domingo, 8 de septiembre de 2019

"El orden mundial se tambalea por los errores de Occidente"


RT  -   7 septiembre 2019 16:50 GMT

En este episodio de Keiser Report, Max y Stacy hablan de la guerra comercial de Donald Trump contra China y de cómo el mandatario estadounidense contempla la posibilidad de usar como arma unos bonos chinos con más de cien años de antigüedad que se han convertido en artículos de coleccionismo. En la segunda parte, Max sigue entrevistando a Mark Valek, autor del informe de 2019 de 'In Gold We Trust', sobre el ajuste 'stock-flujo' del oro y el bitcóin, y por qué es importante.



En la primera parte del programa, los presentadores discuten los cambios en la política mundial. Entre los factores más importantes que afectan los mercados globales, Max destaca la desdolarización y la desglobalización.

"La caída de la hegemonía occidental es la desglobalización. Se inició con Trump en el 2016, junto a la idea de la monitorización y de la cooperación de los bancos centrales para sacar adelante una unidad de cuenta basada en el dinero fíat que superará al oro", sugiere el presentador.

Todo ello ha llevado a su vez a la desdolarización, en la que "países como Rusia se han desmarcado completamente del dólar y se han puesto a comprar oro", recoge Max Keiser.

"El orden mundial se tambalea como nunca antes", cita Stacy al presidente francés Emmanuel Macron. "Se tambalea por los errores de Occidente en ciertas crisis, pero también por las decisiones de EE.UU. en estos últimos años, y no solo de la administración actual".

¿Por qué Rusia compra tanto oro?

En la segunda parte, Max pregunta a Mark Valek por qué, en su opinión, el Banco Central Ruso ha estado comprando oro de forma agresiva y lleva ya meses, años haciéndolo.

"Lo hacen como consecuencia de lo que está ocurriendo a nivel internacional. Ya mismo va a superar a Italia y Francia, y en los próximos meses se situará en el tercer puesto de propietarios de oro a nivel mundial. Y tienen muy poca deuda en relación con su PBI", indica Valek.

Por su parte, Keiser recuerda que el principal objetivo de Putin desde que llegó a la presidencia es "firmar acuerdos y hacer negocios internacionalmente", ya que sabe que son "el único medio que contribuye al desarrollo positivo del PBI".

"Si lo censuran mediante sanciones espurias que ya vienen dadas por una serie de políticas sin solidez ni pies ni cabeza, evidentemente lo que va a hacer es rechazar el dólar y pasarse al oro o a lo que sea que le permita hacer negocios", subraya el presentador.

EEUU amenaza con dejar sin ayuda financiera a los países que elijan apoyar a China


CC0 / Pixabay /

SPUTNIK   -   16:33 07.09.2019

El presidente estadounidense Donald Trump se prepara para anunciar una revisión dramática de cómo EEUU distribuirá la ayuda financiera a otros países. Washington planea canalizar su dinero solo a sus amigos, aliados y a aquellos Estados que compartan las metas de EEUU.

El plan propuesto en el proyecto de la directiva presidencial, obtenido por el portal Politico, puede conducir a que EEUU deje de ayudar a países que no apoyan a Washington en disputas internacionales o se alinean con rivales como China. Si bien el documento no explica qué deberían hacer otros Estados para demostrar su lealtad, Trump y sus aliados hicieron varias insinuaciones sobre el tema en el pasado.  En particular, dijeron que votar junto con Washington en foros como la ONU podría ser un factor clave. 

La exembajadora de EEUU ante la ONU Nikki Haley una vez se refirió a Sudáfrica como el país que no apoya frecuentemente a Washington en esta organización e insinuó que las autoridades estadounidenses deberían reconsiderar su ayuda, la mayor parte de que se otorga a los programas de lucha contra el VIH-SIDA.

"Cuando la ayuda se envía a los países que reciben nuestra generosidad y muerden nuestra mano en vez de unir sus armas con nosotros, llega la hora de dejar de otorgarla", escribió Haley en un artículo.
Según Político, el actual plan puede afectar seriamente a los Estados del llamado 'tercer mundo', especialmente los de África, Asia y América Latina.

Una de las metas que busca conseguir la directiva es "ampliar el liderazgo de EEUU en el sistema energético global", incrementando el acceso de ciertos países a una energía asequible y segura. Distintos funcionarios de la Administración Trump ven en las fuentes de energía una importancia crítica: pueden ayudar al país norteamericano a adelantar rivales como China y Rusia.

Además, el documento indica que Washington debería pasar de los pagos obligatorios a los voluntarios  en ciertas instituciones de la ONU que no sirven a los intereses de EEUU, sin especificar cuáles son estos organismos. 

El actual enfoque permitirá ahorrar dinero y motivará a otros países a alinearse con EEUU pero ya ha decepcionado a los trabajadores humanitarios y a los miembros del Partido Demócrata.

Por ahora no está claro cuando Trump revelará la nueva directiva, que todavía puede ser alterada o saboteada por completo. Sin embargo, su proyecto es el resultado de muchos meses de trabajo. La publicación de su versión final cumplirá la promesa de Trump de reconsiderar la ayuda financiera de EEUU.

"Nosotros examinaremos lo que funciona y lo que no, comprobaremos si los países que reciben nuestros dólares y nuestra protección, realmente comparten nuestros intereses. Para adelantar, otorgaremos ayuda solo a aquellos que nos respetan y que francamente son nuestros amigos" declaró Trump el año pasado al comparecer ante la Asamblea General de la ONU.

El proyecto de la directiva enfatiza que EEUU enfrenta una renovación de "la gran competición energética". Es el término que se refiere a la creciente rivalidad por la influencia geopolítica entre Washington, Moscú y Pekín. Esta rivalidad ahora es mucho más complicada que la que había durante la Guerra Fría, concluye el medio estadounidense.