jueves, 12 de diciembre de 2019

NUEVOS HORIZONTES


Jorge Gómez Barata

Al margen de sus devastadoras consecuencias económicas, el bloqueo de los Estados Unidos y el empeño por aislar a Cuba, ha tenido brutales consecuencias culturales, incluyendo la cultura económica y política.

Sin que pudiera evitarlo, la Isla fue arrastrada a la mayor y más dilatada confrontación económica, política y militar que país alguno haya encarado.

Debido a las asimetrías respecto a Estados Unidos, que dejan al país sin capacidad de respuesta y lo convierten en una plaza sitiada, Cuba cerró las murallas y adoptó la resistencia como única opción. El cerco dura ya 60 años y, lejos de aflojar, aprieta. Felipe González, ex primer ministro de España, comparó esa situación con el acoso romano a Numancia cuyo asedio duró apenas diez años.

Como consecuencia de esas políticas, la nueva generación de líderes cubanos, ninguno de los cuales tiene antecedentes políticos tradicionales, así como los cuadros intermedios, los funcionarios estatales de diverso rango, los profesionales de todas las ramas, la intelectualidad, la academia, así como los periodistas y directivos de los medios de difusión, realizan sus funciones con notables hándicap respecto a sus colegas de todo el mundo. Los estudiantes universitarios no escapan a esas desventajas.

Desde hace más de 50 años no circula en Cuba ninguna publicación de Estados Unidos y desde hace 30 años de ningún otro país; las ultimas fueron las soviéticas Sputnik y Novedades de Moscú cesadas en 1989. En la Isla apenas se publican novedades literarias foráneas en las esferas de las ciencias sociales y pocos académicos cubanos tienen posibilidades para estudiar en universidades europeas y norteamericanas. A ello se suman las conocidas dificultades de conectividad.

A pesar del aislamiento se registra un sostenido avance científico en prácticamente todas las ramas del saber, con la probable excepción de algunas disciplinas de humanidades, entre ellas, la economía y las ciencias políticas cuyo desarrollo requiere de condiciones que no están presentes en los ambientes culturales locales.

El hecho de que altos ejecutivos cubanos, incluido el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, se relacionen con los procesos políticos de México y Argentina y establezcan relaciones directas con sus líderes, es como un posgrado de ciencias políticas que les permite adentrarse en el conocimiento de procesos y enfoques caracterizados, a la vez por el progresismo y la moderación.

Tanto López Obrador como Alberto Fernández, tratan de posicionarse en el centro del espectro político, con lo cual se alejan de los extremos de derecha e izquierda desde los cuales, excepto en coyunturas específicas, difícilmente puedan forjarse consensos sociales decisivos. Con su talento y experiencia política, la nueva dirección cubana está en condiciones de procesar experiencias avanzadas y enriquecer su cultura política.

En cualquier caso, es importante aprovechar todas las posibilidades para salir del estrecho círculo a que el enclaustramiento imperial ha querido condenar a las élites cubanas que necesitan asimilar toda la sabiduría posible. Allá nos vemos.

La Habana, 12 de diciembre de 2019

La Derecha en El Salvador


Por Manuel E. Zavaleta Mendoza

I.- Conceptos previos

La democracia debe estar anclada en valores éticos-políticos. Los derechos deben estar establecidos en la Constitución y garantizados en las leyes.

El absolutismo moral lleva a la discriminación, por ello el derecho no establece verdad sino ‘corrección’ o ‘justificación’.

Los juicios de valor no son verdaderos ni falsos, pueden ser moralmente aceptables o justos, inaceptables o injustos. No se prueban, se argumentan o se justifican.

Verdad y justificación racional no son equivalentes.


II.- La Derecha en El Salvador ha estado entronizada en el poder político desde antes de la existencia de la República, modificando matices sin cambiar su naturaleza. Comenzando por los aristócratas que tomaron el mando luego de la conquista a sangre, fuego y religión.

Con la independencia concertada en Guatemala, por las élites económicas y religiosas, y a su conveniencia, sin participación popular alguna, inician las luchas por el control de la provincias, haciendo uso de propios grupos armados que llamaban ejército.

Definidos los territorios, nacen las repúblicas, con división de poderes, religión y ejército.  Siete de mayo de mil ochocientos veinticuatro, es la fecha fatídica de la creación oficial del ejército salvadoreño, al que los potentados, teniendo cosas más importantes y productivas que hacer (para ellos), fueron dejando el control social (paz, seguridad, la llamaron).

El añil y el bálsamo eran la base de la economía; la esclavitud y la sobreexplotación humana, la base de la riqueza acumulada por los aristócratas devenidos hacendados

Pronto, el ejército nacional muestra su utilidad, cuando los indígenas, originarios de estas tierras, sometidos a la esclavitud y servidumbre, despojados de sus vidas y sus tierras, nonualcos dignos y aguerridos, se sublevaron contra la explotación y la injusticia, en mil ochocientos treinta y tres, siendo masacrados miles de ellos en nombre de la paz y la legalidad.

Pocos años después, ante los altos costos de producción del añil y de la comercialización del bálsamo sobre todo, sustituyeron esos cultivos por el del café. Para obtener el mayor beneficio, la alianza de la oligarquía y burguesía agrícola crea la Ley de Extinción de Comunidades con la que se apropia “legalmente” de las tierras ejidales.  El  Gobierno copado por ellos, hace funcionar a su beneficio el “Estado de Derecho”.

Aparece en la nomenclatura partidaria: Derecha e Izquierda para referirse a quienes defienden el estado de cosas, de manera conservadora, y los que proponen gobiernos en función social, respectivamente. Así la aristocracia, convertida en conservadores y liberales, en lo político pasa a ser Derecha.

Esta Derecha se mantienen al frente del Gobierno hasta 1931 cuando el Presidente de la República Arturo Araujo, a pocos meses del inicio de su mandato, es depuesto por su vicepresidente, Maximiliano Hernández Martínez, quien instauró la tiranía militar que duró varias décadas, castigando el ejercicio del derecho a disentir. Había llegado a la vicepresidencia apoyado por los liberarles a través del partido Pro Patria, creado por él a tal propósito.
 
Este dictador, Hernández Martínez, es destacado por la Derecha porque no robó, pero deja perversamente a un lado y “volteando la página” que describe su responsabilidad en decenas de miles de asesinatos, (en treinta mil se calculan, en cuestión de diez días, en mil novecientos treinta y dos), cuando la población desesperada salió a las calles a la lucha frontal por sus derechos.

Durante esta dictadura (apoyada totalmente por la iglesia católica, que celebró misas en agradecimiento por la efectividad de las medidas represivas, según documentan historiadores), se afianzó la economía cafetalera, favorecida por condonaciones y facilidades de crédito. En tanto eran calificados de comunistas quienes exigían acceso a la educación. La oligarquía y la burguesía agrícola fueron las únicas favorecidas.

El dictador fue depuesto en 1944 por una huelga de brazos caídos, en la que participaron estudiantes, de secundaria y universitarios, el magisterio, los artesanos organizados, zapateros y panaderos, los obreros, uniéndose a ellos algunos burgueses descontentos por el alza en impuestos.

Sin embargo el poder continuó en manos de los mismos, y desde ese año hasta 1962 los militares continuaron detentando la Presidencia de la República. El Partido Revolucionario de Unificación Democrática (PRUD), creado por militares para lavar la cara de la impresentable dictadura opresora de Hernández Martínez, dio nuevamente fachada de legalidad al autoritarismo militar, siendo Óscar Osorio el único que completó su periodo (1950-1956),.

Es importante mencionar, que durante el mandato de Osorio, influenciado por la visión de política social del Partido Revolucionario Institucional de México, hubo avances destacables: se creó el Ministerio de Trabajo, El Instituto Salvadoreño del Seguro Social, se construyeron complejos habitacionales, centros de recreo para el magisterio y obreros, entre otras obras.

A pesar de ello, los golpes de Estado, ejecutados por los militares continuaron. Militares quitando militares e imponiendo militares.

Necesitando la Derecha, una vez más, darse legalidad, crean, en 1961, esta vez con civiles de fachada, el partido de Conciliación Nacional (PCN) que gobierna, prácticamente sin oposición efectiva, recurriendo a la manipulación de las normas electorales, de 1962 a 1972; sin embargo, ante el reclamo de la población por las medidas del poder económico (oligárquico y burgués agrícola) y el continuado autoritarismo militar, viendo en peligro su prevalencia recurrió al descarado fraude electoral en las elecciones de 1972 y 1977, en las que los candidatos oficialistas seguían siendo militares.

En 1972 a raíz de o con la excusa del fraude electoral, que había sido aceptado ya “como normal”, de manera conformista, por Napoleón Duarte, candidato de la Unión Nacional Opositora (UNO) (integrada por la Unión Democrática Nacionalista, el Movimiento Nacional Revolucionario ambas de Izquierda y el Partido Demócrata Cristiano, de Centro Derecha), hubo fallido golpe de Estado contra Sánchez Hernández, Presidente saliente, perpetrado por militares y al que Duarte de manera oportunista, intentó unirse. Por cierto, el coronel Arturo Armando Molina, beneficiado por el fraude, se encontraba en esas fechas en los Estados Unidos.

En intento de aplacar el reclamo popular, Armando Molina anunció la ejecución de una reforma agraria, asegurando que no daría ni un paso atrás en ello, pero una semana duró tal determinación, cediendo a la presión inmediata de la alianza oligárquica y burguesa agrícola. La represión se acentuó.

Como respuesta, a principio de la década nacen organizaciones armadas clandestinas cuyo accionar rápidamente cunde en la población que las celebra y apoya; por su parte Humberto Romero (Presidente por fraude en 1977), expresa públicamente en referencia al aumento del accionar de las organizaciones que ya se conocen como guerrilleras, que se trata tan solo de unos cuatrocientos locos escondidos en unas lomas de Chalatenango y que en tan solo en unos meses acabará con ellos.

En 1979, la “juventud militar” ejecuta un nuevo golpe de Estado en intento por evitar el avance de la lucha popular y el crecimiento del accionar guerrillero.

Apoyados y financiados por la Derecha que ve peligrar su posición dominante, surgen los escuadrones de la muerte que ejecutan a activistas sociales y sacerdotes, a ello se aúnan las repetidas masacres de poblaciones indefensas, perpetradas por el ejército, acusándolas de colaborar con la guerrilla en crecimiento: las poblaciones de El Mozote, El Paisnal, Las Hojas, El Sumpul, sufrieron la deshumanización a la que llegó la Derecha para garantizarse sus privilegios. Siendo tan solo unos ejemplos de la barbarie.

A principio de los ochenta, es declarada la guerra civil, nace el FMLN guerrillero, conformado por una gama de pensamientos que van desde la mera rebeldía hasta verdaderos revolucionarios, pasando por posturas militaristas y aún anti revolucionarias (como el futuro demostrará).

Reconocido el FMLN como parte beligerante en el conflicto, y, ante lo impresentable de los militares y del partido político (PCN) que legalizaba su actuar, puso a los detentadores de la riqueza nacional, la alianza oligárquica y burguesa agropecuaria, vigente, ante la imperiosa necesidad de un nuevo rostro y nace así la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA). Cambiaron la vestimenta pero nada más.

Los fundadores de este partido político pretenden mostrar nuevamente una cara civil, sin embargo su máximo mentor fue un  militar, responsable según las investigaciones de organismos internacionales, de múltiples asesinatos, siendo uno de los más aborrecibles el del Arzobispo Óscar Arnulfo Romero, hoy nombrado Santo y reconocido mundialmente como Defensor de la Verdad.

Como parte de estrategia contra el avance guerrillero, llaman a elecciones para conformar una Asamblea  Constituyente.  Las opciones fueron  PDC y ARENA, aunque participó el PCN y otros partidos legalizados a la ocasión, cabe mencionar Acción Democrática (AD), integrada por ex militantes de la Democracia Cristiana. El 15 de diciembre de 1983 decretan la Constitución de la República, que con muchas reformas está vigente.

Inmediatamente, nuevas elecciones,  el PDC  logra la Presidencia de la República y mayoría en la Asamblea Legislativa. Napoleón Duarte, que aceptó sin más el fraude de 1972, se allana a la política de guerra fría estadounidense, abandonando toda postura política progresista. Hecho más que simbólico fue el beso a la bandera estadounidense que dio Napoleón Duarte en acto oficial realizado en El Salvador, en el que también flameaba la bandera nacional a la que obvió. Como era de esperarse, ningún avance hubo en  la solución del conflicto armado.

Cinco años bastaron para que la alianza entre oligarquía y la burguesía  (aún) agrícola, retomaran el control del aparato estatal a través de ARENA.

Con el giro político mundial que lleva al fin de la guerra fría y la incapacidad del ejército salvadoreño de vencer a la guerrilla, llega el acuerdo que pone fin a la guerra civil. Nace el FMLN como partido político.

La alianza oligárquica y burguesa se mantiene veinte años más en el manejo del aparato de gobierno, durante el cual, le condonaron la deuda a los bancos con el subterfugio del saneamiento de la banca, y que luego ellos mismos adquirieron; le dieron el tiro de gracia a la agricultura, al expresar que El Salvador sería un país de servicios; privatizaron los principales bienes del Estado, e intentó privatizar los servicios de salud y educación, dolarizó inconsultamente la economía del país, favoreciendo únicamente a los grandes empresarios; entregó a  los bancos millones de dórales pertenecientes a la clase trabajadora al privatizar el manejo de la pensiones (lo cual es inconstitucional); mantiene la intención de privatizar el servicio de agua, incluso mostró algunos amagos de privatizar el manejo de  las cárceles.

Además permitió la creación y afianzamiento de las pandillas en el país, hoy declaradas terroristas.

Decisiones que han dañado, pareciera que irreversiblemente, a la población, a través del control total del aparato gubernamental nacional: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, con lo que podían decidir nombramientos de otros funcionarios claves para ellos, como de la Fiscalía General de la República y Corte de Cuentas.

Impresentable y repudiado llega a ser el prolongado gobierno de ARENA, aun entre su propia militancia, que comienza a dividirse, a pesar de mantener el apoyo del poder económico en el país y ser su representante en la política.

En dos mil nueve, la población expulsa a ARENA del Ejecutivo, dándoselo al FMLN que llevó, a regañadientes, un candidato no perteneciente a sus filas pero que la masa votante apoyó. Pragmatismo político, lo llamaron, no oficialmente.

La Derecha que inició el control del aparato gubernamental desde la aristocracia colonial, pasando por la burguesía cafetalera y agrícola, haciendo uso de la tiranía militar para dedicarse a sus negocios, que se había visto vio obligada a mostrar nuevamente sus caras, ante lo aborrecibles resultados de los testaferros militares, para mantenerse en el control del Gobierno, recibió el más fuerte golpe en la historia de la República.

El FMLN llega al Órgano Ejecutivo, apoyado por la población que ve en este triunfo, que ella misma forjó, algo de reivindicación histórica, algo de esperanza de real cambio. Sin embargo, el Órgano Legislativo sigue en control de la Derecha.

El Ejecutivo fue dirigido por el Presidente de la República sin tomar en cuenta la visión de Izquierda, a lo que se agrega la impericia administrativa, del propio partido político; súmase a ello la constante obstaculización de la Derecha legislativa y empresarial. A pesar de ello, echó a andar algunas políticas sociales y leyes que ayudan a la claridad en el manejo de lo público.

A pesar de que las críticas al “primer gobierno de Izquierda” abundaron, la población votante reafirmó: ARENA nunca más, y volvió a elegir la candidatura del FMLN al Ejecutivo.

Al igual que en ocasiones anteriores, la alianza de la oligarquía y la burguesía (ahora) empresarial necesitaron lavar su cara ante lo impresentable de ARENA, refundida además en inocultable corrupción, la incapacidad de GANA para sustituirla, la inviabilidad de los demás partidos de Derecha.

Así, ha creado el partido político Nuevas Ideas (NI), que no es más que la continuación de la alianza oligárquica y burguesa empresarial, convirtiéndose en la “nueva cara” de la Derecha política, a pesar de su inicial discurso, que no ha sido más que “publicidad engañosa o falsa” utilizando el término tipificado y sancionado en la Ley para la Defensa del Consumidor.

Más de lo mismo. La misma alianzas internas: con la gran empresa representada por la ANEP, con los banqueros a los que le sigue, prácticamente, regalando el dinero de las pensiones, decisiones que llevan a intentar la privatización de los servicios de salud, iniciando con las contrataciones por servicios profesionales y no por Ley de Salarios, privatización del servicio de agua, en la práctica, ejemplificado por la concesión, disimulada, que pretende dar a la familia Dueñas.

Más de lo mismo. La misma actitud agresiva contra quien critique o difiera en visión, pretendiendo descalificarlo, en el mejor de los casos, si no, destruirlo “legalmente”; al despedir a personal de las entidades públicas y pretender contratar a sus afines.

Más de lo mismo. Las mismas políticas económicas que colman las bolsas de los millonarios y que por “rebalse”, como prometieron cuando fue Presidente Alfredo Cristiani, llegaría a la población, tal como se vislumbra en los asocios público/privados que proponen.

Más de lo mismo. Represión y empoderamiento de los militares que se suponían separados del poder político. Muestra de lo anterior son las condecoraciones a militares de alto rango: cincuenta años después de una guerra en la que solo hubieron muertos y; treinta años después a otro, que precisamente ha sido mencionado con responsabilidad en la masacre al interior de la Universidad Centroamericana (UCA), con el “detalle” que lo hicieron justo en la fecha que se conmemora el deleznable hecho.

Más de lo mismo. La mismas alianzas de política internacional, en avasallamiento a los intereses estadounidenses, como durante la dictadura de Hernández Martínez, el autoritarismo represivo del PCN, la guerra civil y  el papel del PDC.

Nuevas Ideas (NI) no es partido sin ideología, como pregonan, es la pretendida nueva cara de la misma Derecha de siempre. Los hechos, a seis meses de mandato, lo demuestran ya sin dudas.

Evo Morales, desde Argentina: "Mi eterno agradecimiento a López Obrador y a México por salvarme la vida"


RT   -   12 dic 2019 15:19 GMT

El presidente depuesto aterrizó este jueves en el país sudamericano donde obtendrá el estatus de refugiado político.

El presidente depuesto, Evo Morales. Pedro Pardo / AFP

El presidente depuesto de Bolivia, Evo Morales, agradeció al pueblo de México y al presidente Andrés Manuel López Obrador por haberlo recibido en la nación norteamericana tras haber dejado la Presidencia de su país en medio de un golpe de Estado.

Las declaraciones se producen después de que se diera a conocer la noticia de que Morales había llegado a Buenos Aires (Argentina) en calidad de asilado político junto a integrantes de su exgabinete.

"Mi eterno agradecimiento al presidente López Obrador, al pueblo y al Gobierno de México por salvarme la vida y por cobijarme. Me sentí como en casa junto a las hermanas y hermanos mexicanos durante un mes", dijo Morales a través de un mensaje en redes.

En este sentido, el líder indígena boliviano señaló que cuando llegó a territorio mexicano, tras un periplo aéreo por varios países latinoamericanos, lo hizo "triste y destrozado", pero ahora en su regreso al Cono Sur se encuentra con los ánimos repuestos y la esperanza de volver a su país natal.

"Hace un mes llegué a México, país hermano que nos salvó la vida, estaba triste y destrozado. Ahora arribé a Argentina, para seguir luchando por los más humildes y para unir a la Patria Grande, estoy fuerte y animado. Agradezco a México y Argentina por todo su apoyo y solidaridad", agregó.

Morales llegó a México el 12 de noviembre, tras haber renunciado a la Presidencia de Bolivia el 10 de noviembre, cuando la cúpula militar boliviana protagonizó un golpe de Estado recomendándole renunciar.

La llegada a Argentina

Morales arribó a Argentina este jueves por la mañana, apenas dos días después de que Alberto Fernández asumiera la Presidencia de dicho país.

Sin embargo, el Gobierno argentino puso la condición de que Morales no emita ningún tipo de comentario político durante su estadía en la nación sudamericana.

"Queremos de Evo el compromiso de no hacer declaraciones políticas en la Argentina. Es una condición que le pedimos nosotros", dijo el canciller argentino, Felipe Solá.

Junto al exmandatario han viajado el exvicepresidente Álvaro García Linera, así como el excanciller Diego Pary, la exministra de Salud Gabriela Montaño y el exembajador de Bolivia ante la Organización de Estados Americanos (OEA) José Alberto Gonzáles.