lunes, 9 de septiembre de 2019

Pompeo: "Solo en los últimos 10 días, matamos a más de 1.000 talibanes"


RT  -   9 septiembre 2019 12:10 GMT

Las declaraciones del secretario de Estado de EE.UU. se producen un día después de que Washington cancelara sus negociaciones de paz con el movimiento talibán.

Fuente: RT en Español

Después de que Washington cancelara el pasado sábado las negociaciones de paz con líderes talibanes, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, declaró este 8 de septiembre en una entrevista al canal ABC que "solo en los últimos diez días" el Ejército estadounidense había matado "a más de mil talibanes".

Asimismo, aseguró que el presidente del país norteamericano, Donald Trump, decidió romper las conversaciones después de que la semana pasada los talibanes mataran a un soldado estadounidense y a otras once personas en un ataque perpetrado en la capital de Afganistán, Kabul.

"Cuando vimos esa acción estábamos cerrando una solución […] el presidente Trump dijo: 'Es suficiente. No vamos a hacerlo; no vamos a recompensar ese comportamiento' y lo cancelamos", reveló Pompeo.

El secretario de Estado de EE.UU. indicó que las partes estaban muy cerca de llegar a un acuerdo y habían hecho "un progreso real", pero "luego los talibanes no cumplieron con una serie de compromisos". "Un acuerdo es solo un pedazo de papel. Tenemos que ver un cambio en el comportamiento", resumió.

Pompeo señaló que espera que las negociaciones se reanuden en algún momento, pero "por ahora" el representante especial de EE.UU. para la Reconciliación de Afganistán, Zalmay Khalilzad, "está volviendo a casa". En opinión del analista internacional Rolando Dromundo, en EE.UU. hay una división del poder político donde todavía prevalece una opción militar para Afganistán. El experto considera que los talibanes son una fuerza considerable y que Washington puede lograr paz allí solo a través a una solución política.

Este 7 de septiembre, Donald Trump anunció la ruptura de las negociaciones de paz con líderes talibanes que tenía previsto mantener en el complejo presidencial de Camp David, en el estado de Maryland. La decisión se debió a un ataque en la capital afgana atribuido al movimiento en el que murieron un soldado estadounidense y once personas más.

Diplomáticos estadounidenses tardaron meses en abordar con los representantes de los talibanes un plan que posibilitara la retirada de los miles de militares de EE.UU. desplegados Afganistán a cambio de garantías de seguridad por parte de los miembros del movimiento.

Tras la cancelación de las negociaciones, los talibanes declararon que esta decisión "perjudica la credibilidad" de Washington y conllevará pérdidas de vidas entre sus soldados. "Los estadounidenses sufrirán más que nadie por cancelar las negociaciones", aseveró su portavoz, Zabihullah Mujahid.

Leer la realidad y aprender de los hechos


Jorge Gómez Barata

La debacle en los países del socialismo real y en la Unión Soviética no son pasado ni historia, sino eventos en desarrollo que pueden afectar no solo a los países sobrevivientes (China, Vietnam y Cuba), sino a los proyectos inspirados en los valores socialistas.

Aunque se admite que hubo algunas influencias externas. Lo cierto es que la rebelión de las masas en Polonia y otros países ex socialistas de Europa Oriental y la errática actuación de las élites soviéticas, incluidos el partido, los sindicatos y los altos mandos de las fuerzas armadas y la seguridad, se debió a fenómenos internos.

Tampoco se trató de hechos repentinos, sino de procesos que se gestaron durante décadas. Desde los años treinta cuando se produjo la expulsión de Trotski y hasta los cincuenta cuando murió, Stalin aludió constantes conspiraciones, traiciones y mediante dudosos procesos judiciales, purgas, ejecuciones, encierros en los gulags y destierros, castigaba por miles no a enemigos, sino a connotados militantes, dirigentes, jefes militares y altos funcionarios.

El sistema no contó con mecanismo reguladores capaces de auto preservarse y protegerse de sí mismo. La legalidad no funcionó, los jefes eran inmunes a la crítica y estaban por encima de la ley y la administración de justicia era irregular. Las instituciones, principalmente los parlamentos no eran idóneos, y el diseño de las estructuras políticas fue claramente inadecuado.

En una tardía respuesta, en 1956, durante su XX Congreso, el Partido Comunista de la Unión Soviética dio un paso que parecía decisivo cuando, mediante un “Informe secreto” que las bases del partido y el pueblo soviético no conocieron sino muchos años después y que algunos partidos “hermanos” nunca publicaron, se realizó una profunda crítica a los desmanes de Stalin.

Aquel partido que había sido silenciado durante 30 larguísimos años en los cuales, en su nombre se cometieron crímenes atroces que condujeron a la defenestración “post morten” de Stalin, aceptó que aquel desastre político y jurídico fuera cubierto con el eufemismo de “errores de culto a la personalidad” que parecería una falta menor. Tampoco estuvo en condiciones de exigir a Kruzchov y más tarde a Brezhnev una rectificación profunda que salvara al socialismo.

Aunque Mijaíl Gorbachov intentó hacer las cosas de otro modo y realizó  la rectificación como un proceso transparente, cubierto por la glasnov y apegado a las normas del partido y del estado cuyos órganos de dirección (Buro Político, Comité Central, Soviet Supremo y Consejo de Ministros), participaron de las decisiones, la perestroika (rectificación) también fue un proceso esencialmente palaciego, realizado sin participación de las bases del partido y las masas, que terminó de la peor forma posible, mediante un golpe de estado, destituciones y tanques en las calles.

Los comunistas soviéticos, que extraordinariamente disciplinados acataban la disciplina basada en el “centralismo democrático” y estaban preparados y dispuestos para actuar cuando algún militante le fallaba al partido, no supieron qué hacer cuando el partido les falló a los militantes. Educados para obedecer las órdenes de arriba, lo hicieron también cuando de un plumazo Boris Yeltsin disolvió un partido de 20 millones de militantes, 2 500 000 cuadros y 400 000 organizaciones de base e intermedias que durante 70 años gobernó una sexta parte de la Tierra.

Los sindicatos con 100 millones de afiliados no emitieron un comunicado ni levantaron un cartel y los más de mil generales, mariscales y almirantes que habían jurado defender al socialismo miraron para otro lado.

La idea de que en la Unión Soviética y los países socialistas de Europa Oriental las masas perdieron la fe en el socialismo, se volvieran indiferentes e incluso refractarias a los mensajes políticos emanados de las cúpulas gobernantes, fueran inmunes a su pedagogía política y se sumaron a la oposición, no se debió predominantemente a la actividad enemiga ni a los efectos de mensajes ideológicos hostiles, sino a problemas estructurales, métodos de dirección erróneos y a grandes déficits de democracia, legalidad y derechos humanos.

Tengo la sensación de que, a pesar de la audacia de Gorbachov y lo profundo de su crítica, las estructuras políticas, es decir el partido, el parlamento, y el gobierno soviético, fueron excesivamente considerados con ellos mismos y, al confiar en sus métodos burocráticos, alejarse del pueblo y creer en que podían realizar la rectificación exclusivamente desde arriba y reformar el sistema sin cambiar sus estructuras, una vez más, se equivocaron.

Comparto la visión de Raúl Castro primer secretario del Partido Comunista y del presidente Díaz-Canel de realizar la rectificación, no mediante retórica ni ejercicios formales, sino con transformaciones reales que, aunque todavía adolecen de falta de integralidad y avanzan a ritmos excesivamente lentos, con la resuelta aplicación de lo acordado en los congresos y conferencias del partido y de la Constitución adoptada, a pesar del bloqueo y la hostilidad de los Estados Unidos, pueden perfeccionarse el socialismo.

El sistema soviético tuvo suficientes alertas tempranas de que las cosas andaban mal y diversas oportunidades que sus instituciones y sus liderazgos no supieron aprovechar, y al final no tuvieron a quien culpar, excepto a ellos mismos. Los hechos y las experiencias están a la vista para todos los que quieran aprender de ellos. Allá nos vemos.

La Habana, 9 de septiembre de 2019

Asesinan con dos tiros en la nuca a un indigenista que protegía a las tribus en la Amazonia


RT  -   9 septiembre 2019 15:58 GMT

"Hay indicios de que el crimen fue en represalia por sus acciones en la lucha contra las actividades ilícitas", señala la asociación Indigenistas Asociados.

Protesta en Sao Paulo pide una mayor protección de la Amazonia, Brasil, 23 de agosto de 2019. Nacho Doce / Reuters

Un colaborador de la Fundación Nacional del Indio (Funai), Maxciel Pereira dos Santos, fue asesinado con dos tiros en la nuca en la ciudad de Tabatinga, en el estado brasileño de Amazonas, cerca de la frontera con Perú y Colombia.

"Fue asesinado a sangre fría en una concurrida avenida y delante de su familia", denuncia la asociación Indigenistas Asociados (INA), compuesta por trabajadores de la Funai, organización gubernamental encargada de promover y proteger los derechos de los pueblos indígenas.

Al parecer, en el momento del asesinato, Santos conducía una motocicleta y su mujer e hijastra presenciaron su muerte. "Hay indicios de que este crimen bárbaro ocurrió en represalia por sus acciones en la lucha contra las prácticas ilícitas dentro de Tierra Indígena", indica INA. 

Santos llevaba 12 años trabajando en Tierra Indígena Vale do Javari, donde vive el mayor número de indios aislados del mundo y que, según la asociación, desde el año pasado ha sido atacada "en no menos de cuatro ocasiones". "Es un objetivo permanente de las organizaciones criminales dedicadas a la explotación ilegal de caza, pesca, madera y oro", apunta la asociación.

La víctima, que había sido durante cinco años jefe del Servicio de Gestión Ambiental y Territorial, coordinaba en la actualidad la unidad del Frente de Protección Etnoambiental de Vale do Javari, que se encarga de acciones de vigilancia e inspección.

Santos trabajaba principalmente en la base instalada en los ríos Itacoaí-Ituí, a unos 40 kilómetros de la ciudad de Atalaia, según el diario Folha de S. Paulo. El objetivo de la base es impedir la entrada de invasores a la reserva indígena, que cuenta con más de 8,5 millones de hectáreas y donde viven cerca de 5.000 indios de siete etnias diferentes y más de 10 grupos aislados.

El último ataque fue el pasado 19 de julio, cuando cazadores clandestinos dispararon contra la base en la que se encontraban 12 trabajadores del Funai. Ninguno resultó herido. 

INA advierte que los defensores de las tierras indígenas actúan "en condiciones precariase insuficientes". "Cada vez están más amenazados y vulnerables", explica la asociación, que pide "protección" a las autoridades. La Policía está investigando si el asesinato está relacionado con los trabajos de Santos en la Funai.

LA CIA Y EL MOSSAD TRAS LOS TIROTEOS MASIVOS


Por Manuel E. Yepe

Tras otro sangriento tiroteo masivo, nuevas soluciones catastróficas parecen destinadas a ser impuestas a un público estadounidense asustado por una letanía de crímenes y una historia aterradora de planes para aplastar la disidencia interna en Estados Unidos, escribe la periodista Whitney Webb en el sitio  Global Research EcoWatch, perteneciente al Instituto Ron Paul. Ella  ha obtenido recientemente el premio “Serena Shim 2019 a la integridad sin compromiso en el periodismo”, dedicado a honrar a periodistas no convencionales que se mantienen fieles a la verdad desafiando tiempos difíciles.

Luego del arresto y muerte en prisión del presunto traficante sexual de niños Jeffrey Epstein, una compañía tecnológica suya poco conocida comenzó a recibir más publicidad, sus relaciones y sus finanzas fueron ampliamente expuestas.

Se reveló que la compañía israelí Carbyne 911 o simplemente Carbyne, había recibido fondos sustanciales de Jeffrey Epstein, así como del estrecho colaborador de éste y ex Primer Ministro de Israel Ehud Barak y del capitalista de riesgo de Silicon Valley y prominente partidario de Trump, Peter Thiel.

Carbyne es una empresa que oferta capacidades de manejo de llamadas para servicios de respuesta a emergencias en países de todo el mundo, incluyendo a Estados Unidos, donde ya los ha implementado en varios condados, asociándose con importantes compañías de tecnología estadounidense.

Carbyne promueve su producto como una forma de atenuar los tiroteos masivos en Estados Unidos sin que haya que cambiar las leyes para la tenencia de armas de fuego vigentes.

Carbyne no es una compañía de tecnología ordinaria, porque está profundamente conectada con la división de inteligencia militar de la élite israelí (más conocida como Unidad 8200), algunos de cuyos ex-alumnos han creado compañías de tecnología - entre ellas Carbyne - vinculadas con la inteligencia israelí que, según informes de medios israelíes, desdibujan la línea divisoria entre sus servicios y el aparato de defensa e inteligencia Israelí, así como en el ejercicio de su propia actividad comercial.

Carbyne es además una de las varias compañías tecnológicas israelíes que se ofertan comercialmente a sí mismas como una solución tecnológica para el control de los tiroteos masivos que tienen vínculos directos con las agencias de inteligencia israelíes.

En cada caso, los productos de estas compañías están construidos de tal manera que pueden ser fácilmente usados para vigilar ilegalmente a los gobiernos, instituciones y civiles que los utilizan, un hecho preocupante dada la destreza documentada de la Unidad 8200 en materia del uso de la vigilancia como medio para obtener medios para chantajes y la historia de Israel de usar compañías de tecnología para espiar agresivamente hasta al propio gobierno de Estados Unidos. Esto se ve agravado por el hecho de que las empresas tecnológicas vinculadas a Unidad 8200 han recibido anteriormente contratos del gobierno de Estados Unidos para colocar “puertas traseras” en todo el sistema de telecomunicaciones de la superpotencia norteamericana, así como en los muy diseminados productos de las principales empresas tecnológicas estadounidenses, entre ellas Google, Microsoft y Facebook, muchos de cuyos gerentes y ejecutivos clave son en la actualidad antiguos oficiales de Unidad 8200.

El Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no ha ocultado que el hecho de colocar a miembros de esta Unidad en los puestos más altos de las empresas multinacionales de tecnología es una política deliberada destinada a garantizar el papel de Israel como “potencia cibernética” global dominante, al tiempo que sirven para combatir los movimientos que se dirigen contra las violaciones del derecho internacional por parte de Israel y rechazar las críticas de Naciones Unidas a las políticas del gobierno israelí y sus operaciones militares en el extranjero.

A medida que los vínculos de Jeffrey Epstein con la inteligencia -tanto en Estados Unidos como en Israel- comenzaron a ser revelados, la financiación de Carbyne fue sometida a escrutinio, en particular por los profundos vínculos de la compañía con los centros de inteligencia israelíes, así como con la inteligencia de Estados Unidos.

El propio papel de Ehud Barak como financiero y presidente de Carbyne también se ha sumado a esa preocupación, por su larga historia de participación en operaciones de inteligencia encubiertas para Israel y sus vínculos de larga data con la inteligencia militar israelí.

La Habana, Septiembre 9 de 2019

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

TERMINAR CON EL HAMBRE Y NO CON EL HOMBRE


Por Pedro Martínez Pírez

Ambientalistas cubanos recibieron con suma satisfacción las afirmaciones recientes del Papa Francisco en el sentido de que la deforestación acelerada y la pérdida de biodiversidad en cada país no deberían tratarse como problemas locales, por cuanto amenazan el futuro del planeta.

Durante su reciente visita a Madagascar, la cuarta isla más grande del mundo, el Sumo Pontífice denunció la corrupción endémica, vinculándola con la pobreza sostenida a largo plazo, así como con la caza furtiva y las exportaciones ilegales de recursos naturales.

Advirtió el Papa Francisco que el deterioro de la biodiversidad pone en riesgo el futuro del país y de la tierra, que calificó como nuestro hogar común.

Y refiriéndose al grave acontecer en la Amazonía, dijo el Papa argentino que los últimos bosques están amenazados por los incendios forestales, la caza furtiva, la tala sin restricciones de valiosos bosques, y agregó que la biodiversidad de plantas y animales está en peligro por el contrabando y la exportación ilegal.

Pidió el Papa Francisco que se creen empleos para las personas cuyo sustento daña el medio ambiente, y ellas tengan otros medios de supervivencia.

Los ambientalistas cubanos recuerdan que el Papa Francisco durante su visita pastoral a Cuba en septiembre de 2015, se entrevistó con el Comandante Fidel Castro, quien fue el primer líder mundial que advirtió al mundo, en la Cumbre de la Tierra realizada en Río de Janeiro el 12 de junio de 1992, los factores que amenazan la destrucción ecológica del planeta.

En la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, Fidel Castro aseguró que una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre.

Y en su breve pero contundente intervención pidió Fidel Castro que cesen los egoísmos, los hegemonismos, la insensibilidad, la irresponsabilidad y el engaño, para mediante la acción común terminar con el hambre y no con el hombre. Mañana será demasiado tarde, advirtió Fidel, para hacer lo que devimos haber hecho hace mucho tiempo.

La Habana, 9 de septiembre de 2019