lunes, 23 de diciembre de 2019

PRIMER MINISTRO EN CUBA


Jorge Gómez Barata

Manuel Marrero Cruz, hizo historia ayer cuando se convirtió en el 12º Primer Ministro de Cuba. Seguramente por su mente nunca pasó la idea de que un día ocuparía el cargo que durante 17 años desempeñó Fidel Castro.

La primera Constitución de la República de Cuba redactada bajo la ocupación de Estados Unidos y adoptada en 1901, no creó la figura del primer ministro. En 1928, para perpetuarse en el poder, el presidente Gerardo Machado promovió una reforma de aquella carta, en la cual tampoco incluyó ese cargo que apareció por primera vez en la Constitución de 1940.

El primer presidente electo bajo la Constitución de 1940 fue Fulgencio Batista que, aquel mismo año, ganó las elecciones y gobernó hasta 1944. En ese período tuvo como primeros ministros a Carlos Saladrigas, Ramón Zaydín y Márquez Stirling y Anselmo Alliegro y Milá.

Electo en 1944 asumió el poder Ramón Grau San Martí que seleccionó como primer ministro a Félix Lancís Sánchez, como él, médico de profesión, quien ocupó el cargo en dos ocasiones y con dos presidentes. En 1944-1945 con Ramón Grau San Martín y en 1950-1951 con Carlos Prio Socarrás.

En 1952, mediante un golpe de estado, Fulgencio Batista, en calidad de dictador, retomó la presidencia y tuvo como primeros ministros a Jorge García Montes, Andrés Rivero Agüero, Emilio Núñez Portuondo, Gonzalo Güell y Morales de los Ríos.

Al triunfo de la Revolución en enero de 1959, el presidente designado Manuel Urrutia Lleó, nombró primer ministro a Jose Miró Cardona, que fue cesado el 16 de febrero del propio año. Desde ese momento y hasta 1976 el cargo fue desempeñado por el Comandante en Jefe de la Revolución, Fidel Castro Ruz hasta 1976.

Durante 43 años se prescindió, tanto de ese cargo como del de presidente de la Republica, que fueron homologados a los de presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, ocupados sucesivamente por Fidel, Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel, actual presidente de la República.

Cuarenta y tres años después, como parte de la remodelación de la estructura estatal cubana, se han restablecido los cargos de Presidente de la República, ocupado por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, electo en 2019 y por Manuel Marrero, hasta ayer, ministro de turismo en la Isla, promovido a primer ministro.

A propuesta del presidente Díaz-Canel, que antes lo había consensuado con el Buró Político del Partido Comunista, la Asamblea Nacional designó como primer ministro a Manuel Marrero, arquitecto de 56 años que de ahora en lo adelante será jefe del gobierno y la figura más cercana al mandatario.

En este acto, se designó también al Consejo de ministros del cual fueron removidos los titulares de Trabajo, Industria Alimentaria, Industrias y Energía y Minas y el Banco Central de Cuba y fue cubierta la vacante dejada por el nuevo primer ministro en turismo. También se nombraron seis viceprimeros ministros.

Juan Marrero, con 15 años al frente del ministerio de turismo es una figura discreta, consagrado a su trabajo y con el protagonismo exacto que demandan sus funciones. Un transeúnte me comentó. “Tiene merecido el ascenso, su actividad es la única esfera económica que crece en Cuba”. Tiene razón. ¡Felicidades compañero! ¡Buena suerte! Allá nos vemos.

La Habana, 22 de diciembre de 2019


………………………………………………………………………….
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

Alejandro Goic, actor y escritor: "Muchos políticos en Chile apoyan todavía la dictadura militar de Pinochet"


RT   -     23 dic 2019 15:07 GMT

"Los empresarios chilenos son unos ladrones presididos por un presidente delincuente, y por eso vemos el levantamiento popular", comenta Alejandro Goic, actor y escritor chileno, en 'Entrevista', de RT. ¿Qué diferencia hay entre las actuales protestas en Chile y las de los tiempos de la dictadura? ¿Por qué el modelo económico neoliberal es una estafa? ¿Cuál es el factor imprescindible en la agregación de riqueza: el trabajo humano o el capital?



Desde Santiago de Chile, donde se vive una revuelta social que mantiene las calles del país agitadas, el escritor y actor de teatro, cine y televisión, Alejandro Goic, habla de sus años de activista en su juventud, durante la dictadura de Augusto Pinochet, y la situación que actualmente vive el país.

Su vida laboral se mezcla con sus inquietudes sociales. Así, ahora mismo se encuentra involucrado en una serie de televisión, 'Los Carcamales', que trata los problemas que vive Chile, como las "misérrimas" jubilaciones privadas y los costes sanitarios a los que tienen que hacer frente la clase trabajadora en un sistema "principalmente privatizado".

De su época de activista recuerda cómo el golpe de Estado le agarró trabajando de apoyo al Comité Central de la Juventud Socialista. Después del golpe, "los compañeros del partido o habían sido asesinados o estaban en campos de concentración o habían optado por el exilio". Lo que significó que un grupo de personas muy jóvenes, entre las que él se encontraba, se transformaron en la dirección del Partido Socialista. Goic la integró hasta 1989.

Así, relata también el golpe que la Dina (Dirección de Inteligencia Nacional, la Policía secreta de la dictadura militar) asesta a su organización en el año 1975: "Quedamos muy pocos vivos, el resto todavía están desaparecidos". Desde entonces están luchando por encontrar sus cuerpos y darles un entierro digno: "Esa información la tienen los militares y políticos ligados a ellos. Lo que el propio delincuente que nos preside ha llamado cómplices pasivos", señala Goic.

Los restos de la dictadura y las protestas de hoy

El escritor y actor sostiene que "una de las reivindicaciones del movimiento popular gigantesco que explotó en octubre es, precisamente, el cambio de la Constitución", y recuerda que la norma vigente data de 1980 y fue impuesta por Pinochet durante la dictadura. Además, señala: "Si revisas los ministros y los asesores del primer Gobierno de Piñera e incluso de ahora, te das cuenta que muchos fueron asesores, ministros o tuvieron cargos políticos durante la dictadura". "Ellos apoyan todavía, hoy día, la dictadura militar de Pinochet, y la reivindican", concluye.

Sin embargo, Goic ve algunas diferencias de importancia entre la juventud que él vivió y la que ahora protagoniza las manifestaciones: "Las protestas durante la dictadura eran organizadas por las organizaciones políticas de la resistencia, hoy en día no, es un movimiento espontáneo, eso es un fenómeno bien curioso, tú no ves banderas políticas, no ves líderes políticos, no hay discurso político. Cada individuo que participa tiene sus propias reivindicaciones".

La segunda diferencia más significativa que el actor resalta es la actitud de los jóvenes: "La temeridad de estos jóvenes es sorprendente, me conmovió verlos enfrentar con las manos en alto a los fusiles", recuerda. 

¿El fin del neoliberalismo?

Las críticas más duras de Alejandro Goic, nieto y bisnieto de campesinos pobres inmigrantes de Croacia, se dirige al sistema neoliberal que rige el país desde hace cuatro décadas. Cita así a los fondos de pensiones chilenos, donde los trabajadores tienen280.000 millones de dólares, de los que no pueden decidir cómo administrarlos puesto que no son propietarios en sentido estricto y no tienen la capacidad de elegir a los directorios que se encargan de hacerlo.

"La estrategia debería ser tener la propiedad efectiva", señala Goic, que opina que los trabajadores deben tener la potestad de decisión sobre qué se hace con su capital y apunta propuestas, como la creación de un banco cooperativo.

El activista defiende que "los empresarios chilenos no son creadores de riqueza y trabajo, es mentira, porque lo que mueve la economía es la demanda", y dirige duros calificativos a los empresarios: "Son unos ladrones, presididos por un presidente delincuente, y por eso vemos el levantamiento popular".

"Lo que está ocurriendo en Chile no es nuevo, lo vimos en Grecia, lo vimos en España, lo vimos recientemente en Francia, lo estamos viendo ahora en Colombia. El modelo neoliberal es una estafa y está fundado en mentiras", afirma el actor, que, además, propugna que "asistimos al funeral del neoliberalismo": "El único factor imprescindible en la creación de riqueza es el trabajo humano, no el capital, no el emprendedor. Eso es una falacia", dice y concluye que "mientras no haya democracia en la economía, no habrá democracia".

Para conocer en profundidad las reflexiones y opiniones de este activista, escritor y actor sobre la coyuntura actual que atraviesa Chile y sus nexos con la dictadura militar de Augusto Pinochet, le invitamos a ver la entrevista completa.

NUEVO PRIMER MINISTRO EN CUBA


Por Pedro Martínez Pírez

Gran impacto nacional y amplia repercusión internacional tuvo la designación por la Asamblea Nacional del Poder Popular del arquitecto Manuel Marrero Cruz como nuevo Primer Ministro de Cuba.

Cumpliendo disposiciones de la nueva Constitución cubana el Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez formuló la propuesta de Marrero, quien recibió votación unánime de los diputados que integran el Parlamento cubano.

El órgano supremo del poder del Estado, en el cuarto período ordinario de sesiones de la novena legislatura, que sesionó en el Palacio de Convenciones de La Habana, también aprobó a los seis viceprimeros ministros y demás integrantes del Consejo de Ministros, propuestos por el presidente Díaz-Canel.

Fueron renovados los titulares de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, Turismo, el Banco Central de Cuba, Industrias, Energía y Minas y la Industria Alimentaria.

El nuevo Primer Ministro de Cuba, tiene 56 años de edad, se desempeñó durante casi 17 años como Ministro de Turismo, una de las principales líneas del desarrollo nacional, y actividad que le permitió una permanente interacción con el resto de los organismos de la administración central del Estado, el sistema empresarial y los gobiernos provinciales de Cuba.

En su intervención ante los diputados el presidente Díaz-Canel destacó la rica experiencia de Marrero en negociaciones con contrapartes extranjeras, así como su participación en eventos internacionales, en los cuales demostró habilidad, firmeza y dotes para la interlocución.

Los seis viceprimeros ministros aprobados también por el Parlamento cubano son el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, Roberto Morales Ojeda, Inés María Chapman, José Luis Tapia, Ricardo Cabrisas y Alejandro Gil, quien continúa como Ministro de Economía y Planificación de Cuba, y en la reunión ofreció el dato del crecimiento del cero punto cinco del Producto Interno Bruto en el año que termina, así como la proyección de crecimiento del uno por ciento para el 2020.

Algo muy relevante fue la aprobación del presupuesto de la nación para el año próximo, el cual destina 48 por ciento del total para los servicios de Salud y Educación, que son absolutamente gratuitos en Cuba, a pesar del recrudecimiento del bloqueo, denunciado en el brillante discurso de clausura por el Presidente Díaz-Canel.

La Habana, 23 de diciembre de 2019