lunes, 21 de octubre de 2019

Elecciones bolivianas, aún somos racistas y creyentes


Ollantay Itzamná

Tomada de internet

Cambridge Analytica fue la empresa inglesa que con la “mina datos” de los usuarios norteamericanos de Facebook construyó mensajes digitales, en base a miedos y deseos, y bombardeo a los facebookeros norteamericanos hasta convencerlos que Donald Trump era el “mesías que esperaba Norteamérica y el mundo”.

Cuando se descubrió que esa patraña estaba fundado en mentiras y manipulación de datos de usuarios del Facebook, los mismos trabajadores de dicha empresa la denunciaron, y renunciaron. La empresa fue llevada a tribunales, y disuelta. La trama está narrada en el documental titulado: Nada es privado.

El pasado 20 de octubre, Bolivia también vivió el impacto de su propio “Cambridge Analytica”. Desde los nichos de la vieja clase media, financiados por algunos agentes oligárquicos nacionales y extranjeros, aprovechando la idiosincrasia aún “providencialista” del grueso de la población boliviana, y la memoria corta de la juventud votante, elaboraron slogans “anti Evo Morales” (sin argumentos, ni fundamentos), y bombardearon con ello al electorado, mediante canales directos de las redes sociales, y medios tradicionales, hasta convertir dichas falacias o medias verdades en verdades absolutas.

Incluso influencers y youtubers extranjeros ingresaron a Bolivia para activar la “sensibilidad pro animales” en los bolivianos carnívoros, y “vapulear” a Morales (como el pirómano de la Chiquitanía). Muy a pesar que el mundo reconoció a Bolivia (en Morales) su capacidad de resolver con recursos propios dicha “desgracia ambiental”.

Rectores de universidades, intelectuales ex progres, funcionarios de ONG, opinadores en medios corporativos, coadyuvaron a fake news como: “Morales tiene millones de dólares en el Banco del Vaticano”. O las falacias como: “Evo es dictador, narcotraficante”. “Bolivia vive la peor corrupción de su historia”. “Quiere convertir a Bolivia en Venezuela”….

Así, los votantes, en especialmente urbanos, fueron a las urnas con la “ira de castigar al pirómano Morales corrupto”. Si Evo fuese mestizo o blanco, esa bestialidad de la artillería no hubiese hecho mayor mella en el imaginario aún colonizado del electorado boliviano.

La jornada electoral fue tranquila y participativa, pero con una alta manipulación de los sentimientos y emociones de los votantes, en especial del cerca del 40% que votaron por el candidato Carlos Mesa (“el único que podía sacar a Morales del poder”) Nunca se debatió propuestas, ideas, programas de gobierno, durante la campaña.

Como parte de esta perversa estrategia, los irresponsables ciberactivistas “anti Evo”, ahora, intentan instalar en el imaginario boliviano la “realidad de una segunda vuelta electoral” como un hecho dado. Muy a pesar que según el informe preliminar del Tribunal Supremo Electoral Plurinacional, entre los votos para Evo Morales y Carlos Mesa distan en 7% a favor del primero, sin contar los resultados de los votos en el exterior (cerca del 5% del total), ni los votos del área rural.

Al parecer que el racismo ontológico que configura “la identidad boliviana” únicamente fue barnizado en estos 13 años del discurso “plurinacional”.  ¿Con qué derecho se atreven a desconocer los votos de bolivianos del área rural y de los bolivianos en el exterior?

En el caso de Cambridge Analytica, sus trabajadores, luego de darse cuenta del crimen antidemocrático que habían cometido, renunciaron y llevaron a tribunales al dueño de dicha empresa, pero cargan con la culpa de las masacres que realiza, ahora, Donald Trump . En el caso boliviano, a las y los votantes “anti Evo”, de darse el caso de llevar  a la presidencia al pusilánime y neoliberal Carlos Mesa, sólo les quedará soportar o sufrir las consecuencias de la convulsión social reeditada por las mayorías indocampesinas del país.

Ollantay Itzamná
Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos
@JubenalQ

Diario de EE.UU. considera a Trump el peor y más peligroso presidente



Washington, 21 oct (Prensa Latina) El diario Los Angeles Times considera hoy al presidente Donald Trump como el peor y más peligroso mandatario de la historia moderna de Estados Unidos.

Bajo el título de Vencer a Trump, el periódico de California publicó una serie de editoriales en los que pide votar contra el gobernante republicano en las elecciones de noviembre de 2020, cuando el jefe de la Casa Blanca buscará un segundo mandato.

Todas las elecciones presidenciales tienen una consecuencia única, pero se puede argumentar que la próxima es la más importante de nuestras vidas. Ha llegado el momento de deshacer el gran error de 2016 y expulsar a Trump en las urnas, expresó el medio en uno de esos textos.

A medida que se acercan las elecciones de 2020, Estados Unidos está profundamente polarizado, sacudido por actos de violencia aleatoria y no tan aleatoria, con salarios que aumentan demasiado lentamente mientras la desigualdad de ingresos sigue creciendo, apuntó la publicación.

El periódico recordó que por cuarta vez en la historia del país, la Cámara de Representantes está investigando a un presidente con miras a su destitución, en referencia a la pesquisa de juicio político lanzada a finales de septiembre.

'Los inmigrantes están siendo demonizados y detenidos; la falta de vivienda está alcanzando niveles de crisis en las grandes ciudades; y legisladores entusiastas y egoístas han paralizado al Congreso', añadió el editorial.

Moviéndose por encima de este paisaje caótico -instigando, provocando, pavoneándose, tuiteando, fanfarroneando e intimidando- se encuentra Donald Trump, el peor y más peligroso presidente de la historia moderna, sostuvo el diario.

El medio reconoció que resulta poco probable que el incipiente proceso de juicio político conduzca a la destitución de Trump por parte del Senado, controlado por los republicanos.

Y, en cualquier caso, la destitución no es la forma preferida de derrocar a un presidente en una democracia. Los votantes deben mantener sus ojos en el premio: derrotar a Trump estado por estado, tema por tema, voto por voto, remarcó.

Sin embargo, el periódico advirtió que 'detenerlo no será tan fácil como el sentido común dice que debería ser'.

'El país está profundamente dividido: hace más de cuatro años, más de 60 millones de estadounidenses eligieron conscientemente a este presidente sobre su oponente. Y muchos votantes permanecen fascinados, engañados, en nuestra opinión, por su estilo contundente, arrogante y exagerado'.

Al señalar la existencia de gran cantidad de candidatos demócratas y de divisiones entre ellos, con un enfrentamiento entre progresistas y moderados, el medio consideró importante que tengan en cuenta que la máxima prioridad debe ser derrotar a Trump, 'quien es demasiado irresponsable para que se le permita otro mandato'.

mem/mar

LOS NO ALINEADOS CONTRA EL BLOQUEO YANQUI


Por Pedro Martínez Pírez

Cuba, el único país de América Latina fundador del Movimiento de Países No Alineados en 1961, estará representada por el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, cuando esta semana se celebre en Bakú, Azerbaiyan la 18 Cumbre de ese conglomerado de naciones.

El Movimiento nació en Belgrado con sólo 25 países miembros y en la actualidad agrupa a 120 naciones y a otros quince Estados en calidad de observadores.

La Cumbre anterior se efectuó hace tres años en la isla venezolana de Margarita y los días 25 y 26 del presente mes de octubre los No Alineados efectuarán su reunión, a pocos días de que la Asamblea General de la ONU considere por vigésimo octava ocasión un proyecto de resolución de Cuba pidiendo el fin del criminal bloqueo yanqui.

El Movimiento de los No Alineados, a lo largo de sus 58 años de existencia, ha condenado el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, y se ha pronunciado también en solidaridad con el pueblo palestino y por la independencia de Puerto Rico.

Venezuela, que concluirá esta semana su mandato en la Presidencia del Movimiento, acaba de obtener una importante victoria diplomática al ser electa como miembro por tres años del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, derrotando las intensas maniobras del gobierno de Estados Unidos para impedirlo.

Para Cuba, que además de fundador ha sido sede en dos ocasiones de reuniones Cumbres del Movimiento de los Países No Alineados, es importante la reunión de Bakú, en momentos en que la administración de Donald Trump incrementa al máximo su férreo e ilegal bloqueo, para recibir allí la solidaridad que más tarde se exprese en forma contundente en las Naciones Unidas, donde Washington comparte su aislamiento y soledad con el Estado sionista de Israel.

La Habana, 21 de octubre de 2019