domingo, 22 de diciembre de 2019

Bolivia, la usurpadora no se irá por las urnas, ni a las buenas


Ollantay Itzamná

Tomado de Internet

En cerca de 14 años de esfuerzo ejemplar, el país se había constituido en un modelo de crecimiento económico regional. Pero, ahora, en cuestión de días de tiranía, Bolivia se está convirtiendo en un “país de la vergüenza” por la vulneración premeditada de los derechos humanos, y destrucción/involución institucional.

Jeaninne Añez, quien usurpa el poder rompiendo todo el proceso de la sucesión constitucional (no fue presidenta de ningún Órgano del Estado, ni hubo dos tercios de parlamentarios para su designación, mucho menos el Congreso aceptó la renuncia forzada de Evo Morales), se hizo del poder bajo la promesa de “convocar a elecciones libres y transparentes” antes del 22 de enero próximo, pero ya falta apenas un mes concluir el período constitucional del gobierno defenestrado, y aún no hay fecha para elecciones, y la usurpadora se afianza en el poder.

Llegó al poder por la fuerza. Un militar le colocó la “banda presidencial”. Cuenta en su responsabilidad 36 indígenas asesinados a bala mientras éstos se resistían al Golpe de Estado. Libera a la mayor cantidad de presos “blancos”, sentenciados, y persigue y encarcela a todos cuantos expresen simpatía por Evo Morales.

Cambió sustancialmente la política de las relaciones internacionales de Bolivia. Ahora, los EEUU e Israel son los nuevos “amigos” de Bolivia. Expulsó a los médicos cubanos y desconoció al gobierno de Venezuela.

Coloca a sus familiares, amigos, y amistades de sus amigos/cómplices, en cargos estratégicos del Estado Plurinacional y de las empresas públicas. Aparte de nepotismo, es la inexperticia la regla en la administración “transitoria” actual.

Ordenó la emisión de orden de captura contra Evo Morales, jefe de campaña electoral del Movimiento Al Socialismo (MAS), por delitos de “sedición, terrorismo y financiamiento al terrorismo”, en base  a un audio de conversación telefónica montada. Encarcela o persigue a los principales dirigentes del MAS. Al igual que a la mayoría de los ministros, viceministros, y autoridades públicas del gobierno de Evo Morales.

Mientras tanto, al parecer, el único reducto de la resistencia boliviana al Golpe de Estado y la Dictadura es el “territorio del Chapare”, Provincia de Cochabamba, donde se encuentra el núcleo central del MAS. Y, está anunciado la intervención militar policial al Chapare.

El Órgano Legislativo (controlado numéricamente por el MAS, mas no ideológicamente) en “consenso” con el gobierno usurpador, y facilitado por la comunidad internacional, ya designó a las nuevas autoridades electorales del país. Éstas, nombraron como Presidente del Órgano Electoral nada menos que a un amigo público de Carlos Mesa, el candidato que perdió en las anteriores elecciones frente a Morales, y atizó el Golpe de Estado.

Hicieron Golpe de Estado para llegar al poder. Masacraron en dos ciudades a indígenas que se resistían al Golpe. Persiguen/encarcelan a todos sus oponentes. Giraron orden de captura contra el jefe de campaña electoral del MAS, y encarcelan a los dirigentes de éste. Buscan debilitar y/o anular al MAS (único partido político con estructura que les haría frente en las “próximas elecciones”).

Modifican las relaciones internacionales y se afianzan en los gobierno de los EEUU. e Israel. Se reparten la administración de las empresas públicas estratégicas del país… ¿Aún crees que los usurpadores se irán del poder a las buenas? ¿Crees que el que mata para llegar se irá sin matar? ¿Aún crees que Bolivia se compondrá sin las calles? ¿Cuál será la situación legal de Bolivia a las 0:00 h del próximo 23 de enero? 


Ollantay Itzamná
Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos
@JubenalQ

Localizan y rastrean a Trump gracias a los señales del teléfono de un agente secreto de su entorno


RT   -    21 dic 2019 11:45 GMT

El periódico The New York Times afirma que necesitó "solo unos minutos" e información accesible públicamente para hacer un seguimiento del presidente de EE.UU.

El presidente de EE.UU., Donald Trump  Nicholas Kamm / AFP

El periódico The New York Times logró localizar al presidente de EE.UU., Donald Trump, y rastrear sus movimientos gracias a las señales que emitía el teléfono de uno de los agentes del Servicio Secreto de su entorno.

Para conseguirlo, el medio estudió un archivo de registros de más de 50.000 millones de señales de teléfonos inteligentes de "una muestra aleatoria de 2016 a 2017" que permitieron conocer la ubicación de más de 12 millones de personas en EE.UU. mientras se desplazaban por algunas de las ciudades más importantes del país.

Desde el periódico indican que necesitaron "solo unos minutos, con la ayuda de información disponible públicamente, para desanonimizar los datos de ubicación y rastrear el paradero del presidente Trump".

Un mapa detallado

El medio ha elaborado un mapa para mostrar la ruta que siguió el presidente el día de la visita a EE.UU. del primer ministro japonés, Shinzo Abe, en febrero de 2017.

La posición "de alguien en el séquito del presidente" se fija inicialmente a las 7:10 (hora local) en los terrenos del Club Mar-a-Lago de Trump en Palm Beach (Florida), donde se encontraba el presidente, durante aproximadamente una hora.

Después, el dueño del teléfono rastreado se dirigió al Trump National Golf Club en Jupiter, también en Florida, "a unos 30 minutos al norte del hotel, haciendo 'ping' nuevamente a las 9:24 a.m. a las afueras del complejo". El periódico explica que Trump se encontraba allí jugando al golf con el primer ministro nipón.

En esta ubicación el agente permaneció al menos hasta las 13:12, tras lo cual se dirigió al Trump International Golf Club en West Palm Beach, donde los dos políticos almorzaron en privado. A las 17:08, el dispositivo regresó a Mar-a-Lago, donde Trump cenó con Abe esa noche.

Desde The New York Times han constatado que el Servicio Secreto se negó a comentar la investigación del periódico, así como las políticas de la agencia sobre datos de ubicación.