miércoles, 8 de enero de 2020

Putin y Erdogan tachan de "arriesgado" e "ilegal" el asesinato de Soleimani y rechazan las acciones de EE.UU. en el golfo Pérsico


RT   -    8 ene 2020 15:04 GMT

Así se han expresado ambos mandatarios en una declaración conjunta tras reunirse este miércoles en la ciudad turca de Estambul.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, calificaron el asesinato del general iraní Qassem Soleimani a manos de EE.UU., de acto "arriesgado" e "ilegal", y mostraron su rechazo a este tipo de acciones de Washington en el golfo Pérsico, según lo expresó en rueda de prensa este miércoles Serguéi Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores ruso.

"Los presidentes discutieron la situación en el golfo Pérsico como resultado de las acciones ilegales y muy arriesgadas de EE.UU. en Irak contra ciudadanos iraníes, incluido Soleimani", explicó Lavrov al término de la reunión entre ambos líderes celebrada en Estambul antes de inaugurar el gasoducto Turkish Stream.

En la misma línea, Putin y Erdogan expresaron su profunda preocupación por la escalada de tensión en la zona y aseguraron que el asesinato del general iraní es un acto que busca desestabilizar la región.

Durante su reunión los mandatarios también conversaron sobre el estado de las relaciones bilaterales y diversos asuntos internacionales. Erdogan anunció que Moscú y Ankara desarrollarán juntos nuevos proyectos, y ha recordado que Rusia sigue siendo el proveedor clave de gas para Turquía.

Incertidumbre en Oriente Medio

La situación en la región se ha vuelto explosiva desde que el pasado jueves un ataque aéreo lanzado por el Pentágono en Bagdad acabara con la vida de 12 personas, entre ellas Soleimani y el líder de Kataib Hezbolá y de las Fuerzas de Movilización Popular, Abu Mahdi al Muhandis.

La madrugada de este miércoles Irán atacó con 22 misiles balísticos dos bases aéreas iraquíes que albergan tropas estadounidenses, en respuesta al asesinato de Soleimani. La Guardia Revolucionaria iraní indicó que la Operación Mártir Soleimani tuvo como objetivo "la base de las fuerzas terroristas e invasoras de EE.UU.".

Asimismo, amenazó con atacar a los aliados de Washington en la región, particularmente Kuwait, Baréin, Arabia Saudita, Jordania e Israel, si EE.UU. emprende alguna acción agresiva.

Varios medios iraníes indicaron que unas 80 personas habrían muerto tras estos ataques, mientras los equipos militares de EE.UU. resultaron "severamente dañados". También indicaron que Teherán tiene listos otros 100 objetivos si Washington decide tomar alguna medida de represalia.

Tras los ataques, el presidente de EE.UU., Donald Trump, afirmó: "¡Todo está bien!", al tiempo que anunció que se evalúan los daños ocasionados por los ataques. "¡Tenemos el Ejército más poderoso y mejor equipado del mundo!", alardeó el mandatario estadounidense en su cuenta de Twitter. Por su parte, Alemania, Dinamarca y Noruega afirmaron que ninguno de sus soldados en Irak ha muerto o resultado herido.

TRAGEDIA EN PERSIA Y BABILONIA


Jorge Gómez Barata

En el contexto del asesinato de Qasem Soleimani, una televisora informó que algunas formaciones paramilitares de matriz iraní presentes en Irak, atacaron bases militares que albergan tropas norteamericanas e instaban a las fuerzas gubernamentales a mantenerse alejados de tales instalaciones. Aunque me pareció insólito que milicias irregulares dieran indicaciones al gobierno, es una realidad resultante de una trágica historia. La soberanía de Irak, al menos por ahora, no existe.

Entre 1980 y 2020, Irak ha pagado con alrededor de dos millones de muertos las consecuencias de tres guerras. La primera fue contra Irán duró ocho años (1980-1988) y perecieron medio millón de personas. La otra se derivó del aventurerismo de Sadam Hussein que en 1990 invadió y ocupó Kuwait, dando lugar a la Guerra del Golfo (1990-1991). La tercera se incubó cuando luego del ataque a las Torres Gemelas en 2001, Estados Unidos se empeñó en una “guerra contra el terrorismo”
como resultado de la cual, en 2003 invadió a Irak, derrocó a Sadam Hussein y ocupó el país, prácticamente hasta hoy.

A esos trágico eventos se suman el problema de los kurdos en Irak, las desavenencias entre chiitas y sunitas, la agresividad de Israel, los afanes de Turquía por aumentar su influencia en la región y la presencia rusa en Siria que ayuda a la lucha contra el terrorismo, a la vez que frena el derrame islámico sobre sus fronteras y asegura sus bases en Tartu y Latakia, todo ello super determinado por el intervencionismo de Estados Unidos que afecta a toda la región.

Tras esa angustiosa historia de cruentos conflictos, parecería que Irak, aunque sometido al dictak de Estados Unidos, podía intentar reconstruir sus instituciones y generar una precaria paz que, aunque perturbada por enormes tensiones de todo tipo, podía ser administrada por el gobierno nacional.

Recientemente todo se ha complicado debido al conflicto en Siria y por la presencia en territorio iraquí de organizaciones paramilitares ligadas a Irán que hostigan a las tropas de Estados Unidos y que está a punto de generar una tragedia de proporciones incalculables.

Aunque nunca supuse que, en apenas horas, la situación podía agravarse hasta el grado que ha llegado después del asesinato del general Qasem Soleimani, lo que hoy ocurre se veía venir.

A fines de 2019, las milicias proiraníes Movilización Popular (Hashd al Shaabi), en Irak lanzaron misiles sobre bases que albergan tropas norteamericanas, a lo cual, el presidente Trump ordenó la represalia que costó la vida a unos 25 integrantes de aquellas milicias. Sin tomarse una pausa y sin contar con el gobierno iraquí, Hashd al Shaabi, movilizó efectivos que, aprovechando una manifestación de protesta, irrumpieron en la embajada de Estados Unidos en Bagdad.

Aprovechando las posibilidades para realizar labores de inteligencia en Irak, en una operación milimétricamente calculada, la aviación estadounidense, en las inmediaciones del aeropuerto de Bagdad, atacó y liquidó al general iraní Qasem Soleimani de la Guardia Revolucionaria de Irán y comandante de la Unidad de Fuerza Quds y a Abu Mehdi al Muhandis, segundo jefe de las milicias Movilización Popular.

El resto de la historia está por escribirse. Puede ser una tragedia de grandes proporciones en la cual, Irak y su pueblo pagaran el precio más alto. Allá nos vemos.

La Habana, 08 de enero de 2020


………………………………………………………………………….
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

Trump anuncia "sanciones económicas adicionales" inmediatas contra Irán tras ataque en Irak


RT   -    8 ene 2020 16:05 GMT

Instó a las potencias mundiales romper el acuerdo nuclear alcanzado en 2015 con Teherán, para renegociar un nuevo pacto.

Trump durante una declaración pública tras el ataque iraní a bases iraquíes, 8 de enero de 2020. Kevin Lamarque / Reuters

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció este miércoles "sanciones económicas adicionales" inmediatas contra Irán, luego del ataque que esa nación hizo contra dos bases iraquíes que albergan tropas estadounidenses, en venganza por la muerte del general iraní Qassem Soleimani.

Washington continuará con la "máxima presión" sobre Irán, enfatizó Trump, durante un discurso público ofrecido a su nación, donde estuvo flanqueado por el secretario de Defensa de los EE.UU., Mark Esper; el vicepresidente, Mike Pence; el secretario de Estado, Mike Pompeo; y líderes militares.

El mandatario no precisó cuáles serán esas sanciones, pero, envío mensajes a otros países y organizaciones para tomar acciones que afecten a Irán.

Pidió a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que se "involucre más en el proceso de pacificación del Medio Oriente".

Además, instó a Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia a romper el acuerdo nuclear alcanzado en 2015 con Teherán, al que —según dijo— EE.UU. "ha donado mucho dinero", para renegociar un nuevo pacto.

"Debemos trabajar todos juntos hacia un acuerdo con Irán que haga el mundo un lugar más seguro y pacífico", mencionó.

Irán "parece que se está retirando"

Sobre el ataque, mencionó que "todos los soldados están bien, nadie fue herido en Irak [...] solo se produjeron daños mínimos en las bases".

"Nuestras fuerzas aéreas y soldados están preparados para todo. Ningún estadounidense o iraquí falleció tras este ataque, porque tomamos medidas de precauciones, gracias al sistema antimisiles", recalcó el mandatario.

Indicó que, por el lugar al que apuntó Irán, que no causó mayores daños, esa nación "parece que se está retirando, lo que es bueno para todas las partes afectadas y algo muy bueno para el mundo".

No obstante, indicó que aunque posiblemente Irán guarde mesura, "el Ejército de EE.UU. está listo para lo que sea necesario".

Dijo también de Irán que es "un país que financia a los terroristas y amenaza al mundo civilizado", por ello, señala que EE.UU. no "permitirá que lo continúe haciendo".

"No vamos a tolerar nunca su campaña de terror", agregó Trump en su discurso.

"Detener a un brutal terrorista"

Sobre la muerte de Soleimani, reiteró que EE.UU. debió haberlo matado "hace mucho tiempo". Mencionó que: "la semana pasada tomamos la decisión de detener a un brutal terrorista".

Con el asesinato del general iraní, EE.UU. envió un mensaje a "los terroristas", dijo Trump: "nadie puede amenazar la vida de los estadounidenses".

Describió a Soleimani como el responsable de "atrocidades significativas". Según el mandatario, el general iraní "lanzó ataques terroristas contra las Fuerzas Armadas (de EE.UU.), a matado a miles de soldados estadounidenses usando armas, bombas".

Además, lo acusó de ser el responsable del ataque contra la embajada de EE.UU. en Bagdad, ocurrido recientemente.

Ejército reconstruido

"Nuestro potencial económico y militar es superior en el mundo", enfatizó Trump.

Hizo referencia a que las Fuerzas Armadas estadounidenses fueron reconstruidas bajo su presidencia, con inversiones. Mencionó que ahora son más potentes y cuentan con un mayor número de misiles en su poder.

"Tener estos armamentos no significa que los vayamos a usar", dijo.

EL SALVADOR: HACE 50 AÑOS FUI SECUESTRADO Y TORTURADO


Chencho Alas

Este 8 de enero cumplo 50 años de haber sido secuestrado frente a catedral y torturado. Estaba participando del Congreso de Reforma Agraria convocado por el presidente de la Asamblea Legislativa, el Dr. Juan Gregorio Guardado, el único congreso que se ha tenido sobre este tema en la historia del país.

La situación social y económica del final de la década de los 60 era angustiante, fruto del agotamiento del modelo económico agro-exportador instalado por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). El modelo debería de generar un crecimiento autosostenido en la región centroamericana. Fundamentalmente estaba basado en la liberalización de los mercados y la coordinación de planes para la región en los sectores agro-industriales, industriales y comerciales. Como siempre, los más afectados eran los campesinos y los obreros quienes veían año con año disminuir sus entradas. Para 1969, el per cápita rural era 111 colones, el equivalente a $44 al año. ¿Cómo podía vivir una persona con un salario tan bajo?

El país acababa de vivir una guerra con Honduras, miles de salvadoreños habían regresado huyendo de las masacres infligidas por el ejército hondureño y las llamadas “manchas bravas”, gente espontáneamente organizada para cometer asesinatos. Terminada la guerra de cuatro días de duración, del 14 al 18 de julio de 1969, el presidente Fidel Sánchez Hernández había prometido llevar a cabo tres reformas fundamentales para el bienestar del país: la reforma agraria, la reforma educativa y la reforma administrativa. Ninguna de estas reformas se llevaron a cabo.

Es en este ambiente que me encontraba trabajando en Suchitoto al cual llegué a fines de 1968, después de mis estudios en Quito, Ecuador. En muy pocos meses me di cuenta de la pobreza que vivía el campesino y la mayoría de la gente de la ciudad. Tres terratenientes eran los dueños de la mayoría de las tierras dedicadas a la agricultura. Los campesinos tenían dos caminos: dedicarse a cultivar las tierras erosionadas de los cerros o trabajar como jornaleros.

En Quito, entre otras cosas, había estudiado el tema de la reforma agraria. Los obispos ecuatorianos estaban comprometidos a llevarla a cabo siguiendo los pasos de los obispos chilenos que ya la habían ejecutado. Uno de los diez mandamientos de una verdadera reforma agraria es la participación activa de los beneficiarios. La reforma no cae del cielo, no viene de la buena voluntad del gobierno y menos de los terratenientes. Hay que pelear con puños y dientes para lograrla, lo que exige estar organizado. Después de darles el tema de bautismo en mi casa por una semana a 33 líderes de las comunidades, ellos me pidieron les diera el tema de reforma agraria. Por el bautismo somos reyes, profetas y sacerdotes. ¿Cómo se puede llamar “rey” un campesino sin tierra? Se quedaron una semana más conmigo, con la obligación de incorporar a las celebraciones de la Palabra, la organización de las comunidades para exigir el derecho a la propiedad de la tierra.

El tiempo era muy oportuno. Fidel Sánchez Hernández había prometido la reforma agraria. Mons. Luis Chávez y González me había pedido que participara en el Congreso convocado por el Dr. Guardado representando a la Arquidiócesis. Escogí participar en la mesa dedicada a los sujetos de la reforma agraria de la cual me nombraron secretario. Uno de los participantes era el Dr. Fabio Castillo, rector de la Universidad Nacional. Después de tres días de discusiones por mesa y plenarias, yo creí conveniente presentar mi propuesta: había que formar un nuevo partido político encabezado por los campesinos y con la alianza de los sindicatos, de la clase media y de los intelectuales. Según mi parecer, en el país no había un partido político capaz de llevar adelante la reforma agraria, algo que exige tres cosas: voluntad política, voluntad económica y organización de todas las partes participantes. Esta idea no le agradó al partido comunista que defendía el liderazgo del proletariado. Me extrañó mucho que el jueves por la mañana apareciera en mi mesa por primera vez una persona desconocida con grabadora en mano. Una vez terminé mi propuesta, se marchó. Esa tarde fui secuestrado.

El secuestro es algo muy duro, nunca se olvida. Pensaba en el dolor que le estaba causando a mi mamá, en los campesinos por quienes estaba sufriendo, en el significado teológico de perder la vida por el bienestar de los más pobres. Los captores, todos miembros de ORDEN (Organización Democrática Nacionalista fundada por la embajada norteamericana)en los comentarios que hacían mientras me llevaban acostado sobre el metal del Jeep que me trasladaba, hacían chistes de mi muerte. Como a medianoche hicieron un alto en un lugar muy elevado y frío y recibieron por radio la orden de no matarme. La presión que estaba recibiendo el gobierno de parte de la Iglesia, la Universidad Nacional, los campesinos era muy fuerte. Me dieron una botella de alcohol con una pastilla, me desnudaron y me dejaron a la orilla de la carretera.

Me llevó tres meses aproximadamente para recuperarme del efecto físico y sicológico del secuestro. ANDES 21 de Junio con Mario López y Mélida Anaya Montes me ofrecieron dar charlas a nivel nacional, lo que vi como mi tabla de salvación. El miedo termina en el momento que se echa uno a volar. Y eso hice. El gobierno me dio alas para volar a nivel nacional. Unos tres años después se lo comenté al coronel Molina y no le gustó.

(Una información completa de mi secuestro la encontrará en mi libro “Iglesia, Tierra y Lucha Campesina”, pág. 104 y ss.)

Austin, Tx, 08 de enero de 2020