martes, 24 de septiembre de 2019

Los demócratas lanzan una investigación de juicio político para destituir a Donald Trump


RT  -   24 septiembre 2019 21:24 GMT

La medida fue dada a conocer por la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi.

Agregar leyenda
La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, en Washington, el 24 de septiembre de 2019. Kevin Lamarque / Reuters

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, ha anunciado este 24 de septiembre el inicio de una investigación de juicio político con el fin de destituir al actual presidente del país, Donald Trump. "Las acciones del presidente han vulnerado seriamente la Constitución", ha aseverado Pelosi. 

La medida se toma después de los reportes  de que el mandatario estadounidense supuestamente podría haber retenido la ayuda a Ucrania, con el objetivo de presionar a Kiev, para que reabra una investigación de corrupción que involucra al hijo de su rival político Joe Biden.

Minutos después del anuncio, Trump ha reaccionado publicando en su cuenta de Twitter: "Una jornada tan importante en la ONU y los demócratas tuvieron que arruinarla con su basura de 'caza de brujas'".

Esta semana, el diario The Washington Post publicó que el presidente de EE.UU. actuó junto con su abogado personal, Rudolph W. Giuliani, y también supuestamente habría insistido en que los funcionarios ucranianos investigaran si los demócratas coludieron con Ucrania para divulgar información sobre el exjefe de la campaña de Trump, Paul Manafort, durante las elecciones del 2016.

Por su parte, AP reportó que la orden de congelar los fondos a Ucrania se produjo, al parecer, a finales de julio, unos días antes de dicha llamada telefónica de Trump y Giuliani, al presidente ucraniano, Vladímir Zelenski.

En respuesta a estos informes y en víspera del anuncio del juicio político, Trump a través de su cuenta personal de Twitter anunció que había autorizado la publicación de la "transcripción completa, completamente desclasificada y sin editar" de su conversación con Zelenski. En otro tuit, el presidente de EE.UU. aseguró que era una "llamada muy amigable y totalmente apropiada" y que trató al líder ucraniano "sin presión".

Asimismo, horas antes, Trump ha declarado que si Pelosi inicia el proceso de 'impeachment', será "positivo" para él. "Ganaremos las elecciones", ha asegurado el presidente de EE.UU. 

Más información, en breve.

UN BLOQUEO DENTRO DE OTRO


Jorge Gómez Barata

Vencedores en la Segunda Guerra Mundial y actores decisivos en la confrontación con la Unión Soviética, en 1959 la administración de Eisenhower y Nixon, descartaron cualquier opción diplomática, aplicando a la Revolución Cubana el máximo de presión económica y política mediante acciones militares y terroristas, rechazando la gestión realizada por Fidel Castro que en 1959 viajó a Estados Unidos para exponer los alcances de la Revolución.

En 1961, en medio de las tensiones de la Guerra Fría y ante la desmesurada agresividad de los Estados Unidos que había establecido el bloqueo y realizado la invasión por bahía de Cochinos, Cuba que inició su revolución desde una raigal autoctonía, como un proyecto de desarrollo económico y social local, con objetivos modestos y definidos, sin compromisos doctrinarios y sin influencias externas, estableció con la Unión Soviética una alianza decisiva.

Aunque para Cuba el socialismo fue una opción libérrimamente elegida, estuvo condicionada, además de por la confrontación Este-Oeste, por el aislamiento político, el estrangulamiento económico y por la urgencia de adquirir armamentos para la defensa de la Revolución. En una decisión de vida o muerte, la Isla acogió la ayuda de la Unión Soviética que fue crucial para la supervivencia de la Revolución.

En aquellas circunstancias, la Unión Soviética, además de un eficaz aliado, se convirtió en referente teórico y práctico y en modelo de un sistema social que intentaba realizar los anhelos populares, generar bienestar y felicidad para el pueblo, todo ello sumado a la convicción de que el marxismo-leninismo, contenía las respuestas que el país buscaba.

Sin imposiciones políticas, aunque bajo tensiones, realidades y esperanzas imposibles de soslayar, Cuba adoptó el modelo económico y la institucionalidad estatal y política vigente en la Unión Soviética, sin percatarse de que contenía fallas estructurales y funcionales que, a la larga, lo hicieron inviable, no solo para la URSS, sino también para China, los países del socialismo real y, para la Isla sometida además al férreo bloqueo estadounidense.

El colapso de la Unión Soviética sumió a Cuba en una crisis económica estructural de la que 25 años después no ha logrado salir, a la que suma el desconcierto respecto a los referentes teóricos y sociológicos y que la colocó ante la necesidad de, a la vez que resiste la embestida estadounidense, revisar su modelo económico y su institucionalidad estatal, cosa que ha conllevado al proceso de reformas impulsado por el líder del Partido Comunista Raúl Castro y que se expresó en la adopción de una nueva Constitución.

En las últimas semanas Estados Unidos ha apretado el dogal que asfixia a Cuba al establecer un embargo petrolero por medio de la sanción a países, buques, armadores y empresas aseguradoras que transporten combustible a la Isla lo cual significa un “bloqueo dentro del bloqueo”, una acción extrema y una medida criminal que pone contra las cuerdas a la economía cubana y golpea implacablemente a la población.

Otra vez, cuando Cuba se empeña en un esfuerzo que no se limita a tratar de reflotar un modelo de gestión económica y social fallido, sino que reflexiona para diseñar un programa que le permita encontrar alternativas de desarrollo innovadoras, atractivas y viables, es obstaculizada por la agresión de Estados Unidos que no acepta a Cuba como era, ni le permite rectificar.

En la difícil coyuntura, ante la cual la resistencia tradicional no basta, la Revolución está obligada a avanzar para encontrar fórmulas económicas que eleven la eficiencia, refuercen el consenso nacional y generen aceptación internacional, insistiendo a la vez, en la continuidad de los valores y en el cambio de las estructuras y las prácticas de gestión social, aproximándose a los estándares internacionales.

Ante una peligrosa coyuntura y un peligro mortal, seguramente la Revolución hará lo que mejor sabe hacer: avanzar y crear. Los días de crisis son también de esperanza y el momento más oscuro precede al amanecer. Allá nos vemos.

La Habana, 24 de septiembre de 2019

………………………………………………………………
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

¿EL HOMBRE, ESPECIE BIOLÓGICA DESAPARECERÁ PRONTO?


Por Chencho Alas

Este día, 23 de septiembre de 2019, la ONU inicia la Cumbre sobre la Acción Climática. Se espera la participación de más de 90 presidentes y ministros de 200 países. Como es de suponer, Trump no estará presente (lo mismo su colega Jair Bolsonaro de Brasil).  Para distraer la atención, se reunirá en el mismo recinto de las naciones unidas con algunos de los presidentes, perritos falderos, de América Latina para tratar la cuestión venezolana. Nayib Bukele tendrá tratamiento preferencial, se reunirá a solas con Trump.

El tema del cambio climático, el calentamiento global, es quizá el más importante hoy día, si queremos que nuestros nietos y bisnietos puedan habitar esta tierra. Los últimos cuatro años han sido los más calurosos de la historia. El Ártico se está derritiendo debido al incremento de tres grados centígrados desde 1990. Los arrecifes, verdaderos nidos de multiplicación de la vida en el mar, se están muriendo; los océanos están subiendo y en grandes regiones de la tierra no se tiene lluvia, lo que está obligando a pueblos enteros a emigrar.

Tenía razón Fidel Castro cuando el año 1992, con ocasión de la Conferencia de la ONU sobre Medio Ambiente y Desarrollo, comenzó su discurso con esta afirmación: “Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre. Ahora tomamos conciencia de este problema cuando casi es tarde para impedirlo. Es necesario señalar que las sociedades de consumo son las responsables fundamentales de la atroz destrucción del medio ambiente.”

Se nos ha olvidado algo fundamental: la santidad de la Madre Tierra y del Universo. Tenemos que volver a las grandes tradiciones, fuentes seguras de valores y principios. La tradición judaica lo mismo que la cristiana y las de los pueblos originales son ricas. Según la tradición judía, Génesis 1:1-6, Dios se tomó cinco días para crear cielos y tierra y preparar nuestra casa dotándola de tierra firme y agua, de luz, de árboles que dan frutos y de animales y el sexto creó al hombre y a la mujer. Los llevó al jardín que les había preparado, el Edén, y les dio el primer mandamiento: cultivarlo y cuidarlo” 2:15. Este mandamiento constituye la base del cuido que debemos darle al medio ambiente; somos guardianes de nuestra casa común. Desgraciadamente, debido a la ambición y soberbia, como dice Fidel Castro, de manera “rápida y progresiva” estamos liquidando las condiciones de vida y ahora nos encontramos con el peligro de desaparecer.

La tradición cristiana va más allá. El evangelista San Lucas nos revela la encarnación, el hacerse carne, del Hijo de Dios. Un ángel le anuncia a María: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo… Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, al que pondrás el nombre Jesús… será llamado Hijo del Altísimo” (Luc. 1: 28-32). María, hecha de tierra y de espíritu, le dará a su hijo el oxígeno, el hidrógeno, el calcio, el fósforo, el potasio, el cloro y todos los otros componentes químicos y minerales que se necesitan para que haya vida. Dios se encarna, se hace uno de nosotros, se vuelve tierra elevada a plenitud, tierra sagrada, compuesto de divinidad y de materia. Esta pequeña reflexión nos obliga a acercarnos a la tierra, al universo con temblor reverencial y con amor. La encarnación sobrepasa el cultivo y cuido del mandamiento del Génesis.

Pero el cristianismo va más allá, el Hijo de Dios, Jesús, no solo se encarna, sino que nos eleva a lo más alto que podamos soñar, a la resurrección. Jesús hecho carne, es condenado a muerte debido a su mensaje de justicia, de liberación de toda opresión, de solidaridad, de amor. Muere en el Gólgota y al tercer día resucita. Los componentes minerales, químicos, espirituales de su organismo humano vuelven a la vida. En El, la tierra se convierte en nueva y en El, nosotros vamos también a resucitar.

Muchos se preguntan si el cielo del “Padre nuestro que está en los cielos” se encuentra arriba o en alguna parte fuera de la tierra. Siguiendo mis reflexiones arriba, yo creo que el cielo se encuentra aquí, convertida en “cielo nuevo y tierra nueva…” como lo afirma San Juan en Apocalipsis 21:1.

Austin, Tx, 23 de septiembre de 2019

Guatemala, indígenas y campesinos anuncian resistencia al Estado de Sitio


Ollantay Itzamná


Tomado de internet


Cuando el alemán Carl Smihtt, a principios del siglo XX, elaboraba su teoría política sobre “Estado de Excepción”, como una extrema medida para preservar el “bien público”, lo planteaba pensando en estados modernos que gozaban de buena salud.

El aparente Estado de Guatemala, cada vez con más evidencias de cooptación interna, y en acelerado proceso de entropía, desde la firma de los Acuerdos de Paz (1996), aplicó estados de excepción en 22 oportunidades. Es decir, casi un Estado de Excepción por año. Desde el 2010 a la fecha, los diferentes gobiernos aplicaron 5 estados de sitio. El defenestrado gobierno de Otto Pérez aplicó 2 estados de sitio, y el actual gobernante, Jimmy Morales también ya dictó 2 estados de sitio.

Esta constatación histórica evidencia que en Guatemala las medidas de Estado de Excepción son casi una regla constante en la gestión del Estado, por tanto no son ninguna medida de excepción, mucho menos para proteger el “bien público”.

Estado de sitio ¿para qué?

El gobierno de Otto Pérez, en 2012 dictó Estado de Sitio en el norte del Departamento de Huehuetenango para proteger militarmente el proyecto hidroeléctrico de una empresa española de la protesta indígena del lugar. De igual forma, en 2013, dictó Estado de Excepción en municipios del Departamento de Santa Rosa y Jalapa para proteger a la empresa minera canadiense de la repulsa social. En 2014, dictó Estado de Sitio, en San Juan Sacatepéquez, para proteger el proyecto de la empresa Cementos Progreso S.A.

En 2017 y 2019, Jimmy Morales, dictó estados de sitio en municipios de diferentes departamentos del país con el argumento de “lucha contra la narcoactividad”, pero, a la fecha, no capturan a ningún narcotraficante, más por el contrario la floreciente industria del narcotráfico, año que pasa, adquiere carta de ciudadanía privilegiada en Guatemala.

Lo que sí es evidente fue que estas medidas de excepción se utilizaron para intimidar, desmovilizar y castigar a los procesos organizativos de resistencias comunitarias frente a las industrias narcoextractivas.

Acaban de presentar el primer informe de los resultados del Estado de Sitio vigente en 22 municipios del país: “80 personas detenidas en estado de ebriedad…”

Indígenas y campesinos anuncian movilizaciones para resistir al Estado de Sitio

En este contexto, cuando transcurren casi dos semanas del actual Estado de Sitio declarado en 22 municipios del país, comunidades organizadas en resistencia a nivel nacional, articulados en el movimiento Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), anuncian acciones colectivas de protesta en las calles si acaso el actual gobernante no levanta dicho Estado de Sitio al cumplirse los 30 de días de su vigencia legal.

En los últimos años, estas comunidades organizadas en resistencia, cuyos integrantes se autoproclaman defensores comunitarios de derechos, se han constituido, en los hechos, quizás en el último bastión de la conciencia y dignidad de los pueblos que se resisten a claudicar ante la hegemonía desordenada del sistema narconeoliberal en la región.

Si bien el objetivo reiterado de estas comunidades organizadas en resistencia es la construcción del Estado Plurinacional, con autonomías territoriales, mediante un proceso constituyente, sin embargo, al parecer, no están dispuestos aceptar a que el Estado criollo “abuse” de sus mecanismos legales para intimidar, desmotivar o aniquilar los procesos organizativos de resistencia para restaurar la Vida en Guatemala.    


Ollantay Itzamná
Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos
@JubenalQ