jueves, 22 de agosto de 2019

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DE 23 DE AGOSTO DE 2019



Sobre lo que sucede en El Salvador, esta semana se ha puesto en escena un procedimiento inédito para este país centroamericano, luego que un partido político hubo que devolver a la hacienda pública una cantidad de dinero que antes había obtenido, de parte de ella misma, como adelanto para hacer uso ante la elección presidencial del 3 de febrero de 2019.

Ante el desarrollo de la última campaña electoral el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, solicitó y obtuvo del ministerio de hacienda un anticipo de la llamada deuda política, en base a los resultados obtenidos en los comicios de 2014; siendo así que el 15 de octubre del año pasado, el partido requirió la suma de más de cuatro millones setecientos quince mil setecientos dólares para financiar parte de la campaña del 2019.

Como consecuencia de ello, el partido exgobernante ha debido devolver más de la mitad de lo recibido porque obtuvo menos de los votos esperados, habiendo perdido cerca de un millón de votos respecto a 2014. Al realizarse las cuentas, hacienda le entregó más de 2,6 millones de dólares extra, que precisamente es la suma requerida.

Debido a que se excedió el tiempo legal para hacer la devolución que concluyó el 3 de julio, y al partido no le fue otorgada la prórroga solicitada, esta deuda fue requerida públicamente por el ministro de hacienda; y ha debido ser por vía de una empresa aseguradora, con quien el Fmln había adquirido la fianza respectiva, que se materializó la gestión de pago el martes de esta semana.

Seguramente en otra situación parecida no hubiera ocurrido tanto revuelo mediático alrededor de este hecho, pero por las circunstancias internas del partido que acaba de instalar su nueva dirigencia, y a que seguramente no contaban con esa suma en efectivo, debió ser la aseguradora quien honrara la deuda en acto público y ante los medios de comunicación.

De igual modo, a nivel del ejecutivo no se desaprovechó la ocasión para poner en evidencia a la actual tercera fuerza política, enfrascada en un proceso de involución provocada por la humillante derrota electoral pasada; tal es así, que el presidente Nayib Bukele no escatimó comentarios para evidenciar la deuda, aprovechando un encuentro con la prensa por otros motivos, pero que sirvió para su alarde y exigencia del pago inmediato de la deuda en cuestión, y que horas después fue resuelta como se ha detallado antes.

Lo que está claro es que esta eventualidad también forma parte de las secuelas de la elección de febrero y del enfrentamiento de Bukele con su expartido, del que fuera expulsado deshonrosamente por causales también desproporcionadas a las coyunturas políticas que se vivían; cuando la dirigencia del Fmln buscaba imponer su propio rumbo respecto a la fórmula presidencial, lejos de quienes de afuera y aún dentro del partido abogaban por que fuera integrada por Bukele debido a su trayectoria y apoyo popular, que ya era considerable.

Ese distanciamiento hoy se hace más patente aún en hechos que debieron tratarse administrativamente y sin escándalo, pero la realidad es otra; además pareciera que el asunto no pararía ahí, pues en el contrato que el partido de izquierda estableció con la empresa aseguradora, le concedió una hipoteca de más de 5 millones sobre la empresa Termopuerto, dedicada a la generación de energía.

Cuando fue anunciado el inicio de sus actividades en el puerto de Acajutla en 2013, se dijo que era de capital guatemalteco; y, además, hoy se sabe que es una de las empresas que habría recibido fondos de Alba Petróleos como deuda, encontrándose desde hace unos meses enfrascada en una investigación de la fiscalía general por indicios de lavado de dinero.

Bukele ha destacado su aprehensión respecto a este nuevo elemento, anticipando que podría traer consecuencias; el mandatario cuestionó que una empresa de capital extranjero haya sido la garantía para una deuda del Fmln.

Agregado a ello, si hubiera obtenido dinero del Alba se habría violado la ley, pues ningún partido político puede recibir financiamiento de un gobierno extranjero, tal como señaló el mandatario.

En fin, todo indica que la trama entre el Fmln y el actual presidente no parece tener fin; más ahora que se suma este nuevo elemento, consecutivo al resultado electoral y a la sostenida disputa entre ellos; y posiblemente con una posible querella que se avecina.

Posiblemente la anterior dirigencia del partido nunca consideró que pudiera tener consecuencias luego de adquirir el contrato con la aseguradora; mucho menos, tener que utilizar forzosamente la fianza, ya que nunca consideraron perder las elecciones.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para el programa El Club de la Pluma, desde la provincia de Córdoba, Argentina, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


La guerra comercial hace temblar la economía en la UE


El pulso entre Estados Unidos y China acrecienta el temor a la recesión. La situación pone presión sobre el BCE para que baje los tipos de interés

El Periódico  -  Max Jiménez Botías
Barcelona -  22/08/2019 - 12:17

La cancillera alemana Angela Merkel. / REUTERS / HANNIBAL HANSCHKE

La guerra comercial entre China y EEUU no es el único factor, pero sí el que está teniendo peores consecuencias para la economía mundial. Hay ganadores y perdedores, y entre los primeros no figura Europa (y, por tanto, España). Las economías de la Unión Europea han comenzado ya a dar muestras de debilidad, como es el caso de Alemania, y los vientos de recesión empiezan a soplar en todo el mundo.

El pulso entre EEUU y China pasa factura. El cruce de aranceles, que incluso derivó en guerra de divisas, comenzó a principios del 2018 en una batalla entre dos potencias que son entre sí dependientes (sus relaciones comerciales se cuentan en centenares de millones de euros). Y como era de esperar, cualquier problema que salpique a las dos mayores potencias económicas del mundo se contagia al resto de economías avanzadas. 

Así, los efectos de las tensiones comerciales mundiales se notan ya en la evolución de los PIB ­–el de la eurozona creció la mitad en el segundo trimestre– y también en los mercados. En las bolsas se han evaporado las exiguas ganancias conseguidas en lo que llevamos de año, como le ha pasado al Ibex 35 (el Eurostoxx corre mejor suerte con una revalorización del 13%). Al tiempo, la deuda soberana prácticamente se ha quedado sin rentabilidad en la medida en que se ha convertido en refugio para los fondos que han abandonado la renta variable, y han aparecido algunos ganadores como el oro (1.300 euros por onza, en los niveles más elevados desde el 2013). Pero también hay claros perdedores: «El aumento de las tensiones comerciales ejercerá una mayor presión a la baja sobre la actividad mundial, con la probabilidad de que los planes de inversión se retrasen o cancelen y de que el comercio sufra», considera Keith Wade, economista jefe y responsable de estrategia de Schroders.

En el trasfondo de los comentarios de los analistas se vislumbra un efecto nocivo sobre el crecimiento. «Mientras que los aranceles pueden conducir a ganadores puntuales y a una guerra comercial completa, el proteccionismo y una inversión de décadas de globalización perjudicarían a las economías en general, golpeando a los mercados emergentes con especial dureza. Los riesgos de recesión mundial están subiendo», dice Stéphane Monier, director de Inversiones de Lombard Odier. «En Europa, las economías orientadas a la exportación (Italia y Alemania) se han visto muy afectadas por una demanda más débil», agrega.

Margen

Los bancos centrales tienen poco margen para actuar en una recesión, a menos que recurran a medidas poco convencionales. Y los tipos bajos provocan el temor de que se produzca una nueva burbuja inmobiliaria y contribuyen al aumento de la deuda mundial, que se sitúa en un nivel récord del 320% del PIB. 

En este escenario, se buscan soluciones. Es razonable pensar que el Banco Central Europeo (BCE) baje tipos, reactive el programa de compra de deuda y reduzca el tipo de interés por debajo del 0% actual, «lo que penalizará aún más el tipo negativo de la facilidad de depósito», afirma Joaquín Maudos, director adjunto del IVIE, y podría reactivar la economía. Todo ello, siempre pendientes de lo que suceda entre EEUU y China.

El presidente del Parlamento neozelandés cuida al hijo de un diputado


Trevor Mallard ha compatibilizado las funciones organizativas propias de su cargo con las de cuidador de un bebé, el hijo de un parlamentario que había acudido con él a la sesión de la Cámara

EL PERIÓDICO  -  Europa Press  - 22/08/2019 - 07:19

El presidente del Parlamento de Nueva Zelanda, Trevor Mallard, con el hijo del diputado en plena sesión de la Cámara.

El presidente de la Cámara de Representantes de Nueva Zelanda, Trevor Mallard, ha compatibilizado este miércoles las funciones organizativas propias de su cargo con las de cuidador de un bebé, el hijo de un diputado que había acudido con él a una sesión parlamentaria.

"Normalmente, la silla presidencial solo la utilizamos los presidentes, pero hoy un VIP se ha sentado conmigo", ha afirmado Mallard en su cuenta de Twitter, donde ha compartido imágenes del momento y ha felicitado al diputado, Tamati Coffey, y a su novio por "el nuevo miembro de la familia".

Gestación subrogada

Coffey, un antiguo presentador de televisión que ahora representa en el Parlamento al Partido Laborista, anunció en julio el nacimiento de su hijo, fruto de una gestación subrogada a la que había accedido una amiga de la pareja. Este miércoles, y tras reincorporarse de la baja de paternidad, se ha llevado a su hijo al pleno.

La compatibilización de la vida parental y profesional ya había sido noticia en Nueva Zelanda por las decisiones adoptadas por la primera ministra, Jacinda Ardern, que disfruto de seis semanas de baja tras dar a luz ya como jefa de Gobierno. En septiembre, Ardern llevó a su bebé a un debate en la Asamblea General de la ONU.