jueves, 28 de noviembre de 2019

Advierten que EE.UU., en la era Trump, reedita el Plan Cóndor en el siglo XXI


Analistas advierten sobre una reedición del Plan Cóndor contra la izquierda por parte de EE.UU. | Foto: UDELAR

Telesur   -    28 noviembre 2019

El inquilino de la Casa Blanca, que buscará la reelección en los comicios de 2020, está empeñado en terminar con el socialismo, afirmó el analista Ben Norton.

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump, luego de participar en el golpe de Estado en Bolivia, reforzó las sanciones contra el Gobierno de izquierda de Nicaragua y ahora apunta hacia México, lo que ha llevado a la izquierda latinoamericana a advertir sobre el renacimiento del Plan Cóndor en el siglo XXI.

Trump, consistente con la historia de EE.UU. que ha buscado acabar con cualquier foco opuesto a su ideología, ha reiterado en diversas ocasiones que pretende erradicar el socialismo en el mundo, en especial en el continente americano.

El periodista y escritor estadounidense Ben Norton, en un artículo publicado en el sitio web thegrayzone.com, afirmó que la Operación Cóndor “se reactiva con nuevos mecanismos de sabotaje y subversión en juego”.

¿Qué es el Plan Cóndor?

Esperanza Martínez, senadora socialista por el Frente Guasú, de Paraguay, afirmó en su cuenta de Twitter: “Hoy ya nadie tiene dudas”.

“Hay un nuevo Plan Cóndor en América Latina: golpes parlamentarios, guerras judiciales contra la oposición, presidentes autoproclamados, golpes militares, represiones, cárcel y asesinatos, y  fanatismo religioso”, subrayó.

Durante la década de 1970, los gobiernos militares y de extrema derecha de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay, en colaboración con la estadunidense Agencia Central de Inteligencia (CIA), coordinaron acciones para aniquilar a militantes de la izquierda.

De acuerdo con archivos oficiales de Paraguay, el Plan Cóndor dejó un saldo de 50 mil muertos, 30 mil desaparecidos y unos 400 mil presos en el conjunto de estas naciones.

¿Operación Cóndor 2.0 en pleno siglo XXI?

Para Norton, la reedición del Plan Cóndor es evidente tras analizar la participación de EE.UU. en el golpe de Estado que la ultraderecha propinó al presidente de Bolivia, el socialista Evo Morales.

Tras el golpe en la nación suramericana, Estados Unidos calificó a Nicaragua de "amenaza para la seguridad nacional" y anunció nuevas sanciones contra el gobierno izquierdista de Daniel Ortega, que superó una intentona golpista de la derecha en 2018, resaltó el también cineasta.

Norton enfatizó que un día después, Trump designó a los carteles de la droga en México como "terroristas" y se negó a descartar la intervención militar.

La decisión se tomó como una medida de presión en contra del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien ha impulsado en su primer año de gobierno planes para acabar con la pobreza, disminuir la brecha social, combatir la corrupción y terminar con los grupos mafiosos monopolizadores del poder.

Para Norton, la designación de “terroristas” otorgada a los carteles de la droga “podría allanar el camino para la intervención militar directa de los Estados Unidos en México”.

“Para Washington, un México independiente y de izquierda es intolerable”, recalcó Norton.

Trump y el socialismo

El periodista recordó que, en un discurso para los venezolanos derechistas en Miami, Florida, en febrero pasado, Trump afirmó: "Los días del socialismo y el comunismo están contados no solo en Venezuela, sino también en Nicaragua y en Cuba".

China amenaza con "contramedidas firmes" tras la firma por Trump de la ley que apoya a manifestantes de Hong Kong


RT   -     28 nov 2019 02:16 GMT

La Cancillería china ha subrayado que dicha ley interfiere en los asuntos internos de su país, violando las normas de derecho internacional y los principios básicos de las relaciones exteriores.



El Ministerio de Exteriores de China ha amenazado a EE.UU. con activar "contramedidas firmes" tras la firma por el presidente del país norteamericano, Donald Trump, de la así denominada Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong que apoya a los manifestantes de esta región administrativa especial china.

La Cancillería china ha subrayado que dicha ley interfiere en los asuntos internos de su país, violando las normas de derecho internacional y los principios básicos de las relaciones exteriores. "El Gobierno y el pueblo de China se oponen firmemente a estos actos hegemónicos tan severos", ha notado el Ministerio.

"Recordamos a Estados Unidos que Hong Kong es parte de China y que los asuntos de Hong Kong son asuntos internos de China, en los que ningún Gobierno o fuerza extranjera debe interferir. Esta ley sólo pondrá aún más de manifiesto la naturaleza maliciosa y hegemónica de las intenciones de EE.UU. respecto al pueblo chino, incluidos nuestros compatriotas de Hong Kong", ha añadido la Cancillería.

El Ministerio subraya el éxito de la práctica reconocida mundialmente de "un país, dos sistemas", recordando que "los residentes de Hong Kong disfrutan de derechos democráticos sin precedentes en conformidad con la ley"; al tiempo que acusa a EE.UU. de haber estado "ignorando los hechos y distorsionando la verdad". Además, la Cancillería recrimina a EE.UU. que haya respaldado abiertamente "a criminales violentos que destrozaron las instalaciones, les prendieron fuego, atacaron a civiles inocentes, pisotearon el estado de derecho y pusieron en peligro el orden social".

Por todo ello, desde la Cancillería se considera que el objetivo del país norteamericano es "socavar la estabilidad y la prosperidad de Hong Kong, y sabotear la práctica de un país, dos sistemas".

"Instamos a Estados Unidos a que no sigan por el camino equivocado, o China tomará contramedidas, y EE.UU. deberá asumir todas las consecuencias", ha concluido.

Respaldo a los manifestantes

Además de la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, que contempla la posibilidad de sanciones contra funcionarios chinos ante eventuales violaciones de los derechos humanos, el mandatario norteamericano aprobó, asimismo, otra ley que prohíbe exportar a la Policía hongkonesa municiones para el control de multitudes.

"Firmé estos proyectos de ley por respeto al presidente Xi [Jinping], China y al pueblo de Hong Kong. Se están promulgando con la esperanza de que los líderes y representantes de China y Hong Kong puedan resolver sus diferencias de forma amistosa, lo que conducirá a la paz y a la prosperidad a largo plazo para todos", afirmó Trump en un comunicado publicado en el sitio web de la Casa Blanca.

"Firme oposición" 

Por su parte, las autoridades de Hong Kong han expresado este jueves su "firme oposición" a la denominada Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong firmada por Trump.

En su mensaje, Hong Kong lamenta que EE.UU. haya ignorado repetidamente sus preocupaciones sobre esta cuestión. Asimismo, indica que las autoridades locales perciben la actuación de Washington como una interferencia abierta en sus asuntos internos, que "ni es necesaria ni está justificada" y que "solo puede dañar las relaciones e intereses de EE.UU. y de Hong Kong".

El analista internacional Francisco Fernández-Cruz Sequera considera que es peligroso para Washington llevarse mal con Pekín porque China sigue siendo el principal "banquero" de EE.UU.