martes, 10 de diciembre de 2019

Bolivia, OEA encontró apenas 226 actas electorales con irregularidades


Ollantay Itzamná

Casi un mes después de la consumación del cruento Golpe de Estado cívico-cristiano-militar en Bolivia, ocasionado por un tweet irresponsable del Secretario General de la Organización de Estado Americanos (OEA), Luis Almagro, esta entidad finalmente publicó su Informe titulado: “Análisis de integridad electoral, elecciones generales en el Estado Plurinacional de Bolivia, 20 de 0ctubre de 2019. Informe Final”.

El Informe consta de 97 páginas donde señala: acciones deliberadas de manipulación de resultados, irregularidades graves, errores e indicios. Veamos cada uno de ellos.

Acciones deliberadas de manipulación de los resultados. En este punto constata la paralización del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP) al 83% del cómputo de actas. Además, indica que el sistema informático utilizado (el mismo que se utilizó en el Referéndum del 21 de febrero del 2016, donde ganó la oposición) era vulnerable.

Un sistema de transmisión alimentado por actas provenientes un territorio de más de millón de Km2 puede detenerse por varias razones, una de ellas el difícil arribo de actas de lugares lejanos al centro de acopio. El asunto no es que se detenga el sistema, sino que la detención cambie los resultados. Y eso es lo que no demuestra técnicamente el Informe.

No existe en el mundo ningún sistema de seguridad, mucho menos la cibernética, que garantice la impermeabilidad total. Eso lo sabemos. Pero, el Informe no indica técnicamente el delito producto de esa “permeabilidad informática”.

“… se revisó 4,692 actas. En ese análisis se identificaron 226 actas en las que dos o más actas en un mismo centro de votaciones fueron llenadas por una misma persona, denotando una acción intencional y sistemática para manipular los resultados…” (Pág. 4), indica el documento.

El Informe, aunque no indica la metodología utilizada para la auditoría, señala que su universo de muestra fueron 4,692 actas (de un total de más de 34 mil). En ellos encontraron 226 actas en las que se identifica que una misma persona llena más de una acta.

El Informe carece de rigor científico, a nivel metodológico, porque no presenta la metodología utilizada para llegar a los resultados alcanzados.  No se sabe cómo identificaron/optaron por las muestras utilizadas. Se habla de dos cantidades diferentes de actas “auditadas”, 4,692 y 12,925. ¿Cuál de las dos cantidades es el universo de la muestra?

Los “técnicos de la OEA” desconocen la realidad sociocultural boliviana. ¡Existen comunidades alejadas donde el profesor de la escuela es el único alfabetizado! Y, a pesar de las normas electoral, es explicable que más de una acta de un mismo centro de votaciones estén llenados por una misma persona, lo cual no necesariamente expresa la “intencionalidad fraudulenta” del que llena las actas.

Irregularidades graves. El Informe califica como errores graves “la transferencia de información desde el TREP hacia el sistema del cómputo final”. ¡Ambos son sistemas que conforman el sistema del cómputo electoral! El Informe no muestra evidencias de supuestas actas duplicadas, si fuese el caso.

Indica también como errores graves el hecho que no todas las actas electorales hayan sido custodiadas por agentes de seguridad. ¡Bolivia tiene territorios alejados que ni la Policía conoce! Otro error grave, indica el Informe, “se constató actas originales vacías (sin llenar) en las instalaciones del TSE en el exterior”. ¡Que existan actas vacías no es ninguna ilegalidad!

Errores. El Informe indica: “…al menos en 37 actas del voto en el exterior el número de ciudadanos sufragantes era distinto del total de votantes en las listas índice”.  ¿En qué país democrático no existe abstencionismo electoral?

Indicios. En este último acápite indica que: “328 actas observadas, que se referían a cambios en los votos para presidentes, entraron al cómputo” (Pág. 7). Eh aquí otra contradicción del Informe: habla de “226 (actas) presentaban irregularidades” (pp 4 y 9), “… 328 (actas) se referían a cambios en los votos para presidente” (Pág. 7). ¿Cuál es la cantidad final de actas con irregularidades?

Concluye el informe, “El equipo auditor ha detectado una manipulación dolosa de los comicios en dos planos. A nivel de las actas, a partir de la alteración de las mismas y la falsificación de las firmas de los jurados de mesas. A nivel del procesamiento de los resultados, a partir del re direccionamiento del flujo de datos a dos servidores ocultos…” (Pag.10), pero no muestra ninguna evidencia de dichas manipulaciones, ni en el cuerpo del documento, ni en los anexos.

“No obstante, los hallazgos son contundentes. El equipo auditor no puede ignorar el conjunto de manipulaciones e irregularidades observadas a través del trabajo en terreno y del análisis de las más de 200 denuncias y comunicaciones con información que se recibieron.” (Pag.10), indica el documento.

De estas denuncias muchas son sacadas de la plataforma del Facebook, otras no tienen respaldo documentado, o son notas periodísticas.

“Es sobre la base de esta evidencia que se reitera la imposibilidad de validar los resultados de la elección de octubre”, finaliza el Informe.

El Informe carece de una elemental rigurosidad metodológica y de una seriedad en su ecuación científica para llegar a las conclusiones vertidas.
 

Ollantay Itzamná
Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos
@JubenalQ

Vengo a convocar a la unidad de toda Argentina: Alberto Fernández



Buenos Aires, 10 dic (Prensa Latina) El nuevo presidente de Argentina, Alberto Fernández, convocó hoy a la unidad en un contrato social fraterno y solidario, tras subrayar que llegó 'la hora de abrazar al diferente'.

Durante el discurso, el primero tras ser investido, al calor de un repleto Congreso de la Nación, el presidente que llegó para poner de pie a esta nación austral, sacudida por una crisis económica, reivindicó su compromiso democrático que garantice entre todos la convivencia en el respeto.

Fernández señaló que hoy, 10 de diciembre, no es un día cualquiera, se celebra el momento en que Argentina sepultó la más cruel de las dictaduras. Hace 36 años Raúl Alfonsín asumía la presidencia y nos devolvía la institucionalidad que habíamos perdido, expresó en medio de una ovación.

Con un discurso antigrieta, llamó a abrazar al diferente, a un país solidario y subrayó que en estos tiempos de emergencia social hay que empezar por los últimos para poder llegar después a los otros.
Los convoco sin distinciones a poner a Argentina de pie para que comience a caminar rumbo al desarrollo con justicia social, dijo entre aplausos el mandatario número nueve tras el retorno a la democracia, quien abogó por cerrar 'las profundas heridas que hoy padecemos, que necesitan curarse de tiempo, sosiego y humanidad'.

Durante su intervención, el otrora jefe de gabinete de Néstor Kirchner llamó a derribar varios muros que hoy separan a los argentinos. Superar primero el muro del rencor y el odio, el del hambre que deja a mujeres y hombres a fuera de la mesa que no es común, y el del despilfarro de nuestras energías productivas.

Estos muros son los que nos dividen, insistió tras enfatizar que superar esto 'significa que todos seamos capaces de convivir en la diferencia y reconocer que nadie sobra en esta nación'.

En otro momento, el flamante mandatario apostó por suturar demasiadas heridas abiertas en nuestra patria porque, dijo apostar a la fractura y grieta significa apostar a que las heridas sigan sangrando. Actuar de ese modo seria lo mismo que empujarnos al abismo.


'Quiero ser el presidente capaz de descubrir la mejor faceta de quien piensa distinto a mí y el primero en convivir con el sin horadar en sus falacias', manifestó dejando claro su mensaje que en la nueva Argentina, todos deben aportar para construir 'la sociedad democrática que aún nos debemos'.

Insistió en comenzar por los últimos para poder llegar a todos porque para el mandatario es inconcebible que más de 15 millones de argentinos sufran hoy de inseguridad alimentaria.

'Hay que poner freno a esta catástrofe social. Sin pan no hay presente ni futuro, la vida solo se padece, sin pan no hay democracia ni libertad', sostuvo tras adelantar que la primera reunión que dará como presidente será un encuentro de trabajo sobre el Plan Integral de Argentina contra el hambre, 'para comenzar la acción que ponga fin a este presente penoso'.

oda/may

18 años de despilfarro y mentiras: The Washington Post publica documentos confidenciales sobre la guerra de EE.UU. en Afganistán


RT   -      10 dic 2019 15:39 GMT

Más de 2.000 páginas de documentos desvelan cómo tres Administraciones estadounidenses desinformaron a la sociedad sobre un conflicto que se había vuelto imposible de ganar.


Tras una batalla legal de tres años con el Gobierno estadounidense, The Washington Post ha obtenido y publicado en exclusiva miles de páginas de documentos sobre la guerra de Afganistán, que desvelan cómo a lo largo de 18 años y tres Administraciones, las autoridades de EE.UU. desinformaron a la sociedad sobre un conflicto que se había vuelto imposible de ganar, manipularon estadísticas e hicieron la vista gorda ante la corrupción generalizada entre los funcionarios afganos.

Los documentos son el resultado del proyecto federal 'Lecciones Aprendidas' del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR, por sus siglas en inglés) —destinado a examinar las fallas en el conflicto armado más largo en la historia de EE.UU.— y fueron conseguidos por el medio gracias a la Ley de Libertad de Información. Se trata de más de 2.000 páginas de notas de entrevistas con más de 400 figuras involucradas directamente en la guerra, desde generales y diplomáticos hasta trabajadores humanitarios y funcionarios afganos.  

"Cada dato fue alterado"   

Estas revelaciones contradicen las declaraciones públicas de presidentes, comandantes militares y diplomáticos de EE.UU. que aseguraron año tras año a los estadounidenses que estaban avanzando y que valía la pena seguir luchando en Afganistán. En este sentido, varios de los entrevistados afirmaron que tanto en el cuartel general militar en Kabul como en la Casa Blanca era común distorsionar las estadísticas para hacer parecer que Washington estaba ganando la guerra cuando ese no era el caso.

"Cada punto de datos fue alterado para presentar la mejor imagen posible", señaló Bob Crowley, un coronel que se desempeñó en 2013 y 2014 como asesor de contrainsurgencia para los comandantes del Ejército estadounidense.

"¿Valía un billón?"

Por otro lado, los entrevistados reconocen que sus estrategias de lucha eran defectuosas y que Washington desperdició enormes sumas de dinero tratando de convertir Afganistán en una nación moderna, reducir la corrupción, construir un Ejército y una fuerza policial afgana competentes y combatir el comercio de opio en el país.

"¿Qué obtuvimos por ese esfuerzo de un billón de dólares? ¿Valía un billón?", se preguntó Jeffrey Eggers, miembro retirado de los Navy SEAL y oficial de la Casa Blanca en las Administraciones de George W. Bush y Barack Obama, que sugiere que Osama bin Laden "probablemente se estaba riendo en su tumba acuosa teniendo en cuenta cuánto hemos gastado en Afganistán".    

"Al pueblo estadounidense se le mintió constantemente"

"No tuvimos una comprensión fundamental de Afganistán; no sabíamos lo que estábamos haciendo", confesaba en una entrevista de 2015 Douglas Lute, un general de tres estrellas que sirvió como alto mando de la Casa Blanca en la guerra afgana durante las Administraciones de Bush y Obama. "Si el pueblo estadounidense supiera la magnitud de esta disfunción... 2.400 vidas perdidas", lamentaba.

Por su parte, el propio jefe del SIGAR, John Sopko, reconoció en declaraciones a The Washington Post que los documentos muestran que "al pueblo estadounidense se le mintió constantemente".

Los demócratas presentan sus 'cargos' contra Trump: abuso de poder y obstrucción


La mayoría en el Cámara Baja asegura que las acciones del presidente cumplen con la definición de "altos crímenes y faltas"

El Periódico   -   Ricardo Mir de Francia
Washington - Martes, 10/12/2019 - 15:57

Trump anunció la semana pasada su intención de designar a los carteles mexicanos como organizaciones terroristas extranjeras. / EUROPA PRESS

El proceso para juzgar políticamente a Donald Trump en el Congreso de Estados Unidos sigue avanzando con rapidez y paso firme. La mayoría demócrata en la Cámara Baja ha presentado este martes los artículos del ‘impeachment’, el equivalente a los cargos que se imputarán al presidente: abuso de poder y obstrucción al Congreso. 

El primero está relacionado con las presiones de Trump a Ucrania para investigase a su rival político Joe Biden, unas maniobras en las que el presidente habría puesto sus intereses personales por encima de los intereses nacionales del país, según han mantenido los demócratas durante las audiencias de las últimas semanas en el Congreso. El segundo responde al veto impuesto por la Casa Blanca a los altos cargos de la Administración para evitar que testificasen durante la investigación del ‘impeahment’, así como su rechazo a entregar los documentos requeridos por el Congreso. 

Los demócratas planean votar esta misma semana ambos ‘artículos’ en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes y refrendarlos la semana siguiente en el pleno de la Cámara Baja, lo que servirá para abrir oficialmente el proceso de destitución. El juicio político en el Senado comenzaría después de las vacaciones de Navidad. "Trump amenaza nuestra democracia y amenaza nuestra seguridad nacional", aseguró Adam Schiff, el presidente demócrata de uno de los comités donde se ha celebrado la fase preliminar del 'impeachment'. "Nuestras próximas elecciones están en peligro, por eso debemos actuar ahora". 

Antes incluso de que el liderazgo demócrata annunciara los cargos, Trump respondió a través de las redes sociales defendiendo la legalidad de sus acciones. "Abrir un 'impeachment' contra uno de los presidentes más existosos, como están demostrando los resultados, incluida una de las economías más boyantes de nuestra historia, es una absoluta locura política. Y lo más importante, un presidente que no ha hecho nada malo", escribió en Twitter.