martes, 19 de mayo de 2020

Pelosi llama “obeso mórbido” a Trump


CUBASÍ   -   19 MAYO 2020


La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se ha referido este lunes al hecho de que el presidente Donald Trump esté tomando hidroxicloroquina para prevenir el coronavirus, pese a que las autoridades sanitarias han recomendado no hacerlo. La demócrata aludió directamente a la salud del mandatario y lo llamó “obeso mórbido”.

“Es nuestro presidente y preferiría que no tome algo que los científicos no han aprobado, especialmente en su grupo de edad y, digamos, en su grupo de peso, que es obeso mórbido“, dijo Pelosi en CNN. “No creo que sea buena idea” que el mandatario tome el medicamento que desaconseja la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, por sus siglas en inglés).

Para referirse a Trump como “obeso mórbido”, Pelosi citó a los anteriores exámenes médicos de la Casa Blanca que lo ubican ligeramente por encima de lo que la red de Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) considera obeso.

Con una altura de 6 pies y 3 pulgadas, Trump pesaba 243 libras en 2019, cuatro libras más que el año anterior. Su índice de masa corporal (IMC) sería 30.4. CDC considera obesas a las personas con un IMC superior a 30.

Trump dijo este lunes en una mesa redonda con directivos de restaurantes que lleva semana y media tomando a diario hidroxicloroquina, un fármaco usado contra la malaria y que él ya ha promocionado en ocasiones anteriores. El anuncio del presidente recibió críticas -incluso de Fox News- ya que estudios científicos apuntan que ni la hidroxicloroquina ni la cloroquina son efectivas contra el coronavirus. FDA indica, además, que ambas pueden ocasionar problemas del ritmo cardíaco.

No es la primera vez que los dos líderes tienen encontronazos públicos. Durante el último discurso del Estado de la Unión, Trump le negó el saludo a Pelosi y ella respondió rompiendo la copia del texto que el mandatario le había entregado al principio de su intervención.

El comentario de la presidenta de la Cámara baja ocasionó una avalancha de mensajes en Twitter que pronostican una respuesta “enfadada” del presidente. El hashtag #morbidlyobese se convirtió en trendic topic minutos después de la entrevista en CNN.

“Va a perder la cabeza“, predijo otro tuitero ante las palabras de la demócrata y teniendo en cuenta que Trump es muy activo en la red social y suele poner sobrenombres a sus adversarios políticos.

El hambre lanza a centenares de chilenos a las calles para protestar


Caos en las alcaldías; el gobierno central no aclara ni cómo ni cuándo se distribuirán los comestibles

La Jornada  - 19 de mayo de 2020, p. 24

Protesta ayer en un barrio de Santiago para exigir el reparto de la comida que prometió el gobierno del presidente Sebastián Piñera. Foto Ap

Aldo Anfossi

Santiago. El hambre y la desesperación lanzaron ayer a centenares de vecinos de municipios pobres de Santiago y ciudades como Valparaíso, a protestar en las calles levantando barricadas, prendiendo fogatas y enfrentándose a carabineros que los reprimieron con cañones de agua y gas lacrimógeno, además de realizar varias detenciones.

Apenas la noche del domingo el presidente Sebastián Piñera había prometido distribuir 2.5 millones de cajas con alimentos en sectores vulnerables y de clase media, pero no dijo ni cómo ni cuándo se haría la repartición. Ayer, mientras ocurrían los enfrentamientos, salió apresuradamente a precisar que las provisiones llegarán a 70 por ciento de los hogares, directamente a las casas, y que eso ocurrirá esta semana o a principios de la próxima, pidiendo tranquilidad y compresión.

La promesa de comida hizo que centenares de personas se volcaran ayer a las municipalidades para obtenerla, pero los alcaldes no pudieron ofrecer respuesta porque el anuncio presidencial los tomó por sorpresa y no tenían información oficial. Ellos han reclamado durante semanas mayor respaldo desde el gobierno, tanto financiero como en mercancías, porque han agotado sus recursos en apoyo a sus comunidades.

La desesperación por conseguir alimentos hizo que se multiplicaran los llamados a protestar durante la noche del lunes, con un cacerolazo masivo justo al cumplirse siete meses del estallido social de octubre. Apenas oscurecía, en Villa Francia, al oeste de Santiago, se reportaba la quema de un autobús.

Las 32 comunas (alcaldías) del Gran Santiago, y seis aledañas, están desde el pasado viernes en una cuarentena que confina a más de 8 millones de personas, de las cuales unos 3 millones viven al día y si no salen a trabajar no pueden subsistir.

Sady Melo, alcalde de El Bosque, al sur de Santiago, con 162 mil habitantes de bajos ingresos, centenares de los cuales protestaron ayer, dijo que la crisis sanitaria tiene el rostro de la pobreza en nuestras comunas, está despertando la crisis social como consecuencia del problema de salud, por lo cual insistió en pedir al gobierno que las ofertas que haga, las cumpla. Se nos dijo que nos entregarían cien millones de dólares de libre disposición para alimentos o productos sanitarios, pero esos recursos aún no llegan.

Insistió en que nos habría gustado que Piñera nos hubiera preguntado cómo cooperar en la entrega de esas cajas con comida, e insistió en que somos nosotros los que estamos en la primera línea, enfrentando en el día a día a nuestras vecinas y vecinos.

Entrevistado para una televisora, un vecino reclamó airado que el Estado sólo está ayudando a los empresarios y a los bancos, pero aquí es la población la que sufre hambre, mientras otro dijo que están cobrando la luz, el agua, hay que comprar el gas, mucha gente paga renta y con qué, si nadie puede trabajar. El problema no es la cuarentena, es la ausencia de un Estado que no se preocupa por su pueblo.

El aislamiento social en Santiago se impuso luego de que la plaga se extendió desde los barrios ricos hacia las barriadas populares. Al respecto, Gonzalo Durán, alcalde de Independencia, al norte de Santiago, con 101 mil habitantes, se quejó de que las cifras que entrega el Ministerio de Salud esconden una realidad que enfrentamos en el territorio, aquella que muestra cómo el efecto de la pandemia está azotando con mayor fuerza a las comunas con mayor población vulnerable y que ello implica que hay más contagios y mayor letalidad, ahí donde se ha segregado a los más vulnerables.

Al respecto, Durán dijo que en el municipio a su cargo la tasa de pruebas que han dado positivo al Covid-19 supera 80 por ciento, y la de letalidad está lejos de estabilizarse, con cifras que rebasan el doble de las de los barrios ricos.

Cristián Fuentes, académico de la Universidad Central, lamentó este nuevo error del gobierno, que hace anuncios sin establecer fecha ni dar mayores detalles, después habla de este fin de semana o la próxima, no se sabe a quién le van a comprar los alimentos ni cómo se distribuirán. Todo mal.

A las 21 horas de ayer (hora local) comenzó en Santiago y en otras ciudades del país un cacerolazo convocado tanto en conmemoración de los siete meses del alzamiento social iniciado el año pasado, como en protesta contra el gobierno por el manejo errático de la crisis sanitaria. Se reportaban también bloqueos de calles, barricadas y enfrentamientos con carabineros en lugares como Villa Francia, población La Pincoya, y en las comunas de Peñalolén, La Granja y Estación Central.