domingo, 3 de noviembre de 2019

Rechazan expulsión de diplomáticos venezolanos de El Salvador


RHC   -   Editado por Maite González Martínez

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele. Jose Cabezas / Reuters

El Salvador, 3 nov (RHC) Amplio rechazo generó en El Salvador la decisión del gobierno de expulsar a todo el cuerpo diplomático venezolano, al cual dio 48 horas para abandonar el territorio nacional centroamericano.

Según la excomandante insurgente Nidia Díaz, diputada del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), esta medida del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, de desconocer al Gobierno del presidente Nicolás Maduro en Venezuela es una medida “fascista” y servil a los intereses de EE.UU.

Por su parte, el secretario de Comunicaciones del FMLN, Raúl Llarul, publicó en sus redes sociales que “un gobierno fascista, vendedor de la soberanía nacional al servicio de los intereses de una potencia extranjera, no merece ni respeto ni obediencia”.

Para Llarul, Bukele es “otro Lenin Moreno. Un Traidor a su pueblo y a los pueblos de Nuestra América”.

Incluso el expresidente de El Salvador, Mauricio Funes, rechazó la decisión y cuestionó la medida tomada por el actual mandatario.

A su vez, Eugenio Chicas, diputado del Parlamento Centroamericano, recordó que las Naciones Unidas reconocen la legitimidad del presidente Maduro, y consideró que esta decisión de Bukele ratifica su disposición a servir a los intereses estadounidenses.

En el documento presentado por la Presidencia salvadoreña, el Gobierno de Bukele "reconoce la legitimidad" del diputado opositor Juan Guaidó, quien se autoproclamó a comienzos de 2019 como mandatario de Venezuela pese al rechazo mayoritario de la población.

Día de fieles difuntos, una añeja tradición viva


RHC   -   02/11/2019
Editado por Bárbara Gómez

Por: Guadalupe Yaujar Díaz.

La Conmemoración a los Fieles Difuntos, también llamada Día de Muertos o Día de los Difuntos, es una celebración que se realiza el 2 de noviembre complementando al Día de Todos los Santos (celebrado el 1 de noviembre).

Aunque no se ha podido precisar exactamente desde cuando se celebra, tiene en el recuerdo del tiempo una antigüedad inmemorial.

Las bibliografías nos remontan en ocasiones a la era precolombina, pues antes de que la religión católica llegara a Mesoamérica, reinaba la creencia de una vida o después de la muerte.
 
Otras citas encontradas aseveran que fue a partir del 2 de noviembre del año 998 cuando la iglesia católica creó un día especial para los fieles, hecho instituido por el monje benedictino San Odilón en Francia.  Su idea fue adoptada por Roma en el siglo XVI y de ahí se difundió al mundo entero.

Se trata de una fiesta que no se puede enmarcar solo en las creencias religiosas católicas o no, porque ese día, creyentes de otras religiones también efectúan sus rituales.

En el orbe y particularmente en nuestro continente, tiene múltiples manifestaciones de recordación  para honrar a aquellos fieles que  han acabado su vida terrenal.

Las actividades que se hacen en este día son muy diferentes de unos lugares a otros y varían mucho de unas culturas a otras. Y tanta fuerza cultural tiene en México que el hermano país logró incluir dicha tradición en la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad desde el año 2003, por su alcance histórico y su arraigo popular.

Sorprende que en la nación azteca y  en otras latitudes,  la celebración de este día se establezca a partir de la relación jocosa y cordial que propone con la muerte.

En Cuba, poseedora de un rico abanico de tradiciones, mitos y supersticiones con gran influencia en la población,  la fecha deviene parte de nuestro patrimonio cultural.

Generalmente las familias acuden a los cementerios para adornar con flores el lugar en el que están enterrados sus seres queridos. Muchas hacen de ello todo un santuario alrededor del cual reúne a toda la familia que en muchos casos y cada año se acaba convirtiendo en el lugar de encuentro de la misma.

Otras personas realizan un altar en un lugar espacioso, lleno de flores en donde colocan una foto del miembro de la familia fallecido.

Muchas de estas manifestaciones se llevan a veces por costumbre o tradición familiar  y son dueñas de algunos elementos enraizados, a nivel popular, en los sentimientos y la sensibilidad personal.

De ello mucho conocemos los cubanos, pasionales por naturaleza,  si de honrar a los muertos es la tradición, y  hacen suya esta importante expresión cultural.

El hecho cierto es que, tanto los que aún andamos sobre esta tierra como los que emprendieron el viaje definitivo, nos reunimos una vez al año para un cálido reencuentro.

La ofrenda es, quizás, la mejor excusa para recordar y pensar en esas personas queridas, que ya no estarán físicamente más.

La teoría de que el sarampión borra la memoria inmunológica del organismo cobra fuerza con nuevas pruebas


RT   -    3 nov 2019 11:48 GMT

Según un nuevo estudio, el peligroso virus elimina hasta el 73 % de diferentes anticuerpos que protegen de enfermedades a las que la persona previamente era inmune.

Ilustración en 3D de una partícula del virus del sarampión con tubérculos de glicoproteína. Centers for Disease Control and Prevention (CDC) / Handout / Reuters

A lo largo de la última década se ha ido acumulando evidencia a favor de la hipótesis de que la vacuna contra el sarampión no solo protege contra esa enfermedad, sino también de otras infecciones a largo plazo. Algunos creen que ese efecto se debe a que la vacuna refuerza el sistema inmune en general, mientras que otros sostienen que es únicamente por la prevención del sarampión como tal.

Esta última teoría trata sobre la llamada amnesia inmune, que se produce cuando el sarampión daña la memoria inmunológica del organismo infectado y desactiva de esta manera su resistencia a otras bacterias y virus. Según esta hipótesis, la vacuna contra el sarampión impide que al organismo 'se le olvide' que es resistente a otras infecciones.

Un estudio de 2015 sugirió que la memoria inmunológica borrada por el sarampión permanece ausente durante dos o tres años, aunque el debate sobre si la amnesia inmune existe de verdad, cómo se produce exactamente si es real y cuán grave es, sigue abierto.

"La mejor evidencia hasta ahora de que la amnesia inmune existe"

Estos días en la revista Science apareció un nuevo estudio al respecto, elaborado por un equipo internacional de investigadores. Los científicos examinaron a 77 niños no vacunados y llegaron a la conclusión de que el sarampión elimina desde el 11 % hasta el 73 % de diferentes anticuerpos que protegen el organismo contra las bacterias y virus a los que la persona infectada estaba previamente inmune.

Asimismo, si una persona tenía 100 anticuerpos contra la varicela antes de contraer el sarampión, después del virus el organismo puede quedarse con solo 50, reduciendo a la mitad el nivel de protección contra la varicela o más todavía si entre los anticuerpos perdidos hay los denominados anticuerpos neutralizantes.

Este ha sido el primer estudio en medir el daño al sistema inmune causado por el virus. El autor principal de la investigación, Michael Mina, quien trabaja de profesor asistente en el centro de posgrado Harvard Chan School, comentó que su trabajo "es la mejor evidencia hasta ahora de que la amnesia inmune existe" y afecta a nuestra memoria inmunológica a largo plazo.

Otro autor del estudio, Stephen Elledge, alertó de que el peligro que presenta el sarampión es "mucho más grande" del que se imaginaban antes y que la vacuna contra esa enfermedad trae más beneficios de los que ya se conocían, sobre todo ante el "prolongado peligro por la supresión de la memoria inmunológica".

Además del estudio publicado en Science, al mismo tiempo fue publicado otro en la revista Science Inmunology, llevado a cabo por un equipo distinto, pero que llegó a conclusiones complementarias al analizar los cambios en las células B provocados por el virus del sarampión.

"La inmunosupresión puede durar desde meses hasta años después de la infección, conllevando una incidencia incrementada de infecciones secundarias", escribieron los científicos.