domingo, 16 de febrero de 2020

Concluye 29 Feria Internacional del Libro en La Habana


Cubasí   -    PL   -   Domingo, 16 Febrero 2020 07:50


La 29 Feria Internacional del Libro (FIL) concluye hoy en esta capital con espectáculos de danza, música y teatro, además de las habituales ventas de volúmenes.

En la cita más significativa del movimiento editorial cubano sobresalió la República Socialista de Vietnam como País Invitado de Honor, que aprovechó la cita para festejar los 60 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas con esta isla del Caribe.

Unos 300 invitados de más de 40 países participaron en las disímiles actividades de la FIL que en su 29 edición rindió tributo a la obra investigativa de la ensayista Ana Cairo, Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas, y el legado del dramaturgo Eugenio Hernández, merecedor del Premio Nacional de Teatro en 2005.

Los países de mayor representación fueron España, México, Perú y, por primera vez, se sumó Guatemala en calidad de expositor.

Hasta la Fortaleza San Carlos de La Cabaña, sede principal de la cita en La Habana, llegó la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández, para presentar por primera vez fuera de su país su libro Sinceramente, considerado un bestseller a menos de un año de publicación.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y otras autoridades del gobierno de la isla asistieron a la exposición de la vicemandataria, primera mujer en llegar a ser presidenta en Argentina y una madre de dos hijos sometida, ella y familia, a una persistente persecución mediática, política y judicial.

Fernández agradeció al gobierno y los médicos de Cuba por la atención brindada a su hija Florencia Kirchner, quien se encuentra ingresada aquí desde marzo de 2019, por afectaciones de salud.

La fama de la medicina cubana y de la humanidad de los médicos de Cuba la tienen muy bien ganada, afirmó.

Como parte de las jornadas de la FIL, se entregaron los premios nacionales de Literatura, Edición Diseño, Historia, el lauro de poesía Nicolás Guillén y el de novela, cuento y ensayo Alejo Carpentier, entre otros.

La 29 edición también celebró el centenario del nacimiento del escritor, poeta y ensayista cubano Eliseo Diego, los 25 años de la Fundación Fernando Ortiz y el 80 cumpleaños de Miguel Barnet, presidente de Honor de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Durante 10 días, funcionaron como sedes colaterales el Pabellón Cuba, la Casa del ALBA Cultural, la Biblioteca Nacional José Martí, la Universidad de La Habana, el Centro Dulce María Loynaz, el Centro de Estudios Martianos y la Casa de las Américas.

Además de los intercambios entre editores, traductores, diseñadores e ilustradores, y las presentaciones de textos, se realizaron lecturas de poesía, espectáculos de música, teatro y danza.

De manera general, el evento concluirá el 12 de abril, en la oriental ciudad de Santiago de Cuba, luego de haberlo extendido a la mayoría de las provincias del país, con la previsión de ofertar más de cuatro mil títulos a lo largo del país y más de cuatro millones de libros.

Paroxismo del fenómeno Bukele


Rodolfo Cardenal*

NOTICIAS UCA   -   13/02/2020

La toma militar de la legislatura está en continuidad con la militarización de la seguridad pública y la exaltación del Ejército y la Policía. No es casualidad que el aparente motivo sea la autorización para negociar un préstamo de 109 millones destinado a financiar esa actividad. El despliegue de soldados, francotiradores y antimotines con armas de guerra forma parte de la lógica militar adoptada por el Gobierno de Bukele, ya exteriorizada en el desfile del 15 de septiembre. Al Ejército y la Policía les parece normal apoderarse del edificio legislativo y acosar a los diputados en sus residencias. Así como les pareció normal el terror desatado en las décadas de 1970 y 1980. Al presidente Bukele le parece normal el respaldo de unos militares y policías cooptados por “el encanto presidencial”. Casi todo el préstamo en disputa está destinado para adquirir equipo militar, incluido un barco de 13 millones de dólares para que el ministro contralmirante tenga al menos una nave. Olvidaron la apoliticidad constitucionalmente obligada.

El motivo de la toma militar de la legislatura y el llamado a la insurrección se escapa a la comprensión racional. La autorización estaba en camino y el banco no presionaba. Es más, la mentalidad predominantemente militarista de la mayoría de los diputados garantizaba el voto afirmativo. El origen del conflicto está en otro lado. No hace mucho, varios altos funcionarios desafiaron a los diputados al negarse a dar explicaciones sobre la crisis del agua. El secretismo del viaje a México del viceministro de Seguridad y carcelero mayor, a cuenta de una empresa mexicana que vende equipo de video vigilancia, enrareció aún más la discusión. Y con razón, porque, que se sepa, es la única empresa que retiró el formulario para licitar. Insultar y maldecir a los diputados no es diplomático y es inadmisible en un presidente. Bukele ya sabía que la legislatura se caracteriza por la displicencia, la holgazanería, el despilfarro y la imprevisibilidad. Si el bienestar ciudadano es la razón de sus apuros, por qué no ha mostrado el mismo interés en la aprobación de una buena ley del agua, de justicia transicional y de pensiones. Pareciera que la única razón de la toma era dejar claro “quién tiene el control de la situación”, es decir, un capricho presidencial.

Al presidente Bukele lo ha traicionado su talante empresarial tradicional. Ha equiparado, equívocamente, la presidencia del poder ejecutivo con la dirección general de una de sus empresas. Aquí, los deseos del jefe son órdenes y los empleados están pendientes de ellos. Pero eso no es posible en la presidencia de un órgano estatal, regulado por una ley fundamental que determina sus competencias. El presidente del Ejecutivo no puede ultrajar a los diputados, aun cuando le asista la razón; no puede usurpar la presidencia de la legislatura ni amenazar con disolverla si no acata su voluntad. Tampoco puede deslegitimar a la Sala de lo Constitucional. Las últimas actuaciones presidenciales no son “normales”, ni la ocupación militar es simple “presencia”, ni el presidente es “pacificador”, ya que él mismo convocó a las masas, las llamó a la insurrección, las agitó y luego las detuvo. Cabe reconocer, sin embargo, que tiene a su favor el enorme atractivo que el autoritarismo militar ejerce en la opinión pública y su elevada popularidad. Más reflejo del hastío que suscitan Arena y el FMLN que identificación con su política y su forma de gobernar. El fenómeno Bukele ahonda y consolida la debilidad institucional.

En estos asuntos, conviene dejar a Dios en paz. No solo porque el Estado es constitucionalmente laico, sino también porque está mandado no tomar su nombre en falso. El aborto de la insurrección popular, o el llamado a “la paciencia”, no es obra de Dios, sino del embajador estadounidense, del cuerpo diplomático, de la Unión Europea y de diversos organismos internacionales. Además, el Dios de Jesús condena tajantemente el uso de la violencia y se ocupa de las víctimas de la injusticia, de los desempleados y empobrecidos por la avaricia del capital y de los emigrantes que buscan trabajo y pan. Ninguno de ellos es prioridad para el presidente Bukele, atareado en la construcción de una base de poder con militares y policías.

En definitiva, ¿qué ha conseguido? Consiguió enajenarse aún más a los diputados, que con dificultad querrán autorizar la negociación del préstamo, pues el voto afirmativo tendrá visos de ceder al chantaje. Consiguió retrasar aún más la decisión legislativa, ya que ahora los diputados se aprestan a examinar con más detalle el préstamo. Consiguió una reconvención de la Sala de lo Constitucional y del Fiscal General, que incluye a la cúpula militar y policial, que habría violentado la Constitución. Consiguió renovar las fuerzas de la oposición, al proporcionarle munición fresca. Y consiguió estropear su imagen nacional e internacional, tan cuidadosamente construida, y encapotar “el buen clima” para la inversión y los negocios con los nubarrones de la inestabilidad política y social. Este malhadado fin de semana deja a un presidente Bukele disminuido y aislado, excepto para sus incondicionales. Recuperar las pérdidas es tarea cuesta arriba.

* Rodolfo Cardenal, director del Centro Monseñor Romero.

Philip Alston: "O España actúa contra la pobreza o habrá protestas como en Chile"


EXPERTO DE NACIONES UNIDAS

El relator de la ONU argumenta que el abandono de los pobres emerge desde la 'era Aznar', pasando por Zapatero y Rajoy. Tras visitar el país, pide valentía al nuevo gobierno de coalición y alerta de fuertes protestas si no se ataja la situación

EL PERIÓDICO   -   Elisenda Colell
BARCELONA - SÁBADO, 15/02/2020 - 10:23

Philip Alston, relator de la ONU de pobreza, fotografiado el pasado viernes 7 de febrero en Madrid. / DAVID CASTRO

Philip Alston, (1950, Australia) es el relator sobre extrema pobreza y derechos humanos de la ONU y profesor de Derecho de la Universidad de Nueva York. Tras dos semanas de visita por España, concluyó que había visto barrios "en peores condiciones que campos de refugiados". Este viaje es el último que hace en el cargo. 

¿Por qué eligió analizar España?
Debemos visitar los países del norte, no solo retratar la pobreza de los países del sur. En este mandato he evaluado EEUU y Reino Unido, los dos grandes países anglosajones. También China, Arabia Saudí, Malasia y Rumanía. Y viendo estadísticas europeas, España fue el país que más me llamó la atención. Es uno de los que tienen los problemas más serios, y a la vez está entre las economías más fuertes. Es un país muy importante, con mucha influencia en Latinoamérica y en Europa. Las políticas que se adoptan aquí marcan las que hacen otros países.

En su informe deja claro que en los años recientes los políticos españoles han gobernado para los ricos y se han olvidado del resto de la población. ¿Quién es el culpable?

Lo más grave es que no hay un único partido responsable de esto. Todos los gobiernos de los últimos 15 años han aplicado políticas neoliberales. Han ayudado a que las clases más altas incrementen sus riquezas, y no han hecho absolutamente nada para los más empobrecidos, que han aumentado. No hablamos de un único mandato. Nos podríamos remontar a las primeras privatizaciones de la 'era Aznar'.

¿Y qué políticas son las que lo han causado?

Han bajado impuestos para las rentas más altas y las grandes corporaciones para que tengan más beneficios. Tampoco han atacado la evasión fiscal de forma agresiva. Y por el otro lado, nadie ha afrontado el problema de la vivienda, no han gastado nada en vivienda social, no han mejorado la financiación para las escuelas, ni tampoco las prestaciones sociales. Han hecho que las clases altas sean un 26% más ricas, y los pobres lo sean aún más.

¿España está en la lista de países más neoliberales del mundo y no lo sabíamos?

No se ha ido tan lejos como Chile o el Reino Unido en la era de Margaret Tatcher, pero llevan más de una década siguiendo esta dirección. Esto es precisamente lo que quería decir cuando escribí que España se debe mirar bien de cerca al espejo. Los españoles se creen que su país es muy igualitario… pero esta imagen pertenece ya al pasado, la gente no es consciente de lo que está pasando. Y el nuevo Gobierno de coalición debería cambiar este rumbo de forma urgente.

Da la sensación de que tiene muchas esperanzas con el Gobierno de coalición…

Creo que es bueno el hecho de que el Gobierno y el vicepresidente Iglesias hablen de pobreza, España vaciada, desahucios... Espero que tengan el apoyo del resto de partidos para revertir esta situación. Parece difícil, pero me gustaría que los más vulnerables tomen relevancia y los políticos se vean obligados a abordar sus problemas.

En su informe también habla extensamente de la pobreza infantil, la segregación escolar… ¿Es uno de los temas que más le preocupa?

Uno de cada tres niños españoles es pobre. Los gobernantes deben aplicar serios programas para atajarlo. No se va a resolver solo. La pobreza es hereditaria, esto lo dice la estadística. Estos niños van a colegios de menos calidad, dejan antes los estudios… no acceden al ascensor social. Y si no se afronta, sí que va a salir muy caro.

¿Qué nos deparará el futuro?

Recomiendo a los políticos españoles que tomen nota de las protestas de los chalecos amarillos en Francia, las de Santiago de Chile… O se actúa contra la pobreza o habrá protestas como allí. Llegará un punto que el malestar de la gente se volverá incontrolable. Y la vivienda es un tema muy particular en España que si no se aborda en los próximos cinco años, acabará explotando. Es lo que está pasando en todo el mundo. España no es distinta.

¿Sobre la situación de los inmigrantes, qué opinión tiene?

Muchos mueren para llegar a España. Pero una vez aquí, los gobiernos pretenden hacer ver que no están y les fuerzan al mercado negro. Es importante que puedan vivir de forma decente.

Usted destacó la regulación del alquiler como una de las grandes medidas a adoptar, y lamentó que "solo se escucha a las inmobiliarias". ¿Este país se ha gobernado para los rentistas?

¿Qué es mejor, el libre mercado o que el Gobierno tome el control? En España nadie se ha hecho esta pregunta. Se ha aplicado la ideología, el neoliberalismo, especialmente con el problema de la vivienda. No se han intentado alternativas. Se podrían tomar muchas medidas contra el parque de pisos vacíos, aplicar impuestos, controlar el precio de los alquileres… Especialmente cuando el problema es de tal magnitud que están desahuciando personas de más de 80 años, que la gente joven no tiene donde ir a vivir... Es absurdo quedarse en los debates antiguos. Hace poco más de una semana, el Banco de España decía que el control de los alquileres no funcionaría. Pues mire, construir más vivienda social tampoco va a cambiar nada en los próximos cinco años. Hay que sofisticar el debate, tratar que otras propuestas estén también sobre la mesa.

En el caso de la España vaciada, pero también el chabolismo, la situación de los romanís... en su informe habla de políticos resignados.

Es triste, pero es lo más normal. Ningún político va a afrontar los problemas serios si no hay presión pública. Y estos tres problemas que ha nombrado se han ignorado. Hay que hacer ruido, decir ‘aquí hay un problema’ para que los políticos tengan que tomar partido y hagan algo.

¿Nadie escucha a los pobres?

Este es el rol que yo he venido a jugar. Tratar con personas que su voz no se suele oír, y desde la ONU le damos una dimensión internacional que puede ayudar.  Porque los de la otra balanza (las grandes empresas, las rentas más altas) están constantemente influyendo en la política en todos los niveles.

Bolivia, el primer Golpe contra el Estado Plurinacional


Ollantay Itzamná

En 2009, luego de casi dos siglos de República criolla excluyente, los movimientos campesinos e indígenas lograron instituir legalmente el Estado Plurinacional de Bolivia para prevenir la amenazante desintegración territorial y política del país suramericano. Y lo consiguieron. Es el primer intento en Latinoamérica multicultural.

El Estado Plurinacional, cuya narrativa jurídica fue construida de manera ascendente, mediante un proceso de asamblea constituyente, y sintetizado en los contenidos de la Constitución Política vigente, fungió y funge como una narrativa unificadora y esperanzadora en un país racializado, y en permanente amenaza de desintegración.

El racismo institucionalizado (desde el Estado republicano) y la demanda de las autonomías regionales (impulsado por los terrateniente y empresarios), fueron los motores discursivos que aceleraron la creación del Estado Plurinacional, además de las aspiraciones de soberanía y dignidad nacional anuladas bajo la tiranía neoliberal.

En 2019, una década después de su creación, el Estado Plurinacional sufrió el primer Golpe de Estado con expresas intenciones de anular simbólica y materialmente los logros de la plurinacionalidad e interculturalidad en dicha década.

El Golpe de Estado (10N, 2019), seguido de la actual dictadura delirante, no sólo mancilló/quemó la Wiphala (símbolo plurinacional), también masacró 34 indígenas que se resistían al Golpe, persigue y encarcela (sin contemplar el debido proceso) a las y los indígenas o no impulsores del Estado Plurinacional, clausuró 53 radios comunitarias indígenas, intentó prohibir la celebración del aniversario del Estado Plurinacional… El Golpe de Estado tenía como objetivo desbaratar al Estado Plurinacional.

¿Qué avances tuvo el Estado Plurinacional?

En los hechos, el carácter plurinacional de Bolivia, aparte de ser reiterado en 54 oportunidades en la Constitución Política actual (promulgada en 2009), está expresado en la Ley sobre Autonomías, y la Ley contra el Racismo. A nivel institucional, está la plurinacionalidad en los organismos Legislativo y Judicial. También están las 3 autonomías territoriales indígenas en ejercicio. Pero, aún falta mucho por hacer.

La década del Estado Plurinacional, en buena medida, estuvo centrada en la construcción/consolidación de la bolivianidad como identidad nacional. De la nación boliviana, esta vez dirigida e impulsada por una “élite” indígena. Esto quizás explique en alguna medida la apuesta del gobierno de Evo Morales por fortalecer materialmente el Estado central, postergando el reto de impulsar/promover la concreción del ejercicio de las autonomías territoriales indígenas.

En otras palabras, al parecer el Estado Plurinacional abonó más a la construcción de la identidad nacional (boliviana mestiza) que a la identidad plurinacional (eso indican los resultados del censo nacional 2012). Pueblos como el aymara, u otros, que avanzaban urgidos por la reconstitución de sus territorios o naciones, no lograron concebirse aún como naciones.

Para la etapa post dictatorial queda el reto de apostar más por las autonomías territoriales y el fortalecimiento de las identidades nacionales para afianzar y garantizar la vigencia de los logros del Estado Plurinacional. Sólo así, desde los territorios autónomos, se podrá hacer frente o frenar la reimposición violenta del sistema neoliberal.

Está demostrado que ni al imperialismo, ni al neoliberalismo, le importa la democracia o el Estado de Derecho. En ese sentido, se vislumbra que la contienda entre la vida y la muerte se librará en los territorios autónomos.


Ollantay Itzamná
Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos
@JubenalQ