalidad ni gentilicio, tampoco constitución ni estado. El documento rector allí es la Ley Básica de Hong Kong. El término hongkonés, aunque se acepta, no fue legalizado por Gran Bretaña y tampoco por China.

Antes de traspasar Hong Kong a China, Gran Bretaña creó la figura de “Nacionales Británicos Residentes en Extranjero”, fórmula a la que aplicó la mitad de la población, por la cual recibieron un pasaporte británico especial que les permite pasar hasta seis meses en el Reino Unido, pero no les concede el derecho de residencia ni ciudadanía.

En cualquier caso China, que aplicó el magnífico hallazgo de un país dos sistemas y avanza en un coherente programa de reformas, está obligada a ser consecuente y avanzar en la obra, no con la mandarria del picapedrero, ni el cincel del escultor, sino con el buril del joyero. Allá nos vemos.

La Habana, 21 de agosto de 2019


………………………………………………………………………
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!