sábado, 25 de enero de 2020

MÉXICO: “Guardia Nacional no ha sido represora, sino de contención”, Solalinde


Alejandro Solalinde

ZMG    -   Sábado, 25 de enero del 2020

De acuerdo con el activista, el padre Alejandro Solalinde la Guardia Nacional  no ha sido represora como ocurría en otros gobiernos y defendió la actuación de en los operativos contra migrantes centroamericanos en la frontera con Guatemala.

"La Guardia Nacional no ha sido represora, sino de contención, como defensor de derechos humanos, me preocupa que ellos pudieran llegar a la frontera, porque en toda la frontera norte hay presencia del crimen organizado", declaró a Reforma. 

Cabe señalar que en los últimos días la Guardia ha sido cuestionada por el trato hacia los migrantes. Ante esto, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador respondió que se actúa con apego a derecho. 

Solalinde, quien dirige el albergue para migrantes Hermanos en el Camino denunció que los organizadores de la caravana son quienes han puesto en riesgo a los centroamericanos. 

"No se puede juzgar con el mismo rasero a este Gobierno que a los anteriores, le voy a decir por qué: la Guardia Nacional está cumpliendo con una misión de seguridad interior, pero puedo decirle que si fuera la Guardia Nacional de acuerdo a los regímenes anteriores, donde había una crisis de derechos humanos”.

Con información de PolíticoMX

ESPAÑA: Sánchez respalda a Ábalos: "Se esforzó para evitar una crisis diplomática y lo logró"


El presidente apoya a su ministro tras su polémico encuentro con la vicepresidenta venezolana en un avión. El choque con la oposición, que pide la cabeza del titular de Transportes, coincide con la visita de Guaidó

EL PERIÓDICO  -   MADRID - Sábado, 25/01/2020 - 15:51

Pedro Sánchez sobrevuela en helicóptero la costa de Murcia afectada por el temporal ’Gloria’, este sábado. / EFE

La polémica en torno al encuentro del ministro de Transportes español, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez (que tiene prohibido pisar suelo comunitario bajo amenaza de arresto) está tomando tanto cuerpo que este sábado ha decidido salir en su defensa el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para subrayar que lo que ha hecho su compañero de gabinete ha sido "evitar una crisis diplomática" con Venezuela. Tras recalcar que su apoyo es "político y personal" y ante los virulentos ataques de la oposición, que exigen comparecencias urgentes en el Congreso y su dimisión, el jefe del Ejecutivo ha llamado a la derecha a la responsabilidad y a no romper en consenso en política exterior, especialmente en una coyuntura tan compleja como la de Venezuela donde, a su entender, lo que urge es la celebración de elecciones.

El protagonista, Ábalos, ha participado esta mañana en un acto político en Galicia donde se ha quejado de lo que, bajo su punto de vista, son "ataques personales" a su figura. Ha admitido sentirse "molesto" por la lluvia de críticas y reproches que le están cayendo desde que, la pasada semana, Voz Populi difundiese que había mantenido un encuentro clandestino, en el aeropuerto madrileño, con la venezolana Rodríguez, pese a su situación jurídica en la Unión Europea. "Yo vine para quedarme y a mí no me echa nadie", ha espetado, dedicándoselo a todos aquellos que desde la oposición no paran de pedir su cabeza.

Explicaciones sesgadas

Cierto es que el ministro ha ido dando explicaciones de lo sucedido por goteo y con diversos matices dado que, como viene diciendo desde hace varias jornadas, a él el asunto con la vicepresidenta le parece de carácter "menor" y que se está inflando de forma artificial. Ábalos apuntó desde un principio que si él se había desplazado al aeropuerto Adolfo Suárez el pasado lunes, de madrugada, había sido para ver o otro ministro venezolano y conocido suyo,  el de Turismo, Félix Plasencia y que,  de forma "fortuita y casual" había visto a Delcy Rodríguez, que viajaba en el mismo avión que Plasencia, sin más. Negó que se hubiera producido "ninguna reunión" con ella.

Este sábado, y después de que se hayan ido conociendo por la prensa más detalles que el ministro valenciano no había dado sobre lo acontecido, se ha publicado una entrevista suya en La Razón en la que admite que fue su compañero de gabinete, Fernando Grande-Marlaska, el responsable de Interior, quien le solicitó que ya que iba al aeropuerto advirtiera a la vicepresidenta de Venezuela que no podía abandonar la aeronave sin consecuencias. Lo hizo y parece que con éxito, según ha explicado Ábalos. De ahí que su jefe, Pedro Sánchez, haya salido a avalarle ante el ataque de la oposición.  Se da la circunstancia de que todo esto coincide con que, justo este sábado, se encuentra en Madrid con una apretada agenda Juan Guaidó que, sin embargo, no será recibido por el propio Sánchez.

El fenómeno Guaidó

Sí será homenajeado y le rendirán pleitesía distintos cargos públicos de la derecha, incluido el líder del PP, Pablo Casado. En nombre del Gobierno le verá la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, pero nadie más arriba de ella. Una decisión espinosa si se tiene en cuenta que Guaidó fue reconocido como presidente legítimo por 60 países del mundo, entre otros, España. Guaidó, que ha pasado ya por Reino Unido, Francia y Suiza llega a la capital de España avivando con su presencia la bronca política nacional e, incluso, exhibiendo la división de criterio que hay dentro del Ejecutivo de coalición sobre cómo debe abordarse la relación con el país venezolano: PSOE y Podemos tienen visiones distintas, puesto que los morados han sido tradicionalmente cercanos al régimen chavista.

Sin embargo, en el socialismo hay distintas sensibilidades y hasta sensibilidades que evolucionan con el paso de los meses: valga como ejemplo las posiciones absolutamente contrapuestas entre los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. El primero, partidario de reconocer y tratar a Guaidó como jefe del gobierno de Venezuela sin más matices. El segundo, proclive a no buscar el enfrentamiento con el gabinete de Nicolás Maduro, cree que Sánchez hace bien en evitar el 'tú a tú' con Guaidó. Sánchez, que defendió el reconocimiento de este líder venezolano como presidente oficial, ahora le da, en la práctica, tratamiento de jefe de la oposición.

El brote de coronavirus muestra que China aprendió una lección, EEUU no


© AP Photo / Mark Schiefelbein

SPUTNIK   -   12:07 GMT 25.01.2020

La experiencia anterior de China con la epidemia del SARS dejó al país mejor preparado para luchar con el nuevo coronavirus. Estados Unidos, por su parte, sigue adoptando las mismas posiciones ante los problemas de salud pública mundial.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Salud de China, se han detectado 1.287 casos confirmados de contagios de neumonía provocada por el nuevo coronavirus 2019-nCoV, de ellos 237 personas están en estado grave y 41 han fallecido.

Pese a que el epicentro del brote es en China, la enfermedad puede transmitirse de persona a persona y ya existen casos confirmados de ciudadanos contagiados en AustraliaJapónMalasia, Tailandia, Corea del Sur, EEUU, Singapur, Vietnam, Nepal y Francia. Otro países, como el Reino Unido y Canadá, han reportado casos sospechosos pero todavía no los han confirmado.

El Gobierno chino ha tomado medidas severas en la provincia de Hubei, donde empezó el brote el pasado diciembre. Para detener la propagación de la nueva cepa de coronavirus, China puso en cuarentena a los 11 millones de habitantes de Wuhan, ciudad donde surgió el 2019-nCoV. Las autoridades, además, suspendieron toda la comunicación terrestre y aérea con la localidad. Se tomaron medidas similares en otras nueve ciudades de la provincia.

Además, China ha empezado la construcción de emergencia de un hospital de 1.000 camas para recibir a los enfermos infectados con el nuevo coronavirus. Las nuevas instalaciones, cuya construcción empezó el 24 de enero, se pondrán en uso ya el 3 de febrero.

Estados Unidos, por su parte, ha demostrado que no existe un tema que no utilizaría para plantear la cuestión de la supuesta falta de democracia en China, consideró Irina Alxnis en su artículo (en ruso) para Sputnik.