domingo, 17 de noviembre de 2019

MÉXICO: HOGAR DE PERSEGUIDOS Y DE REVOLUCIONARIOS


Jorge Gómez Barata

Bajo el principio de que “El derecho ajeno es la paz”, México ha aplicado una política exterior consecuente, y ha hecho del asilo una vocación. El humanismo, la determinación, y la eficacia con que el presidente López Obrador actuó para rescatar al depuesto presidente de Bolivia Evo Morales, recuerdan a otros episodios y otros mandatarios, en especial a Lázaro Cárdenas.

Por gobernar entre 1934 y 1940, a Lázaro Cárdenas le tocó lidiar con tres de los dramas humanitarios del siglo XX, el auge del fascismo y la persecución de los judíos en Europa, la derrota de los republicanos en la Guerra Civil Española, y el stalinismo, expresado en el acoso y asesinato de Lev Trotski

Ningún episodio nacional es tan trágico como una guerra civil, especialmente la de España, que, no se libró solo entre republicanos y monárquicos, sino entre republicanos y fascistas. El conflicto se prolongó por tres años, y ocasionó alrededor de medio millón de muertos. La gran desgracia de la guerra civil española fue que perdieron los buenos, obligados a huir y buscar amparo en el exilio.

Enterado de la grave situación de los republicanos, el presidente Cárdenas dispuso la admisión ilimitada de exiliados. El primer buque llegó a Veracruz el 13 de junio de 1939, y el último el primero de octubre de 1942. En ese período arribaron entre 25.000 y 30.000 españoles. Estas oleadas estuvieron precedidas por el arribo en 1937 de unos 500 niños y varias decenas de intelectuales, que fundaron en México la Casa de España, convertida luego en el Colegio de México.

Los intelectuales, científicos, académicos, pedagogos, cineastas, y periodistas españoles exiliados, correspondieron a la generosidad de México contribuyendo al fomento de la cultura. Ellos se integraron al profesorado universitario, especialmente en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y al Fondo de la Cultura Económica. En su fecunda ejecutoria, crearon o fortalecieron editoriales, redacciones de periódicos y revistas, realizaron investigaciones, construyeron edificios, escribieron libros y poemas, y muchos crearon familias, unos 25.000 hijos y nietos suyos, nacidos en México, han adquirido la nacionalidad española en virtud de la Ley de la Memoria.

TROTSKI EN MÉXICO

Fallecido Lenin, Stalin se dio a la tarea de excluir de la dirección y luego liquidar físicamente a la vanguardia bolchevique, comenzando por Trotski, que en 1929 fue expulsado de la Unión Soviética donde había nacido. En tan difíciles circunstancias recibió amparo en Turquía, luego anduvo por Noruega, Francia, y España, países que no le facilitaron la estancia. Convertido en paria y en peligro mortal, sus amigos trataron de procurarle un lugar seguro. En el horizonte apareció México.

En 1936, Anita Brenner, periodista y antropóloga mexicana, hizo contacto con Diego Rivera, quien por intermedio de funcionarios mexicanos tuvo acceso al presidente Cárdenas que lo recibió. El mandatario no puso reparos: “El señor Trotski puede venir a México”.

El 10 de diciembre de 1936 Trotski embarcó en un buque tanque que el 9 de enero de 1937 arribó a Tampico. En el tren presidencial enviado por Cárdenas, viajó a Ciudad México. Todos creyeron que era un lugar seguro. No fue así. México acogió a Trotski, pero no pudo ponerlo a salvo de la larga mano de Stalin, que envío un sicario, Ramón Mercader, para que fríamente lo asesinara.

Cuando ya Cárdenas no era presidente, en julio de 1955 Fidel y Raúl Castro llegaron a México, no como exiliados, pero debido a sus actividades conspirativas contra la tiranía de Batista, en junio de 1956, fueron detenidos por la Policía Federal, que les ocupó armas. La delicada situación fue saldada por la providencial intervención del expresidente Lázaro Cárdenas, quien, enterado de la situación de los revolucionarios, intercedió ante el presidente Adolfo Ruiz Cortines, quien virtualmente les otorgó la condición de refugiados. El 25 de noviembre del propio año, Fidel, Raúl, y otros 80 expedicionarios, dejaron México a bordo del yate Granma.

Desde la Sierra Maestra en 1958 Fidel envió una misiva a Cárdenas donde lo saluda y le informa que “…La lucha en Cuba está en su etapa final…”, agradeciéndole “…La nobilísima atención que nos dispensó cuando fuimos perseguidos en México…” En enero de 1959 el presidente mexicano, invitado por Fidel, estuvo en Cuba, y desde la Plaza de la Revolución le habló al pueblo.

Hoy, gracias al presidente López Obrador, Evo Morales vivirá, y junto al pueblo boliviano, escribirá su historia. México está en la memoria.

Allá nos vemos.

La Habana, 17 de noviembre de 2019


……………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

ANTONIO NÚÑEZ JIMÉNEZ EN LOS CALENDARIOS DE RADIO HABANA CUBA


Por Pedro Martínez Pírez

El lunes 18 de noviembre de 2019, a las once de la mañana, en la sede de la Casa Museo Oswaldo Guayasamín de La Habana, en la Calle de la Obrapía 111, entre Oficios y Mercaderes, será presentado el Calendario de Bolsillo de Radio Habana Cuba correspondiente al próximo año.

El pequeño almanaque está ilustrado con la imagen del retrato que en La Habana hizo Guayasamín a su amigo Antonio Núñez Jiménez, notable científico cubano, quien fue hasta su fallecimiento en 1998 Miembro de Honor de la Fundación que lleva el nombre del Pintor de Iberoamérica.

El calendario, como viene ocurriendo en los últimos diez años, fue editado en Madrid por la fraterna Asociación española Cultura y Cooperación Internacional, que preside Gabriel Navarrete Martínez, quien recibirá en ese acto el pergamino que le acredita como nuevo Miembro de Honor de la Fundación Guayasamín.

Los oyentes y amigos de Radio Habana Cuba en los cinco continentes recibirán por correo, como cada año, esta preciosa obra de arte, que puede ser solicitada sin costo alguno al Apartado Postal 6240 de La Habana o a la dirección electrónica radiohc@enet.cu

El almanaque tiene marcado en color rojo el 20 de abril, que recuerda el día del nacimiento en Alquízar, La Habana, en 1923, del geógrafo, arqueólogo y espeleólogo cubano Antonio Núñez Jiménez, considerado el Cuarto Descubridor de Cuba.

La edición de calendarios de bolsillo de Radio Habana Cuba se inició en 1963 y fueron en los primeros tiempos editados en blanco y negro a partir de fotografías o dibujos. No eran únicamente para consultar las fechas, sino un eficaz instrumento para afirmar la identidad de nuestros pueblos y popularizar a los héroes de Nuestra América.

La emisora, cuya existencia fue anunciada al mundo por Fidel Castro el 16 de abril de 1961,  contribuye así a la batalla de ideas que se libra en Cuba en el empeño de que  los pueblos no pierdan su memoria histórica.

Así, en la colección de calendarios que atesoran los oyentes y amigos más antiguos de Radio Habana Cuba, figuran numerosas personalidades de Cuba, América y el resto del mundo, entre ellas los venezolanos Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, Carlos Aponte y Fabricio Ojeda.

Tres mexicanos están en la galería de los pequeños almanaques: Miguel Hidalgo, Emiliano Zapata y Benito Juárez, así como los boricuas Ramón Emeterio Betances y Pedro Albizu Campos.

En la historia de los calendarios de Radio Habana Cuba aparecen los chilenos Bernardo O’Higgins, Salvador Allende, Miguel Enríquez y más recientemente el poeta Pablo Neruda; también figuran el uruguayo José Artigas, el haitiano Toussaint Louverture, el paraguayo Francisco Solana, el salvadoreño Farabundo Martí, el hondureño Francisco Morazán, los nicaragüenses Augusto César Sandino y Carlos Fonseca Amador, así como el guatemalteco Luis Augusto Turcios Lima.

Varios son los patriotas brasileños que aparecieron en almanaques de la emisora, entre ellos Joaquín José Da Silva Xavier, conocido como Tiradentes y Carlos Marighela. República Dominicana estuvo representada por Máximo Gómez, Francisco Luperón y Francisco Caamaño Deñó.

En representación de Bolivia aparecen Juana Azurduy de Padilla y los hermanos Roberto Coco Peredo y Guido Inti Peredo, quienes combatieron junto al Che Guevara. Por Argentina, además del Che, figuran José de San Martín y Jorge Ricardo Masetti.

No podían faltar en la relación de histórica calendarios el último soberano Inca Tupac Amaru, así como los ecuatorianos Eloy Alfaro, Oswaldo Guayasamín y Manuelita Sáenz; el colombiano Camilo Torres, y los peruanos José Carlos Mariátegui y Luis de la Puente Uceda.
  
Fuera de nuestra región la emisora editó calendarios de bolsillo con las imágenes del ruso Vladimir Ilich Lenin, la alemana Tamara Bunke, de la guerrilla del Ché en Bolivia, el búlgaro Jorge Dimitrov y los africanos Patricio Lumumba y Amílcar Cabral.

La relación de cubanos, en las que ahora figura Antonio Núñez Jiménez, está presidida por José Martí, e integrada por otros grandes próceres de la lucha por la primera independencia, entre ellos Carlos Manuel de Céspedes, Antonio Maceo e Ignacio Agramonte. También se imprimieron calendarios con las imágenes de Julio Antonio Mella, Rubén Martínez Villena, Antonio Guiteras y Pablo de la Torriente Brau.

Y de una época más cercana Fidel Castro, Abel Santamaría, Raúl Gómez García, Camilo Cienfuegos, Frank País, José Antonio Echeverría, Mario Muñoz, Boris Luis Santa Coloma, José Luis Tassende, Renato Guitart, Juan Manuel Márquez, Antonio Ñico López, y más recientemente, mediante retratos de Guayasamín,  Armando Hart Dávalos, Silvio Rodríguez y José Ramón Fernández.

En el 2019 el calendario tuvo la imagen del propio Oswaldo Guayasamín, en la excelente obra del escultor cubano Oscar Luis González, donada hace cinco años por el joven artista a la Casa Museo de La Habana.

De Núñez Jiménez tengo muchos y muy gratos recuerdos. Estuvimos en Ecuador, como invitados de Cuba, en la celebración del 75 cumpleaños del pintor Guayasamín en 1994, con otros amigos del Maestro, entre ellos el dominicano Juan Bosch y el chileno Anselmo Sule. Ya habían transcurrido seis años  de la expedición científica "En Canoa del Amazonas al Caribe", organizada y dirigida por Núñez Jiménez y apoyada con entusiasmo por Guayasamín, desde su comienzo en marzo de 1987 en las márgenes del Rio Napo, en Ecuador, hasta su conclusión en la Bahía de La Habana, el 28 de junio de 1988, luego de recorrer más de 17 mil 400 kilómetros y 20 países, de las cuencas del Amazonas y el Orinoco, y del Mar de las Antillas. 

En La Habana coincidimos con Antonio Núñez Jiménez cuando Guayasamín hizo el cuarto y último retrato al Comandante Fidel Castro, dedicado al setenta cumpleaños del entonces Presidente de Cuba. Nunca olvidaré que Fidel le preguntó a Núñez Jiménez cómo ayudar al financiamiento de la Capilla del Hombre,  obra magna de Guayasamín, y el ex Capitán de la Sierra Maestra respondió: "muy fácil, Comandante, con tabacos". Y ahí surgió la idea para la elaboración en Quito de hermosos humidores con habanos de Cuba, el primero de los cuales fue subastado en el Cabaret Tropicana por Fidel y Guayasamín.

En el acto del 18 de noviembre de 2019 en La Habana estarán presentes dos hijos del Maestro: Verenice y Pablo Guayasamín, directivos de la Fundación que lleva el nombre del Pintor de Iberoamérica, y también la hija de Núñez Jiménez, Liliana, Presidenta de la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre.

Será un acto hermoso en el año del Centenario del nacimiento de Guayasamín, en Quito, el 6 de julio de 1919, y de los aniversarios veinte de la muerte del Maestro, el 10 de marzo de 1999, y de su proclamación como Pintor de Iberoamérica, en la IX Cumbre Iberoamericana celebrada en la capital cubana el 16 de noviembre de 1999. Un medio milenio de La Habana, la capital cubana, que recordará al Ave Blanca que vuela, Oswaldo Guayasamín, el único pintor para el cual posó en cuatro ocasiones el Líder Histórico de la Revolución Cubana, Comandante Fidel Castro Ruz.

La Habana, 16 de noviembre de 2019

San Cristóbal de La Habana, animada villa de los castillos


RHC  -   15/11/2019
Editado por Lorena Viñas Rodríguez

Foto: Archivo.

Por Guadalupe Yaujar Díaz

La Habana, 15 nov (RHC) La villa de San Cristóbal de La Habana fundada 16 de noviembre de 1519, lugar de asentamiento de nuestros primeros colonizadores, estuvo desde el primer momento en la mira de varias potencias europeas. Se trataba del importante sitio de escalada de la Gran Flota de Indias, con las riquezas que ésta transportaban del Nuevo Mundo.

A la pequeña aldea de Habanex, devenida en la gran ciudad que hoy es, la conforman el pasado y el presente llena de historia y aires cosmopolita, con sus 500 años a cuestas.

Añejos referentes nos describen su génesis entre el mangle y los mosquitos, habitada por un pequeño núcleo de colonos españoles y bohíos aborígenes.

La Habana nace bajo la advocación de un santo muy caminante –San Cristóbal—algo que puede haber influido en ese constante andar del habanero, aderezado con su callejeo, plazas, mercados y pregones urbanos.

Su núcleo fundacional nació bajo las ramas de la ceiba que, según la tradición, dio abrigo al ceremonial de la primera misa cantada en estas costas.

Cuenta la tradición que en el mismo lugar que hoy recorren los presurosos caminantes puso las plantas de su ferrada armadura el conquistador don Hernando de Soto, primer gobernador de la ciudad por su Majestad Imperial Carlos V; y buscador por demás de la Eterna Fuente de la Juventud.

La salvaguarda de los intereses coloniales españoles no tardó en levantar piedras y cañones en los más estratégicos lugares de la ciudad. Y como símbolo de su poder y dominio se erigieron los castillos para la defensa de San Cristóbal, siempre codiciada y acosada presa de corsarios y piratas.

De ahí que la Corona le encomendara al gobernador de la Isla, la construcción de una fortaleza en La Habana.

Decidido el aumento de las defensas de la ciudad, particularmente después de ser saqueada por el pirata Jacques de Sores, en 1555, el arquitecto de origen italiano Juan Bautista Antonelli, con plenos poderes por el rey. Comenzó el estudio de la villa en 1587.

Después de concebir un amplio sistema defensivo, y aconsejando la construcción de un castillo en cada una de las puntas que cierran la entrada de la bahía habanera, dio paso a las primigenias fortificaciones del Castillo de San Salvador de la Punta y el Castillo de los Tres Santos Reyes del Morro, reforzados por los torreones de Cojímar y La Chorrera, a cierta distancia de la ciudad.

A los añosos castillos, marcados por el paso del tiempo y las acometidas del mar, no les faltó nunca la poesía y las leyendas que aún se tejen como el recuerdo de la bella Isabel de Bobadilla, esposa del gobernador de la villa.

Según la tradición ella esperaba cada tarde la vuelta del lejano marido. Hernando de Soto nunca volvió, murió buscando una lejana e inexistente Fuente de la Eterna Juventud.

Ella, siguió esperándolo por mucho tiempo, apoyada pensativa en el muro de la fortaleza de la Fuerza.

Su imagen, símbolo de fidelidad, se mantiene en el imaginario popular de los habitantes de la Habana, quienes bautizaron su lugar de observación como El Balcón de la Espera.

Cuando solo faltan horas para la celebración fundacional de la hermosa y atrevida urbe, eternamente joven con su medio de existencia, ¡saludemos La Habana de todos los cubanos!

DONAL TRUMP EN LA PERSPECTIVA DE UN JUICIO POLITICO (Segunda Parte)


Por Esteban Morales

El proceso de una perspectiva de impeachment contra Donald Trump, lejos de diluirse, lo que parece es complicarse. Trump parece estar actuando como el famoso folclórico personaje de Chacumbele, “que el mismo se mató”.

¿De qué modo se le viene complicando la situación al presidente?

En primer lugar, ya son más de uno los denunciantes contra la actuación de Trump en Ucrania. En que se filtrara por una conversación telefónica, que Trump había pedido a su homologo Vladimir Zelenski, en julio pasado, que este último investigara al ex vicepresidente Biden, quien es ahora, ni más ni menos, que su principal contrincante político en la cercana campaña presidencial del 2020.

Trump insiste denodadamente en varios asuntos que parecen formar parte de una estrategia para enfrentar el peligro de un juicio político.

-Continúa insistiendo en que el impeachment lejos de perjudicarle le beneficiaria, en la perspectiva de ganar las próximas elecciones.

-Continúa mintiendo al decir que no presiono al presidente ucraniano. Pero días antes de la llamada Trump ordeno a sus asesores congelar el fondo de 400 millones en ayuda militar para Ucrania, lo que genero la especulación de que retenía el dinero para presionar por información sobre los Biden. Entonces, el Presidente ha negado la acusación, pero reconoció que bloqueo la entrega de fondos. ¿Con que objetivo lo hizo sino fue para presionar por sus intereses con Ucrania?

-Se aferra a la idea de que los republicanos que lo siguen continuaran a su lado, con independencia de lo que pueda ocurrir. Lo cual depende de cómo su popularidad se vaya afectando.

-Continua el doble juego de que aun y cuando se descubran sus trampas, tiene el derecho de actuar como lo hizo. Lo cual tiene que ver con su comportamiento enfermizo.

-Sigue tratando de frenar la posibilidad de verse obligado a entregar la documentación que puede perjudicarle. Aunque no ha podido evitar que la comisión de la cámara, dominada por los demócratas, continué entrevistando a los que van llamando a comparecer.

-Aparece con el argumento de que China también debiera investigar a los Biden. Repitiendo el mismo argumento que lo tiene en una crítica situación frente a la perspectiva del juicio político.

-Continúa insistiendo en conocer la identidad del primer informante. A lo cual no tiene derecho.

-No solo presiono en el caso de Ucrania, sino que hizo algo similar con Australia.

-Les declara la guerra a los que asisten a las comparecencias con la comisión de la Cámara. Y les lanza encima a sus partidarios dentro de la prensa.

- Continúan apareciendo evidencias sobre su interés de desprestigiar la investigación de Müller. Dando orientaciones para continuar su persecución.

- Utiliza a su equipo de gobierno para llevar adelante acciones que tiene serios visos de ilegalidad.

No obstante, tanto la Casa Blanca, como los asesores informales de Trump se encuentran divididos sobre cómo manejar la historia, según ocho personas que hablaron bajo la condición de anonimato. Debido a que no están autorizados para discutir conversaciones privadas de manera pública.

Pero a Trump le preocupa que aun y cuando el Senado, controlado por los republicanos, le absuelva, como es de esperar hasta ahora, de todos modos, el Juicio Político devenga en la primera línea de su obituario político.

Por su parte, Mitch Mc Connell, líder de la mayoría republicana del Senado, afirmo que no tendría opción más que permitir que se proceda con el juicio político de Trump en la cámara alta, si la cámara baja aprueba el impeachment. Poniendo así fin a las especulaciones de que Mc Connell buscaría la manera de evitar el juicio.

Mientras los demócratas intentan destituirlo, Trump y sus aliados más cercanos, creen que pueden presentar al Presidente como un mártir ante sus seguidores, lo que, según ellos, ofrecería la necesaria motivación para que sus simpatizantes acudan en masa a las urnas a votarlo.

Parece que la estrategia de reelección de Trump depende de la participación de sus seguidores más acérrimos, qué no votan más de lo habitual, más que de convencer a los escépticos en el centro del espectro político.

Después del anuncio de la Pelosi, los partidarios de Trump desplegaron varios tuits atacando a los demócratas, incluido un video que concluía con un mensaje para los seguidores del Presidente que decía “Mientras el único objetivo de los demócratas es luchar contra Trump, el Presidente Trump lucha por usted”. La cual es una jugada de engaño propagandística.

Que Donald Trump quiere que lo sometan al juicio político es un argumento que viene sosteniéndose desde hace tiempo. Ben Domenech, editor del sitio The Federalist, ha dicho que “…el juicio político no sería un tropiezo para el Presidente, porque Trump está ansioso por dar la pelea.

Pero reforzando el argumento, el Sr. Domenech dice” …si un presidente escapa indemne de una investigación por conspiración con un gobierno extranjero y justo el día después del testimonio de Robert Müller presiona por teléfono a un gobierno extranjero para que lo ayude en su campaña presidencial: ¿acaso parece preocuparle a ese presidente la posibilidad de ser sometido a un juicio político? Yo diría que no.

En mi opinión personal, parece haber, como se dice, “gato encerrado”, detrás de esa insistencia en que a Trump le beneficiaría ser objeto del juicio político. Y no puede ser otra cosa, que es que a Trump se le va complicando bastante su posición frente al juicio político.

No obstante, sigamos viendo los argumentos que se dan para considerar que a Trump le beneficiaria el Juicio Político.

Según se argumenta, existen cuatro aspectos positivos que resultarían de un juicio político para la presidencia de Trump.

Primero.
Si los demócratas lo someten a juicio político harán algo impopular en lugar de algo popular.

Es que hasta ahora los sondeos muestran la impopularidad de un juicio político. Pero pueden esos sondeos modificarse con el desarrollo de las noticias qué lleguen de Ucrania. O de otras evidencias que están apareciendo de la actuación de Trump.

Segundo.
Se dice que Trump se siente feliz de hacer públicos sus abusos de poder frente a la corrupción blanda de sus oponentes.

Pero Trump es el más corrupto, de manera mucho más ostensible.

Tercero.
El juicio político le daría a Trump una última oportunidad de consolidar su influencia sobre los posibles sucesores republicanos.

Cuarto.
Porque es el circo la parte de la política que Trump más disfruta.

Pero, en realidad, ninguno de tales argumentos justifica suficientemente el interés de Trump por ser sometido al juicio político. Sobre todo, porque ya ha pasado un mes de que la Pelosi decidió iniciar las investigaciones para el juicio político y la situación de Trump, lejos de mejorar lo que se le ha venido es complicándose para el presidente.

Por lo que mientras más decursa el proceso de las investigaciones, más parece estarse complicando la situación al presidente.

A pesar de que Trump ha negado fervientemente que el no presiono al Presidente ucraniano y este, además, haber negado que había   sido presionado.

Al publicarse la transcripción de la conversación entre ambos del 25 de julio último, esta muestra claramente que el presidente Trump pidió varias veces a Zelesnki que investigara al vice Joe Biden. Si a ello le agregamos que se ha demostrado que Trump freno la entrega de los fondos prometidos a Ucrania, esperando la conversación con el Presidente ucraniano. Queda muy claro que si hubo presión para que el ucraniano accediera a investigar a Biden. Y ello fue precisamente lo que motivo que Nancy Pelosi abriera la investigación de juicio político; cosa esta a la cual nunca se había decidido. ¿Por qué lo hizo en ese momento, si no fue precisamente porque estaba ya convencida de que existían razones suficientes?

La Casa Blanca trato de justificar la situación diciendo que la trascripción no era textual y que está basada en notas y recuerdos de funcionarios del gobierno de Estados Unidos.

Lo que cayó de cabeza ante las declaraciones del primer, aún desconocido, informante que se reunió con la comisión de la Cámara.

Además, hoy el documento revelado muestra que Trump le dijo a su homologo que trabajara con el Fiscal General de los Estados Unidos para investigar la conducta del precandidato presidencial demócrata. Y de acuerdo con lo publicado por el diario Washington Post, el presidente Trump incluso ofreció reunirse con el Presidente ucraniano.

“Me gustaría que el Fiscal los llamara y me gustaría que llegaran al fondo”, dijo Trump al Presidente de Ucrania.

En esa maniobra participo también Rudy Giuliani, quien se ha alzado como el principal portavoz de Trump en esta crisis; porque la Oficina de Comunicaciones de la Casa Blanca no ha podido estructurar una estrategia y actualmente tiene una relación inconsistente con el Presidente. De tal modo, que los muy estúpidos enviaron su estrategia a los demócratas.

La apoteosis de todo este desmadre se produjo, cuando la Casa Blanca envió a los demócratas un correo electrónico en el que delineaba su estrategia sobre como los republicanos debían contestar a preguntas sobre la polémica situación entre Trump y el presidente ucraniano Zelenski.

En el mencionado correo, titulado “Lo que necesitas saber”, la casa Blanca aconsejaba a los legisladores republicanos usar la palabra “mito “para describir la conversación entre los dos líderes y pedía culpar a los demócratas de “provocar frenesí mediático de falsas acusaciones”.

Por si fuera poco, luego, la Casa Blanca envió otro mensaje a los demócratas para pedirles, que, por favor, le devolvieran su estrategia.

La falta de coherencia y el nerviosismo que esto indica en las acciones defensivas de los republicano, no tiene paralelo. Reafirmándose no solo una falta de estrategia sino, además, la ausencia de habilidad para llevarla adelante. 

Al parecer Trump no se percata que con su accionar en el caso de sus relaciones con Ucrania está haciendo lo mismo por lo que estaba acusado en la comisión Müller.

¿O cuál es la diferencia entre haberse vinculado a Rusia para aplastar a la Clinton y ahora coordinar con el Presidente ucraniano, para que le quite del camino a Joe Biden?

Puede ser muy peligroso para Trump no percatarse de que se trata de lo mismo, aunque con el agravante de que lo ocurrido en el caso de Ucrania está muy simple y claro cuál ha sido su participación. Mientras que, en el caso de la colusión con Rusia, en medio de lo complejo y tumultuoso del problema, al parecer, sino fue cobardía de su parte, es verdad que Müller no pudo hallar suficientes evidencias como para condenarlo.

Pero ahora, a medida que avanzan las investigaciones cada día se conocen nuevos detalles del incidente de la llamada y emergen nuevas informaciones que involucran a otros personajes del equipo del Presidente.

Trump también había pedido durante el contacto con Ucrania, qué el Presidente ucraniano coordinase con su asesor Giuliani y el procurador William Bar. Por lo que entonces ambos son parte también de la investigación del  Impeachment. Revelándose, además, que el secretario de estado Mike Pompeo participo en la llamada con el Presidente ucraniano.

Pero, como casi siempre ocurre en este tipo de asuntos, empiezan a brotar más revelaciones del tipo anunciado.

Trump también había presionado al ministro de Australia Scott Morrison, en una llamada telefónica, para que brindara asistencia al procurador general Barr, quien está realizando una indagación para descalificar la investigación encabezada por el Fiscal especial Robert Müller contra el Presidente y su equipo, según informo el New York Times. Por lo que esta acción también es carga para el juicio político.

Pero, como si fuera poco, por otro lado, el Washington Post revelo que el procurador Barr ha sostenido reuniones privadas con oficiales de inteligencia de otros países para dañar las conclusiones de la investigación de Müller sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales. Agregando, ¿otro error de seguridad nacional de Trump?

Una semana después de anunciarse el proceso formal de impeachment, múltiples nuevas encuestas registraron un incremento significativo entre quienes favorecen proceder contra Trump con el juicio político. Lo que puede ser indicativo de que la marea se vira contra el Presidente.

Una fuerte evidencia de las dificultades de Trump, es que el Senador demócrata Chris Murphy, que había sido reacio a respaldar la pesquisa contra Trump apunto que “la sociedad del momento requiere que todos hablemos para preservar el compromiso de nuestra nación con el Estado de derecho”.

Varios legisladores demócratas, antes contrarios al inicio de un proceso contra Trump, comienzan a mostrarse más abiertos a dar ese paso tras los informes sobre la conversación telefónica que sostuvo el Presidente con su par de Ucrania Vladimir Zelenski.

Un extraordinario impacto tuvo el discurso del legislador Afroamericano John Lewis, que hace medio siglo, acompañó d al reverendo Luther King cuando pronuncio el famoso discurso,” Yo tengo un sueño”, en la marcha a Washington en 1963.

Lewis decía, “No podemos retrasarnos. No debemos esperar. Ahora es el momento de actuar. Nunca encontraremos la verdad a menos que usemos el poder otorgado por la cámara de representantes. El futuro de nuestra democracia está en juego.”

A Lewis lo cubre un manto de autoridad, que, si algún demócrata estaba indeciso, su discurso despejo cualquier duda.

Dado que, según divulgo el diario Wall Street Jornal el mandatario norteamericano insistió a su homologo para que investigue   al hijo del exmandatario y aspirante a la candidatura presidencial por sus vínculos con una compañía de gas natural.

Tales acusaciones se despertaron entre los miembros dela llamada fuerza azul, sobre que el presidente Trump realizo abuso de poder al presionar a un país extranjero para actuar contra quien podría ser su oponente en las elecciones presidenciales del 2020.

Murphy, por su parte, pidió a la cámara, de mayoría demócrata, tomar medidas para garantizar que la mencionada queja se presente al Congreso en su totalidad, y realizar una indagación sobre el alcance de las demandas al Gobierno ucraniano.

Por su parte, Trump, volvió a insistir, que en la llamada con Zelenski hablo sobre Biden, aunque diciendo que no hubo nada inapropiado en esa conversación.

Sin dudas, Trump continúa mintiendo sobre el contenido de su conversación con Zelenski, lo cual se suma como un elemento muy negativo para su posible defensa, si finalmente es convocado al Senado.

Donald Trump, como Nixon, tiene su equipo de secuaces. Los de Nixon, HR Hadelman secretario de la Casa Blanca y John Mitchell secretario de Justicia, terminaron en la cárcel.

Mike Pompeo, Rudy Giuliani y Barr, puede que ya estén separando el turno. Porque los tres tienen un grado de involucramiento en el incidente de Ucrania y otros, qué es difícil salven la cabeza. Su suerte está demasiado unida a la de Trump.

En particular Pompeo, había atormentado a la exsecretaria de estado Hilary Clinton por el incidente de Benghazi. Ahora este perro cazador, convertido en guardián de su jefe, está tratando de evitar que el Congreso exija a la administración Trump rendir cuentas por retener información.

Este señor ha perfeccionado el arte de mantener contento al Presidente. Sus objetivos políticos más altos significan que también esté dispuesto a complacer a la base de Trump.

No olvidar que Pompeo estuvo en la llamada telefónica entre Trump y el presidente de Ucrania.

Por su parte, Rudolph Giuliani, el denominado héroe del 11 de septiembre, es supuestamente el abogado personal de Trump. Pero sus incesantes “éxitos de noticia “por cable no son de ningún manual de corte. Rudy Giuliani hizo una cruzada abierta para que Ucrania investigue al hijo de Joe Biden y se reunió con un funcionario del Gobierno de Kiev en España. De modo que los críticos se han preguntado si sus trabajos independientes sobre Ucrania no han llevado a su presidente a un lugar peligroso.

Giuliani negó haber pedido a Ucrania que investigara a Biden. Antes de reconocer que lo hizo.

Lindsey Graham es ahora el compañero de Golf de Trump y su defensor más vigoroso. Antes fue discípulo del difunto senador John McCain, que despreciaba a Trump. Por lo que en su defensa de Trump, tiene a quienes lo tildan de hipócrita. Pero Graham sabe que su papel probablemente significa que se librara de un rival contendiente ferviente pro Trump, el próximo año en su estado de origen.

Por su parte, Mike Pence, el vicepresidente, ama a Trump. Este último lo envió a reunirse con el presidente ucraniano Vladimir Zelenski el 1 de septiembre. Pence dijo que discutieron la ayuda de Estados Unidos, pero no a Joe Biden. Lo cual difiere de lo dicho por Trump y de lo finalmente aceptado por Pompeo.

Pence como Pompeo, sueña con cosas superiores y codicia a los votantes de Trump. Pero esta en un lugar intrigante. Sí por alguna razón el Comandante en Jefe tiene que irse, él gran cargo pasaría a sus manos.

El momento actual del proceso de Juicio político está en la comparecencia de los testigos ante la Comisión de la Cámara.

El asesor de Trump sobre Ucrania, Alexander Windman, el principal experto en Ucrania testifica en contra de él.

Dijo que hubo un “quid pro quo” persistentemente negado por la Casa Blanca.

Alexander Windman (1975) nació en Ucrania. A la muerte de su madre, el padre, un judío ucraniano, lo llevo con sus hermanos a Nueva York en diciembre de 1979.

En 1988 se graduó de la Universidad Estatal de Nueva York, más tarde recibió maestría en la Universidad de Harvard en Estudios de Rusia, Europa del Este y Asia Central.

Después se unió al Ejército de Estados Unidos, convirtiéndose en un oficial de carrera. Sirvió en Corea del Sur, y en Alemania. Veterano de Irak, recibió la medalla Corazón Purpura. Lo ascendieron a mayor en el 2008   y en el 2015 a Teniente coronel. Como oficial especializado en Eurasia, sirvió en las embajadas de Estados Unidos en Kiev, Ucrania y Moscú. Al regresar a Washington DC, era un oficial de asuntos políticos-militares rusos que trabajaba para el presidente del Estado Mayor Conjunto. En julio del 2018 se le designo para trabajar en el Consejo de Seguridad nacional como experto en Ucrania. Asistió como invitado al acto inaugural del nuevo presidente de Ucrania Vladimyr Zelenski.

A pesar de su impresionante hoja de servicio, fue cuestionado por los republicaos, partidarios de Trump, cuando fue citado a declarar ante la Cámara el 29 de octubre como parte de la investigación de juicio político contra el presidente Trump. De tal modo se convertía en el primer funcionario de la Casa Blanca en testificar sobre la ya famosa llamada telefónica del 25 de julio del 2019, entre Trump y Zelenki. En la que el primero le pidió le pidió investigar a Hunter Biden y a su padre, el ex vice presidente Joe Biden.

Según declara Windman, haber oído esa conversación en la Sala de situación de la Casa Blanca lo considero tan perjudicial para los intereses estadounidenses, que se lo comunicó a un superior. Y lo hizo dos veces-escribió en su declaración- por “sentido del deber”.

Siendo el punto crítico de esta historia que su testimonio confirma, una vez más, la existencia de un “quid pro quo” negado por la Casa Blanca.

Al ser ucraniano de origen y haber declarado de modo que no beneficia a Trump, de manera inmediata parte de la prensa le cayó encima. Mientras que otros los defendieron, considerando los ataques como una verdadera vergüenza. Lo cual es cierto.

Kurt Volker, ya se había convertido en un personaje central en la investigación de la Cámara de Representantes. Testifico durante casi 10 horas. Volker se veía franco y abierto y respondió a todas las preguntas, según se señaló.

Volker les dijo a los investigadores que le advirtió a Giuliani que no se apoyara en la información proveniente de Yuri Lutsenko, ex procurador general de Ucrania. Lutsenko presuntamente había estado en contacto con Giuliani, según se señaló.

Aunque los demócratas tiendan a desear un proceso rápido, la duración en una incógnita también.

La propia Pelosi, que anunció un proceso expeditivo, admitió que llevara tiempo. Pues, como lo está haciendo, la Casa Blanca, se está resistiendo a proporcionar los documentos o testigos que reclame la Cámara de Representantes, demorando meses los tramites. Aunque acelerar el proceso de impeachment daría combustible a Trump para hablar de “cacería de brujas”.

Pero ya se lanzó desde la cámara un verdadero ultimátum: o la casa Blanca envía toda la información requerida para aclarar el caso de Ucrania, o se emitirá una citación con toda la obligación de entregarlos.

Si el presidente Donald Trump y el secretario de estado Mike Pompeo han obstruido y obstaculizan la investigación, esto se considerará una prueba de delito d obstrucción. Por lo que Shiff no oculta algo que es más que una sospecha: acaso la Casa Blanca y otros funcionarios de la administración actuaron para ocultar e incluso destruir datos e información, para evitar que el Congreso y la opinión pública se den cuenta.

En realidad, han sido enviados muchos requerimientos, durante mucho tiempo, …” informo Cummings. La lista de lo que el personal del Presidente debe producir es muy larga…” En primer lugar, todo lo relacionado con las dos llamadas telefónicas en abril y julio entre Trump y el presidente ucraniano.

Además, grabaciones, transcripciones, notas ,más notas y más documentación. Pero también una lista completa de todos los miembros del personal presidencial y administrativo involucrados de varias maneras en las dos llamadas telefónicas entre ellos Pompeo, quien desde Roma admitió que estuvo presente en la llamada en la que Trump presiono a Zelenski para investigar a Joe Biden y su hijo Hunter.

Nuevamente se le pide a la casa Blanca que entregue todo el material relacionado con las llamadas telefónicas y con otros líderes extranjeros con los que Trump posiblemente haya abordado los mismos temas que con Zelenski y toda la información relacionada con Ucrania.

Finalmente, los miembros del Congreso quieren saber todo sobre la decisión de retirar temporalmente los 391 millones de dólares de ayuda a Kiev antes de la notoria entrevista entre Trump y Zelenski.
Ya paso el informe sobre el impeachment aprobado por la Cámara al Senado.

¿Cómo podrá salir Trump de semejante encerrona?

Esto no ha terminado. Ha comenzado la etapa definitiva.

La Habana, 17 de Noviembre del 2019