martes, 1 de octubre de 2019

EL PRIMER BLOQUEO YANQUI CONTRA CUBA


Por Manuel E. Yepe

La clase dirigente de Estados Unidos ha venido abogando por la posesión de Cuba desde fines del siglo XVIII, o sea, desde antes de las primeras guerras de independencia de la isla. Dos preceptos condicionaban entonces la política exterior de Norteamérica hacia Cuba: la doctrina del destino manifiesto y la teoría de la fruta madura.

En junio de 1783, el segundo presidente de los EEUU, John Adams, expresó que la isla de Cuba era una extensión natural del continente norteamericano y que su anexión era absolutamente necesaria para la existencia de Estados Unidos. Sostuvo que jamás sería permitida su independencia y mucho menos apoyaría la lucha de su pueblo por obtenerla. Lo mejor era que Cuba continuara  en posesión de España hasta tanto pudiera ser asimilada por ellos.

El “Destino Manifiesto” era la concepción desarrollada en esos tiempos como doctrina que atribuía a EEUU la misión especial de llevar su sistema de organización económica, social y política a toda la América del Norte. Posteriormente sería extendido a todo el Hemisferio Occidental.

La expansión al Oeste se completó a fines del Siglo XIX: la población aborigen fue aniquilada y los mexicanos perdieron casi la mitad de su territorio (Texas, Nuevo México y California).

En 1823, el presidente James Monroe pronunció la doctrina de “América para los americanos”, que sentaba que toda interferencia por cualquier potencia europea en las repúblicas latinoamericanas que emergían, sería considerada un acto inamistoso contra Estados Unidos y, por tanto,  Washington se atribuía el derecho de proteger a la región. El aparente paternalismo hacia el resto del hemisferio pronto se convirtió en evidente expansionismo.

Algunos años antes, John Quincey Adams, entonces Secretario de Estado en el gobierno de Monroe y posteriormente su sucesor en la Presidencia, había escrito: “…si una manzana, derribada  de su árbol por la tempestad, no puede sino caer a tierra, Cuba, separada por la fuerza de su anormal conexión con España e incapaz de sostenerse por sí misma, solo puede gravitar, hacia Norteamérica, que no puede, por la misma ley natural, rechazarla de su regazo.”

Este principio –conocido como el de la “fruta madura”- no fue obstáculo, sin embargo, para que Estados Unidos tratara de comprar a Cuba de España. Una oferta de cien millones de dólares a tal efecto fue rechazada por la corona ibérica.

En la década de 1880, ya el capital estadounidense se hallaba sólidamente involucrado en Cuba, especialmente en la industria azucarera, como resultado de su interés global de convertir a las islas del Caribe en economías azucareras.

Dado que  en la memoria popular estaban aún vivas las raíces revolucionarias de Estados Unidos, muchos ciudadanos comunes de esa nacionalidad tenían simpatías por Cuba. Este hecho solapó una tensa preparación allí para una intervención militar directa en la guerra de los cubanos contra España por su independencia.

Sin embargo, en 1895, poco antes de caer en combate,  el líder revolucionario cubano José Martí escribió que, al luchar contra España, Cuba pretendía “evitar, con su independencia que Estados Unidos se expandiera por las Antillas y cayera con esa fuerza más sobre las tierras de nuestra América. Todo lo que he hecho hasta ahora ha sido para eso”, subrayaba Martí.

El 24 de diciembre de 1897, el Subsecretario de Guerra de estadounidense, J.C. Breckenridge, escribió en un memorando: “Esta población (la cubana) está constituida de blancos, negros, asiáticos y personas que resultan de la mezcla de estas razas. Los habitantes son generalmente indolentes y apáticos.… En tanto que este pueblo sólo posee una vaga noción del bien y del mal, tiende a buscar placer no a través del trabajo sino de la violencia, es obvio que la anexión inmediata de estos elementos perturbadores y tan numerosos a nuestra federación constituiría una locura, así que, antes de proceder a ello, debemos limpiar el país. Tenemos que destruir todo lo que esté al alcance del fuego de nuestros cañones. Debemos imponer un férreo bloqueo de manera que el hambre y su compañera perenne, las enfermedades socaven la población pacífica y diezmen su ejército. El ejército aliado deberá  estar comprometido en acciones de reconocimiento y de vanguardia constantemente, para que el ejército cubano esté irreparablemente atrapado entre dos frentes.”

“Cuando llegue este momento, debemos crear conflictos a este gobierno independiente que deberá enfrentarse a estas dificultades que a su vez deben coincidir con los desasosiegos y la violencia entre los elementos antes mencionados, a quienes debemos apoyar. Para resumir, nuestra política debe ser siempre apoyar al más débil frente el más fuerte, hasta que hayamos logrado exterminarlos a ambos, a fin de anexarnos la Perla de las Antillas.”

La Habana, Septiembre 30 de 2019

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

Siguiendo pasos. Trama. ¿Cuentos de conspiración? I/IV


Por Manuel E. Zavaleta M.

I. Los pasos

Repentinamente, como mucho en la vida, pareciendo espontáneo, emerge el candidato. Parafraseando su dicho de aquel momento: que si el papá no quería, que mirá hijo; que entendé es mi deseo, que voy a probar. En fin, millonario y puedo costearlo.

Casi desapercibido llegó y se instaló como Alcalde de Nuevo Cuscatlán, municipio pequeño, quizá hasta  intrascendente para los cuenta votos. Nadie dijo algo.

Por aquel entonces, en una de las pocas entrevistas, ni una palabra de ideología ni de programas, pero sí la afirmación, el FMLN es mi partido. Lo demás se colige.

Escogió a los regidores, nombró a sus colaboradores, asistentes y técnicos, dirigió personalmente. El actuar patronal funcionó, como le ha funcionado a otros tantos 'caciques' locales.

El cargo lo ejercerá sin costo para la población: no cobrará salario.

Como funcionario municipal realizó obras que comenzaron a conocerse a raíz de sus primeras confrontaciones con decisiones del órgano Ejecutivo dirigido por su partido y no tanto por ellas en sí. Va cobrando notoriedad a base de reiterar sus discrepancias, y hacerlas públicamente, las que fueron aplaudidas por válidas, aplaudidas por los opositores del partido en el Ejecutivo, aplaudidas.

Lo más publicitado fue su controversia con el presidente de ANDA, al igual que la instalación de alcantarías y tuberías para servicio de agua potable en su pequeño municipio de residencia.

Promesa relevante: conseguir cientos de millones de dólares en inversión con referencia al 'turismo de salud'. De esto, a la fecha, nada.

En general sus obras giraron en torno a servicios gratuitos a la comunidad.

Par de años después, ya conocido a nivel nacional por las confrontaciones intrapartidarias y obras municipales de beneficio, palpable por la publicidad de ellas, expresa su pretensión de ser candidato nuevamente pero a gobernar la alcaldía de San Salvador.  No le fue difícil lograr la venia cupular, no obstante las públicas grescas con ella. La creciente popularidad y que cargaría con los costes de su campaña, así como los beneficios políticos electorales para el partido pesaron suficiente.

La  propaganda electoral se basó en la incapacidad de los adversarios para resolver los eternos problemas de la ciudad y el ofrecimiento de una obra por día.

En ese momento, la misma 'prensa' que le había hecho espacio, aplaudiéndolo, y le había dado presencia nacional agrandándolo, no pudo opacarlo y tras dura campaña electoral y reñida votación que se manifestó en escaso margen tras la cuenta de votos, logra ser investido como Alcalde de la capital.

La diferencia fue que no escogió a todos los regidores ni decidió sobre todas las contrataciones de técnicos. Sí mantuvo su equipo publicitario.

La tónica de su actuación fue, publicidad de la obra diaria, anuncio de grandes inversiones, cientos de millones para revalorizar el centro histórico de San Salvador, a partir de crear un corredor seguro que iniciaría en el parque Cuscatlán pasaría por las plazas Barrios y Libertad y llegaría a las instalaciones de la alcaldía municipal y, choque constante con su partido político.

El inicio de la remodelación del Parque Cuscatlán, que hoy sabemos es posible por donación de una fundación estadounidense, y el logro, único, de despejar la zona del centro histórico de la ciudad capital de ventas callejeras, sin agresiones y con anuencia de los involucrados, marcaron su ya rutilante presencia mediática.

Hecho que aumenta en relevancia porque varias administraciones anteriores lo habían intentado, fracasando y calificando la zona como nido de delincuentes: tráfico de drogas, extorsiones, secuestros, homicidios, todo se fraguaba ahí, dijeron. Es territorio de pandillas, afirmaron. Agentes municipales armados casi hasta los dientes, apaleos, disparos, detenciones, destrucción de  puestos  de ventas y mercaderías… todo  lo intentaron sin otro resultado que animadversión y venganza electoral.

Cómo fue logrado aun es misterio.

Agregó apariciones en eventos populares montados por él, con aire juvenil y apariencia“cool”, se subió al tagadá un agosto, encendió fuegos artificiales en diciembre, realizó concentraciones nocturnas en la Plaza Las Américas nombrada popularmente como Salvador del Mundo, dando duro golpe a la propaganda y noticias diarias sobre lo imposible -por peligroso- de salir de noche dada la criminalidad pandilleril. Se realizaron sin incidente alguno: antes, durante y después de cada evento, que contaron con transporte gratuito.

Creció la confrontación con algunas empresas periodísticas tradicionales que derivaron en demandas y contra demandas judiciales, por supuesto sobrepublicitadas por los mismos que lo atacaban, con lo que lo mantuvieron en las portadas y muchas páginas de las publicaciones diarias.

Su capacidad de convocatoria creció, sin participación de su partido.  Hizo énfasis en el uso de redes sociales como antagonismo a los medios de comunicación tradicionales. Nadie puso mientes en el hecho.

La obra diaria, por mínima que fuera, siguió siendo publicitada y, valorada por la población beneficiada además de conocida nacionalmente, así como los constantes dimes y diretes con los concejales.

Como dirigir la guerra es diferente a administrar el Estado, al FMLN se le salió la situación de las manos mostrando supina falta de inteligencia política. Se jugaban cartas presidenciables: unos tenían definido al ungido; el otro: yo quiero ser. ¿Vicepresidencia?, ¡Qué va!, es una figura decorativa no más.

El trato público de las diferencias con su partido, permitieron al Alcalde capitalino mantenerse en la retina popular, ganando cada vez más adeptos. Las críticas a acciones del Ejecutivo se mantuvieron, agregando con cierta sorna la del proyecto SITRAMSS, acosado por el resto de adversarios políticos.

Denuncias y demandas judiciales arreciaron en su contra, logrando realzar aún más la figura del en ese momento pretendido candidato presidencial. Las encuestas, todas, daban cuenta de ser el preferido de los votantes.

Su argumentación fue planteada por redes sociales, su equipo publicitario y los seguidores -en aumento- se encargaron de ello. Los opositores a él y los observadores interesados menospreciaron la capacidad comunicacional del internet y hasta se burlaron.

Y como era esperado, se dio el rompimiento.

El desencanto con la administración del FMLN ya no pudo ser contenido y afloró restregado constantemente por los 'medios' y ahora por el expulsado Alcalde. ARENA 2.0  comenzó a llamarle. A la vez, mantenía su pugna con los periódicos más fuertes, fortaleciendo su presencia en las redes sociales.

De alguna manera se reeditó la situación de confrontación entre el entrevistador Funes Cartagena y los representantes de ANEP y del Ejecutivo dirigido por ARENA, que dispararon su popularidad a grado tal que forzó, de alguna manera, al FMLN a tomarlo como candidato en aplicación de pragmatismo político para desplazar a ARENA; esta vez la confrontación era del popular expulsado Alcalde con el FMLN y con los medios de comunicación que tradicionalmente han favorecido a la cúpula empresarial y sus representantes en el Gobierno, desplazados -para siempre parece- del Ejecutivo pero todavía en la pugna electoral, se encargaron de mantenerlo en primera plana.

Algunos descontentos con el descalabro arenero y muchos desilusionados por la inoperancia efemelenista, otro regular números de 'nuevos' en la política que se manifestaban por las redes sociales, promovieron la figura que rutilante se proponía como solucionador, para próximo Presidente de la República.

Pero no puedo hacerlo solo, una golondrina no hace verano, muchas sí. No es posible pretender resultados diferentes si hacemos lo mismo. Debemos tener nuevas y mejores ideas para resolver los problemas del país, fueron la base de su comunicación, y la frase: “El dinero alcanza cuando nadie roba”, haciendo uso de las denuncias constantes de corrupción entre los partidos políticos y asociaciones de lo que hoy se nombra sociedad civil.

Y apareció un movimiento de masas, Nuevas Ideas, como manifestación del descontento  generalizado imperante en el país: partidos políticos viendo hacia su propio ombligo y aniquilándose entre ellos, políticas de gobierno ineficaces, leyes que descaradamente favorecían a los millonarios empresarios, economía familiar en deterioro constante, delincuencia asesina a diario, y más lacras, son en cualquier sociedad suficiente para aglutinar catarsis, oportunismos, esperanza… votos. El respaldo se garantizaba.

La aparición de este movimiento “horizontal”, también tuvo visos de espontaneidad. Sin cabezas visibles, sin órdenes locales, solo las que partían del tuit a nombre de Nayib. La gente se movilizó, se organizó, se manifestó, y en semanas nació una nueva fuerza social, que aglutinó a muchas oenegés comunales, encontró apoyo de opinión de otras conocidas nacionalmente, y comenzaron las adhesiones de políticos.

Cuestión de aprovechar el impulso: recolección de firmas para crear el nuevo partido político. Las fechas que caducan plazos, se acercan. Casi doscientas mil firmas logradas, en tres días, en todas las zonas del país. Fue la manifestación pacífica de mayor calado en la política nacional, casi una fiesta. La demostración máxima de poder de convocatoria.

El partido político se llamará Nuevas Ideas, a partir del parafraseo de Einstein; el emblema un círculo con la imagen de una golondrina, a partir de que muchas golondrinas sí pueden hacer verano; color, celeste.

Forcejeos legales. Evidente el esfuerzo de los partidos políticos mayoritarios para evitar la legalización de «Nuevas Ideas» y volver imposible la candidatura de éste.

Con mucha astucia, el pretensor a candidato, y su entorno por supuesto, negocia con Convergencia Democrática, partido de “centro izquierda”, con representación legislativa de un diputado, que ¿qué tiene que perder?, el resultado: el partido Convergencia Democrática fue cancelado. Cumpliendo, dijeron, sentencia de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia que ordenó, tres años antes, al Tribunal Supremo Electoral iniciar el proceso de supresión de tal partido político. Al momento de hacerlo, las circunstancias que la sustentaban habían cambiado.

Los negociadores (lobistas), apresurados, contactan a dirigentes de GANA, partido de derecha, escisión de ARENA, que apoyó al FMLN en muchas situaciones con sus votos en la Asamblea Legislativa; y que, expectante, ha seguido los acontecimientos. Y en summum de pragmatismo, en horas, nocturnas, no sin algún remezón, llegan a acuerdo, para ellos, ganar ganar: candidatura por deuda política. En ese mismo término de tiempo se escogió candidato a vicepresidente.

Nayib Armando Bukele Ortez, se traga sus palabras de jamás ser de o tener que ver con GANA y se inscribe como candidato a la Presidencia de la República.

Regocijo generalizado de la masa que se aglutina, aun más, en el «movimiento Nuevas Ideas». GANA cambia su simbología, asimilándola a la del partido en proceso de legalización de Bukele Ortez. Los resultados de las encuestas reafirman el sentir de los votantes a favor del joven candidato.

La campaña electoral es dominada por la presencia de la simbología de Nuevas Ideas y la figura del candidato de GANA ante la simpleza del candidato de ARENA y la desconexión social de la candidatura del FMLN.

No presencia en los medios televisivos, históricamente aliados de la derecha económica representada por ARENA; no participación en debates públicos; exaltación de la figura del candidato de GANA identificándolo con el concepto de nuevas ideas, por una parte, descalificación de los contendientes por otra, sin propuestas concretas, fue parte de la estrategia.

El uso de las redes sociales se intensificó, muchos seguidores de Bukele Ortez encontraron dónde expresarse sin las limitantes de los medios tradicionales, con ello, “tuvieron voz”; la agresión a los otros contendientes y a quienes los apoyaban proliferaron, “hicieron catarsis”; la propaganda era en eso, costeada por los seguidores aportaron sin darse cuenta generalmente, al utilizar sus propias cuentas; llegó a muchos más que con la práctica de ir casa por casa; fue permanente, durante las veinticuatro horas; provocó la participación y el ingenio; estuvo al alcance de quien lo quisiera.

La propaganda y el debate fue realizado por los seguidores, ya que no habían militantes declarados, mucho más que por el candidato; se hizo sin cabezas visibles, dirigieron sí el simbolismo, desapareciendo al partido político que los postuló.

No podemos tener resultados diferentes si hacemos lo mismo, debemos poner en práctica nuevas ideas para gobernar; ARENA nunca más, FMLN es ARENA 2,0, ambos son lo mismo se destacó, recalcó y machacó; no más incapacidad, guerra a la corrupción. Ofrecimientos puntuales a comunidades y sectores: les arreglaremos la calle, les haremos el hospital, les mejoraremos las condiciones de trabajo, habrá medicinas para todos, las escuelas serán recuperadas; proyectos de gran envergadura: “Surf City”, aeropuerto en La Unión, tren en el litoral, fueron parte de la arenga. Gabinete con  “equidad de género” fue otro ofrecimiento, refiriéndose a equiparar la cantidad de mujeres y hombres en las diferentes carteras de Estado. Repatriaremos a Funes antes de los cien primeros días de gobierno, se comprometió.

Anuncio de oportuno embarazo de la esposa del candidato.

El periodo de campaña llegaba a su final, en el ínterin Bukele Ortez visitó Estados Unidos, Israel, Alemania, entre otros países, donde se reunió con empresarios y votantes.

Las encuestas trasladaron los análisis a si ganará en primera vuelta o habrá balotaje; los votantes ya habían decidido. El último mes de propaganda, nueva demostración de fuerza, nueva recolección de firmas que alcanzan más de cien mil y para cerrar, demostración de manejo de redes y sistemas informáticos: presentación del plan Cuscatlán. Espectáculo puro.

Cuatro de febrero de dos mil diecinueve, cerca de la media noche Nayib Armando Bukele Ortez, es declarado ganador de las elecciones en primera vuelta: cincuenta y uno por ciento de los votos. Sobre tarima montada frente a la fachada del Palacio Nacional en el centro histórico de la capital, se proclama vencedor ante multitud entusiasta y esperanzada.

Cuatro meses para formar gabinete.

El presidente electo se traslada a los Estados Unidos y da su primer discurso como tal en la “Heritage Fundation” tanque de pensamiento de ultraderecha de aquel país. Pocas semanas después, lo visita nuevamente y da su segundo discurso como presidente electo, esta vez ante personeros del Departamento de Estado del mismo.

En estos discursos deja clara su posición en relaciones exteriores: Maduro y Ortega son dictadores, igual Hernández, desconocerá al gobierno de Venezuela, China es un peligro.

También dijo: no queremos que nos regalen dinero, que han sido causa de corrupción; queremos negocios, inversiones.

Pasó febrero, marzo, abril, comienza mayo y el silencio sobre los integrantes del gabinete de gobierno se mantiene, se escuchan voces pidiendo, exigiendo, conocerlos. Con su estilo de crear suspenso, en la segunda quincena de mayo, los primeros nombres de algunas elegidas: relaciones exteriores, cultura, vivienda (a crear), FISDL, economía. Todas mujeres. Evidente representación de clase económica con toque populista.

Uno de junio, en la misma plaza de proclamación como ganador, toma posesión del cargo de Presidente de la República. Voces en contra de integrantes de la Asamblea Legislativa se escuchan. Con estilo propio en cuanto a vestimenta e “improvisación”, da, por fin, su primer discurso para la población que lo votó: reitera en parte lo dicho durante la campaña y anuncia la necesidad de medicina amarga si se quiere lograr lo impuesto. No mucho más.

Algunos detalles. La Canciller de la República: becada por el Departamento de Estado (de Estados Unidos), enviada a USAID, enviada a la OEA, por la misma instancia, todo dentro del combate al narcotráfico. Acercamiento, dos años antes, a la hoy esposa Presidente de la República que lo contacta con este y se traduce en amistad, coincidencias, hasta convertirse en el primer nombramiento del Presidente electo.

Ministro de Trabajo: de conocida trayectoria de derecha ideológica, contactado quince días antes del uno de junio para ofrecerle la Cartera de Estado, no participó en la elaboración del plan Cuscatlán.

Presidenta del FISDL, manejará el presupuesto más alto del país, ocho por ciento actualmente que se elevará al diez por ciento según acuerdo político existente. Mujer de extrema sencillez, ex combatiente y ex militante del FMLN guerrillero y partido político respectivamente. No participó en la elaboración del plan Cuscatlán.

Otro nombramientos están entre personas que trabajaron con él en Nuevo Cuscatlán y San Salvador, para él en sus empresas, de su familia y allegados, gente que trabajó con ARENA, FMLN -aunque dijo que de estos nunca más- y GANA, aun así faltan nombramientos.

Quien asistió a la 'toma de posesión' por los Estados Unidos fue el encargado de negocios.

El acto de protesta constitucional del cargo, costó lo mismo que el de su antecesor.

Han renunciado cuatro funcionarios en menos de tres meses.

… continuará

Perú: vizcarrazo después de 27 años del fujimorazo


Ollantay Itzamná

Tomado de internet

El 5 de abril de 1992, el entonces Presidente Alberto Fujimori, el “apoteósico”  chinito, disolvió el desprestigiado Congreso de la República del Perú de aquel entonces, bajo el argumento de democratizar el Perú y luchar contra la corrupción.

El 29 de septiembre del presente año, 27 años después del fujimorazo, el Presidente Martín Vizcarra disuelve el desprestigiado Congreso de la República peruana, con igual o mayor apoyo popular, bajo la misma promesa: democratizar el Perú.

¿Qué cambió en el Perú a 27 años del fujimorazo?

Alberto Fujimori, aprovechando el sentimiento providencialista de los sectores peruanos que veían en Él a su mesías esperado, luego de disolver el Congreso, mandó a redactar y promulgó la actual Constitución Política del Estado (1993) que sirvió y sirve como un estatuto para la implantación del sistema neoliberal en el país andino, sin mayor resistencia popular.

A casi tres décadas de la vigencia de dicha Constitución, se privatizó prácticamente todo el Perú, y la corrupción se convirtió en la normal central para la administración pública. Al grado que todos los ex presidentes del Perú neoliberal, contando desde Fujimori, o se encuentran encarcelados y/o procesados judicialmente por delitos de corrupción. García prefirió el suicidio antes que la cárcel.

27 años después, la promesa de la democracia (como sinónimo de derechos) jamás llegó para las grandes mayorías demográficas del Perú. En varias regiones del país, hay igual o mayor cantidad de hogares en situación de pobreza y de desnutrición que hace 27 años atrás. Casi todo el territorio del Perú fue concesionado a las empresas transnacionales para su explotación/saqueo. El Perú carga y cargará con niños de plomo, ríos, lagos y suelos muertos.

En 27 años de neoliberalismo el Estado peruano prácticamente fue convertido en una gendarmería privada que escolta a los agentes de las empresas transnacionales en sus incursiones inconsultas para saquear los territorios indígenas y campesinos del país.

El Producto Interno Bruto (PIB) creció en el Perú en estas tres décadas, pero el Estado apenas participa de ese PIB quizás en el 7% del total. La riqueza es de las empresas, la pobreza de los peruanos. Una dolorosa realidad.

Casi tres décadas después, la “peruanidad”, nuevamente eufórica aplaude y se contenta con otro circo político de mal gusto: el vizcarrazo. Sin cuestionar al sistema neoliberal, mucho menos atreverse a plantear colectivamente una propuesta post neoliberal, y post Estado criollo corrupto y fracasado.

Y así, el Perú, nuevamente, como en el mito de Sísifo, décadas después de haber celebrado con jolgorio el vizcarrazo tendrá que pujar cuesta arriba cargando consigo las nefastas consecuencias del sistema neoliberal y del fallido bicentenario Estado criollo.

Los pueblos y sectores del Perú, nuevamente están en una histórica oportunidad para hacer una inflexión determinante,  y atreverse a pensar y construir el Perú de todas las nacionalidades mediante un proceso de Asamblea Constituyente Plurinacional para diseñar y construir el Estado Plurinacional de todas las sangres (como diría Arguedas).

La gangrena que padece el corrupto Estado criollo peruano es demasiado avanzada como para intentar remediar con tradicionales procesos electorales, o reformas institucionales superficiales. El país necesita un conceso político ampliado y plurinacional materializado en una Constitución Política Plurinacional.  

Ollantay Itzamná
Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos
@JubenalQ            

Trump presionó a Australia para que le ayudara contra el fiscal Mueller


El presidente quería desacreditar la investigación sobre sus vínculos con Rusia en la campaña contra Hillary Clinton

El Periódico  -  Lunes, 30/09/2019

Donald Trump y el fiscal general de EEUU, William Barr, durante un acto en la Casa Blanca el pasado 11 de julio. / MICHAEL REYNOLDS (EFE)

El presidente estadounidense, Donald Trump, presionó al primer ministro australiano, Scott Morrison, para facilitar la investigación del fiscal general William P. Barr que según la Casa Blanca podría desacreditar la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, según ha revelado este lunes The New York Times.

El diario, que se apoya en el testimonio de dos fuentes oficiales anónimas, afirma que la llamada se produjo en las últimas semanas y que en la misma Trump pidió ayuda explícitamente a Morrison. Además, clasificó el documento de la transcripción de la llamada para que solo un reducido número de personas tuviera acceso a ella, una estrategia similar a la que desarrolló con las llamadas al presidente de Ucrania que han provocado el inicio de un proceso de destitución en el Congreso ('impeachment'). 

La conversación, según el diario estadounidense, "muestra hasta qué punto Trump ve al fiscal general como un socio crítico en su objetivo para mostrar que la investigación de Mueller tiene orígenes partidistas y corruptos, y hasta qué punto Trump ve la investigación del departamento de justicia como un medio potencial de ganar influencia sobre los aliados más próximos de EEUU (...) y para sus intereses políticos personales".

Lista de países

Barr habría pedido a Trump que hablara con Morrison, según una de las fuentes, porque Australia habría informado al FBI estadounidense de que el Gobierno ruso insinuó a la campaña de Trump que podría publicar información dañina para su rival, Hillary Clinton. 

El diario explica también que Barr viajó a Italia la semana pasada para entrevistarse con funcionarios italianos a los que habría preguntado sobre su cooperación para filtrar documentos relacionados con las elecciones del 2016. Es decir, según el rotativo, si los italianos habían tenido algo que ver con el filtrado de información que pudiera beneficiar o perjudicar a Trump. O también, si como sugiere la propaganda republicana, si la administración Obama había enviado al político australiano Alexander Downer a espiar en la campaña de Trump para ayudar a que ganara Hillary.

El rotativo también comenta que Barr había asistido a la cena que Trump dio al premier australiano en la Casa Blanca hace un mes y que el presidente estaba muy contento de que su fiscal "hubiera decidido investigar" al Reino Unido, Australia y Ucrania, de los que sospechaba que habían intentado sabotear su elección, y por ello le había dado amplios poderes para acceder a información clasificada que pudiera desmontar los argumentos de Mueller.