martes, 7 de julio de 2020

Bolsonaro da positivo en la prueba de coronavirus

RT   -    7 jul 2020 15:15 GMT 

El pasado fin de semana, el presidente y varios de sus ministros almorzaron con el embajador de EE.UU. en Brasil, Todd Chapman.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Adriano Machado / Reuters 

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de 65 años y un escéptico de la pandemia, dijo este martes a la prensa que la prueba de coronavirus que se realizó dio positivo. 

La alarma sobre el estado de salud del mandatario saltó el lunes cuando Bolsonaro comentó a sus seguidores que se había realizado una placa en los pulmones y se iba a hacer un test del covid. 

"Estoy bien, estoy normal, en comparación a ayer, estoy bien. Estoy hasta con ganas de caminar, pero por recomendación médica no la haré", dijo Bolsonaro, con la mascarilla puesta, en una entrevista colectiva en su residencia oficial.  

Asimismo, añadió que los síntomas comenzaron el domingo y se agravaron el lunes, cuando tuvo 38º de fiebre y este martes bajó hasta los 36º. 

El presidente se está tratando con hidroxicloroquina, un fármaco del que es un fiel defensor a pesar de que no se ha comprobado su efectividad para combatir el virus.  

Pocos minutos antes de finalizar la entrevista, se alejó de los periodistas y se quitó la mascarilla. "Estoy bien", volvió a decir. Y como ha reiterado en muchas ocasiones, Bolsonaro  destacó que los efectos colaterales para luchar contra el virus no pueden ser peores que la propia enfermedad. 

El pasado fin de semana, Bolsonaro y varios de sus ministros almorzaron con el embajador de EE.UU. en Brasil, Todd Chapman. Todos posaron sin mascarilla y sin respetar la distancia social.  

"No hago milagros" 

Durante estos meses, Bolsonaro no ha cumplido con las recomendaciones sanitarias y ha asistido a numerosos actos públicos sin mascarilla, sin respetar el distanciamiento social y provocando aglomeraciones entre la población. 

Además, se ha opuesto al cierre de los comercios y a las cuarentenas. Con país 1.623.284 infectados y 65.487 muertos en el país, el mandatario ha flexibilizado la ley sobre el uso de la mascarilla en lugares públicos como medida preventiva para evitar los contagios.  

El hecho de que Bolsonaro nunca lleve mascarilla en Brasilia, de uso obligatorio en la capital desde el 30 de abril, llevó a un juez federal a obligarle a utilizarla en espacios públicos, pero otra magistrado anuló el fallo días después al considerarlo "innecesario". 

Desde que comenzó la pandemia, el presidente ha dejado una buena colección de frases en las que ha menospreciado la situación. "¿Qué quiere que haga? Soy Mesías, pero no hago milagros. La vida es así", dijo al ser preguntado sobre las muertes por el virus, y refiriéndose a su segundo nombre, Mesías 

"Mañana seré yo. Lógicamente, uno quiere tener una muerte digna y dejar una buena historia", añadió.

Tres pruebas previas 

El mandatario se había realizado tres pruebas previas de detención del coronavirus, pero no quiso hacer públicos los resultados. En mayo, el diario O Estadao de S. Paulo exigió conocer las pruebas y la Corte Suprema obligó presentarlas al Gobierno. Todos los resultados dieron negativos.  

Una de las pruebas realizadas a Bolsonaro se hizo en marzo después de un viaje oficial a EE.UU.. Durante ese mes, al menos 23 personas que participaron en el viaje e hicieron el test dieron positivo de coronavirus, entre ellos, el secretario de Comunicación de la Presidencia, Fábio Wajngarten. 

La gestión de la crisis por parte de Bolsonaro, que ha calificado la pandemia de "gripecita", provocó la salida de dos ministros de Salud, uno fue despedido y el otro dimitió. 

También ha protagonizado toda una serie de encontronazos con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y ha ignorado las medidas aconsejadas por el organismo internacional.


lunes, 6 de julio de 2020

EL SALVADOR: Carta “respetuosa” al Presidente de la República

Presidente, se ha peleado con todo el mundo; cada vez que alguien piensa diferente a Usted o propone algo distinto a sus ideas, lo ataca y lo insulta. ¿Hasta dónde va a llegar?

POR ÓSCAR PICARDO JOAO* 

EL SALVADOR.COM  -  JUL 06, 2020- 11:34 

Fui su maestro y conocido de su padre. Estoy seguro que ni yo, ni los destacados docentes de la Escuela Panamericana de los años 90, ni mucho menos su padre, le enseñamos a faltar el respeto. Me llamó “loco” e “imbécil” y además mintió afirmando que yo anuncié el fin de la pandemia para el 1 de julio. Puede leer el informe –que no ha leído- titulado “El Salvador y el COVID19: Modelos matemáticos, datos y perspectivas”; ahí encontrará los datos y proyecciones más realistas que hay sobre la pandemia en El Salvador. 

Otras proyecciones de MatLab que publicamos en la revista Disruptiva con el modelo Milán Batista pronosticaron el fin de casos para julio –no fui yo- y se basaron en los datos de dudosa credibilidad que presenta su gobierno, y que además fueron alterados por los pésimos manejos de los casos: CENADE, insumos agrícolas, ISNA, Asilo Sara, Centros Penales, entre muchos otros. Sólo le recuerdo –aunque no entienda o comprenda muy bien- que la eficiencia de los modelos matemáticos depende de la calidad de los datos con que se cargue. Como sea, presidente, entre su proyección del 20 de marzo de 3,145,728 contagiados, y la nuestra del 8 de abril de 14,916, usted sabrá quién es el “loco” y el “imbécil” (la cita está en la página 36 del informe; y cita es una referencia bibliográfica…). 

En mis 30 años de academia he aprendido algo muy importante: “No discutir con ignorantes y tampoco faltarles el respeto (aunque sea el presidente de la República)”; siempre se deben administrar los disensos con diálogo, con ideas, de manera razonable, y sobre todo con sentido ético. Insultar a alguien demuestra la estatura “moral”, su educación y su capacidad de resolver las diferencias. El insulto es una pésima salida de emergencia, y define muy bien a quién lo infiere más que al que lo recibe (Diógenes de Sínope o el Cínico; no tengo mucho espacio para explicar a los pre-socráticos, pero se lo recomiendo, la filosofía ayuda a desideologizar). 

Debo entender que le molestó “muchísimo” la propuesta de Cerco Epidemiológico Inteligente (CEI) que diseñamos para el Municipio de San José Villanueva; se trata de un proyecto basado en “educación y tecnologías”; informar y educar a la gente y utilizar la geolocalización y mapas interactivos para evitar el contagio. ¿Qué tiene de malo esto?, ¿Por qué cree que causará una masacre?, ¿no estará causando más daño su enfoque?, no entiendo por qué rechaza otra propuesta que no sea la suya ¿está satisfecho con sus resultados?, ¿por qué rechaza todo sin leer, sin conocer, sin comprender?, ¿le importa en verdad la salud de la gente? Reconozco con madurez lo bien y oportuno que actuó al inicio de esta pandemia, pero ahora ¿no cree que le podemos ayudar? Más que sus insultos, me ofende su desinterés y desprecio a la academia salvadoreña, yo soy un vocero de un equipo. 

Presidente, se ha peleado con todo el mundo; cada vez que alguien piensa diferente a Usted o propone algo distinto a sus ideas, lo ataca y lo insulta. ¿Hasta dónde va a llegar? Yo no soy político, no me interesa, ni tengo vínculos con ningún partido, sólo administro y hago ciencia; me rodeo de académicos muy destacados, estudio, aprendo cada día, y escribo; también diseño y publico encuestas ¿esto si lo sabe, verdad? Nunca he tenido un vínculo ideológico con ningún instituto político. En algún momento de mi carrera académica he brindado servicios breves o consultorías específicas al Ministerio de Educación, al Banco Interamericano de Desarrollo, al Banco Mundial, a USAID, AECI, Unión Europea; también asesoré –por solicitud de mi Rector- durante 11 meses al Diputado Reynaldo Carballo y creamos una propuesta de Ley de Políticas Públicas Educativas de Largo plazo, e inmediatamente, al ver que no había resultados renuncié. Nunca me han pagado por escribir, y llevo orgullosamente 25 años de ser columnista, generalmente en temas educativos.

Comprendo que esto de ser presidente y de estar en una tensión compleja con los demás poderes del Estado lo ha de tener estresado, no es fácil; pero si sigue insultando, agraviando, injuriando, ultrajando, hará la tarea más difícil. Piense antes de escribir, es saludable, no sé si sabe que en el cerebro hay ocho constructos o inteligencias múltiples (M. Levine y H. Gardner), uno de estos sistemas administra la inteligencia emocional, social o empática, y es muy importante para persuadir y para manejar sus relaciones. Creo que su esposa que trabaja ahora en educación en primera infancia y es además es especialista en psicología prenatal le puede explicar. 

Bueno, eso es todo, no sé si leerá esta carta o alguien se la comentará. Como sea me despido, muy triste, porque yo siempre estimo a mis estudiantes, y por ninguna razón les faltaría el respeto, pero quería hacer público lo que pienso hoy de usted: simplemente me ha decepcionado, y siento que he fallado como docente. 

*  Óscar Picardo Joao, investigador de la Universidad Francisco Gavidia

 

CONTEXTO: 

Nayib Bukele @nayibbukele

Llamen a las potencias mundiales: ¡El loco de la Gavidia (que decía que el #COVID19 se acababa el 1 de julio) y @ErickRSalguero, encontraron la solución a la pandemia! Van a causar una masacre. Aún mayor de lo que ya causaron. ¿Cuándo concentraron tanto poder estos imbéciles?

5:12 p. m. · 5 jul. 2020·Twitter for iPhone


Se propaga en Corea del Sur una cepa de coronavirus seis veces más infecciosa que la original

RT   -   6 jul 2020 16:44 GMT 

Esta variante del virus podría haber llegado al país asiático a través de alguien que arribó de EE.UU. o Europa entre marzo y abril, antes de que Seúl intensificara las medidas restrictivas.

Kim Kyung-Hoon / Reuters 

La cepa del nuevo coronavirus que actualmente se está propagando en Corea del Sur tiene su origen en Europa y EE.UU., y es seis veces más infecciosa que la original que surgió en China, informan medios surcoreanos. 

El GISAID, iniciativa internacional para compartir secuencias del genoma de los virus operada por la Organización Mundial de Salud (OMS), clasifica el SARS-CoV-2 en seis cepas: S, V, L, G, GH y GR. En China, donde se originó el nuevo coronavirus, prevalecieron los clados S y V.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC) ha realizado el análisis de 526 muestras de genoma de los pacientes diagnosticadas con covid-19. La variante, que pertenece al clado GH y que ha circulado en gran medida en países europeos y Estados Unidos, ha sido encontrada en 333 muestras (63,3 por ciento del total general), seguida de la cepa V, detectada en 127 muestras. 

Esto implica que el virus podría haber llegado al país asiático a través de alguien que arribó de esas regiones en marzo y abril antes de que Seúl intensificara los controles a las personas que llegaban desde el extranjero. 

"Según lo interpretamos, el virus que pertenece al clado de GH está circulando recientemente porque tuvimos muchas llegadas de Europa y EE.UU. en marzo y abril, y el virus importado ahora está impulsando las transmisiones comunitarias", explicó el director de KCDC, Jeong Eun-kyeong, en una sesión informativa. 

Por primera vez, las autoridades sanitarias del país encontarron la cepa GH del nuevo coronavirus a principios de abril en casos registrados en la provincia de Gyeongsang del Norte. Asismimo, este clado fue detectado en algunos de los casos que están vinculados a Itaewon, el distrito de fiestas de Seúl, registrados a principios de mayo, agregó Jeong. 

Las variantes encontradas en las muestras de genoma de coronavirus en febrero y marzo, cuando el país reportó cientos de casos vinculados a una iglesia en la ciudad de Daegu y un hospital en la provincia de Gyeongsang del Norte en el pico del brote de covid-19, pertenecían a los clados S y V.


Peter Piot: “Solo estamos al comienzo de la pandemia de coronavirus”

El veterano virólogo belga opina que la segunda ola podría adoptar una forma distinta a la primera 

EL PAÍS  -  ANNETTE EKIN|HORIZON  -  02 JUL 2020 

El virólogo e investigador belga, Peter Piot, que ha pasado los últimos 40 años siguiéndoles la pista a distintos virus y luchando contra ellos. 

Estamos solo al comienzo de la pandemia de coronavirus, aunque la segunda ola podría adoptar una forma distinta de la primera. Lo afirma el veterano virólogo Peter Piot, que ha pasado los últimos 40 años siguiéndoles la pista a distintos virus y luchando contra ellos. El profesor Piot (Lovaina, 1949) colaboró cuando tenía 27 años en el descubrimiento del ébola y ha liderado la lucha contra el VIH y el sida. El científico, director de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres en el Reino Unido, y asesor especial sobre el coronavirus para la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, , contrajo el SARS-CoV-2 a comienzos de este año. En esta entrevista habla de la manera en que la covid-19 ha cambiado su punto de vista sobre la enfermedad, de por qué necesitamos una vacuna y de las consecuencias de la pandemia a largo plazo. 

Pregunta. Tras 40 años buscando virus, recientemente se las ha visto de cerca con el coronavirus. ¿Cómo se encuentra? 

Respuesta. Tardé tres meses en recuperarme desde que me puse enfermo, pero ahora vuelvo a sentirme más o menos normal. Sin embargo, [mi experiencia] me ha enseñado que la covid-19 es algo más que gripe, o bien una enfermedad, que hace que el 1% tenga que recibir cuidados intensivos y muera. Entre esos dos extremos hay mucho. Pero me ha servido para entenderlo mejor. Ahora conozco el virus desde dentro, no solo por estudiarlo o luchar contra él. Es una perspectiva muy distinta. 

P. ¿En qué sentido? 

R. Ante todo, esta es una crisis relacionada con los seres humanos. Buena parte de las comunicaciones oficiales sobre la covid-19 hablan de aplanar la curva, y apenas de seres humanos. En segundo lugar, en cuanto a la percepción, el hecho es que no es una cuestión de “o gripe o cuidados intensivos”. Va a dejar a mucha gente con afecciones crónicas. Por eso, personalmente, me hace sentirme doblemente motivado para luchar contra el virus. Tras haber luchado contra virus la mayor parte de mi vida, ahora uno me ha alcanzado, pero pienso que es también la experiencia humana la que cambia las cosas. Es lo que en neerlandés denominamos ervaringsdeskundige [un experto que ha aprendido de la experiencia]. Viene de la política social. De modo que no se trata de que los expertos les digan a las personas lo que es bueno para ellas. También se habla con los afectados. Y yo procedo del movimiento del sida. En el VIH, ni se nos ocurría diseñar, desarrollar, y ni siquiera investigar sin involucrar a pacientes infectados de VIH. Y esa es más o menos mi forma de pensar. 

P. En la actualidad hay más de nueve millones de casos de covid en todo el mundo y la pandemia se está extendiendo por Latinoamérica. ¿Cuál es su perspectiva de la situación actual? 

R. Bueno, francamente, lo primero es que las cifras se quedan cortas, sin duda, porque estos son los casos confirmados. De modo que probablemente estemos más cerca de superar con creces los 20 millones, y pronto, el medio millón de muertes. Junto con el VIH, convertido ahora en una epidemia silenciosa que sigue matando a 600.000 personas cada año, y la gripe española [de 1918], el coronavirus es ciertamente no solo la mayor epidemia, sino también la mayor crisis social en tiempos de paz. Si pensamos en Europa, prácticamente todos los países han logrado contener la expansión del virus, y esa es una buena noticia. Las sociedades están volviendo a ponerse en marcha y relajando algunas medidas. Y ahora tenemos que prepararnos para la llamada segunda ola. Espero que no sea un tsunami, sino algo más parecido a los brotes que ya tenemos, por ejemplo, en una empresa cárnica de Alemania, o en lugares de ocio nocturno, en Corea. En el Reino Unido seguimos teniendo brotes en algunas residencias de ancianos. Creo que ahora tenemos que prepararnos para eso. Lo cierto es que estamos solo al comienzo de esta pandemia. Mientras haya personas propensas a infectarse, el virus estará muy dispuesto a hacerlo, porque necesita nuestras células para sobrevivir. 

“Mientras haya personas propensas a infectarse, el virus estará muy dispuesto a hacerlo, porque necesita nuestras células para sobrevivir” 

P. ¿Hay alguna razón para el optimismo? 

R. La buena noticia es también la colaboración científica, que no tiene precedentes. Es difícil seguir el ritmo de la nueva información y de la ciencia que se está publicando sobre algo que, aunque parezca increíble, tiene solo cinco meses. A veces me digo: “Dios mío ¿cómo voy a mantenerme informado de todas las publicaciones?” Pero, por otra parte, es un problema bueno, porque en las anteriores epidemias la información no se compartía. También es insólito que las empresas y los países estén invirtiendo enormemente en el desarrollo de vacunas, medicamentos y demás. De modo que es un rayo de esperanza.

P. Si estamos solo al comienzo de la pandemia, ¿cuánto podría durar? 

R. No dispongo de una bola de cristal, pero podría durar varios años. Yo diría que, a corto o medio plazo, una vacuna supondría una enorme diferencia, aunque dudo de que sea una vacuna eficaz al 100%. Hemos oído promesas de que en octubre dispondremos tal vez de cientos de millones de vacunas. A todos los efectos prácticos, es más probable que sea en 2021, y eso realmente podría ayudar a controlar la epidemia en gran medida. Pero seguiremos teniendo que cambiar nuestra forma de relacionarnos con los demás. Si nos fijamos en Japón, por ejemplo, desde hace generaciones se ponen mascarilla para proteger a los demás, incluso cuando tienen un simple resfriado. De modo que, además de esperar esta vacuna mágica, hace falta un cambio de conducta a gran escala. 

“Yo diría que, a corto o medio plazo, una vacuna supondría una enorme diferencia, aunque dudo de que sea una vacuna eficaz al 100% 

P. El maratón de donantes organizado por la Comisión Europea ha recaudado casi 10.000 millones de euros en donaciones, que se repartirán entre vacunas, tratamientos, pruebas y el refuerzo de los sistemas sanitarios. En su opinión, ¿cuáles son las prioridades para gastar este dinero? ¿Y es suficiente? 

R. Este maratón de donaciones es necesario por dos razones: para asegurarnos de que haya dinero y para garantizar el acceso equitativo a las vacunas y otros recursos. La mayor necesidad es el desarrollo de la vacuna y su fabricación. Pero lo más importante es que [los fondos] no son solo para investigación y desarrollo, sino también para crear mecanismos que permitan el acceso de países pobres o que no son productores de vacunas. Podría pensarse que es muchísimo dinero, pero no es suficiente. 

P. ¿Por qué no? 

R. Lo insólito, también, es que estamos hablando de miles de millones, no millones, de personas a las que hay que vacunar. Nunca se ha intentado. Aproximadamente 4.000 o 5.000 millones de personas necesitarán acceder a esta vacuna. Y eso significa también miles de millones de viales de vidrio para envasarla. Hace falta ocuparse de todas estas cosas básicas. Empresas y Gobiernos tienen que apostar e invertir en la fabricación de vacunas sin saber siquiera si esa vacuna va a funcionar de hecho. Es un gran reto, pero por eso hace tanta falta también dinero público, porque va a ser un bien público. Y está también el problema del “nacionalismo de la vacuna”. Empezó cuando Estados Unidos dijo que las vacunas producidas en Estados Unidos serían para los estadounidenses. Y si todos los países empiezan a hacer eso, la mayoría de los habitantes del mundo quedarán excluidos, porque solo unos cuantos países producen vacunas. 

“El ‘nacionalismo de la vacuna’ empezó cuando Estados Unidos dijo que las vacunas producidas en Estados Unidos serían para los estadounidenses. Y si todos los países empiezan a hacer eso, la mayoría de los habitantes del mundo quedarán excluidos” 

P. ¿Cómo nos aseguramos entonces de que no se deja a nadie de lado? 

R. Es la gran pregunta. Pienso que, en definitiva, va a ser una cuestión política. Y por eso insisto en que el acceso equitativo debe formar parte de la iniciativa de donaciones puesta en marcha por la Comisión. No se trata solo de reunir dinero para desarrollar la vacuna. Se trata de reunir dinero para desarrollar una vacuna accesible para todos los que la necesiten. Es muy distinto. 

P. El mes pasado, declaraba usted en una entrevista que aprendemos a medida que navegamos y que sin vacuna no podrá reanudarse la vida normal. ¿Sigue pensando lo mismo? 

R. De manera un poco más matizada. Ahora digo que vamos aprendiendo a medida que corremos porque navegar es un poco lento. En estos momentos, todo el mundo corre. Y sigo pensando que, sin vacuna, va a ser extremadamente difícil recuperar una sociedad normal. Todo dependerá de que las vacunas protejan contra la transmisión. En otras palabras, de que si yo me vacuno no pueda coger la enfermedad o, como en el caso de la gripe, que la vacuna sea especialmente útil para prevenir el desarrollo de enfermedad grave y la mortalidad. Hay muchos elementos desconocidos. En mi opinión, constituye la mayor prioridad para la ciencia y para la respuesta, porque si no hay vacuna, significará que tendremos que convivir años con este virus. 

P. ¿Hay alguna candidata a vacuna que le entusiasme y que pueda destacar sobre las demás? 

R. No, porque hay unas cuantas. Pero lo hermoso en este momento es que hay muchos enfoques muy distintos para obtener una vacuna. Las hay de ARN (mensajero) y otras que utilizan métodos más tradicionales. Personalmente, soy agnóstico. 

P. Incluso aunque una vacuna pueda impedir que la gente enferme, ha mencionado que muchos padecerán afecciones crónicas. ¿Cómo debería organizarse la respuesta a más largo plazo? 

R. Estamos todos ocupados con la crisis aguda y, aunque ahora tenemos un poco de tiempo para prepararnos para estos brotes de la segunda ola, también necesitamos mirar a más largo plazo. Esto es evidente en lo que respecta al impacto económico y social, pero también para el impacto en la salud mental que ha tenido no solo la epidemia, sino también las medidas para contrarrestarla –confinamiento, niños que no van al colegio, etcétera– que podrían realmente exacerbar las desigualdades y las injusticias sociales. A menudo, las epidemias revelan las líneas divisorias de la sociedad y acentúan las desigualdades. Es algo que va mucho más allá de los aspectos biológicos y médicos, pero es lo que tenemos que planificar ahora.

 

Este artículo ha sido originalmente publicado en inglés en Horizon, la revista de investigación e innovación de la UE. La investigación de este artículo fue financiada por la UE. 

Traducción de NewsClips.


En Cuba ningún paciente con la COVID-19 ha vuelto a contagiarse

Aunque en nuestro país algunos de los pacientes positivos al nuevo coronavirus SARS-COV-2, luego de haberse dado de alta clínica, han vuelto a ser hospitalizados, en ningún caso ha sido por haberse contagiado nuevamente con la COVID-19, sino por padecimientos crónicos previos como, por ejemplo, enfermedad pulmonar obstructiva o insuficiencia cardiaca, informó el doctor Francisco Durán 

GRANMA  -   Yaditza del Sol González | internet@granma.cu

6 de julio de 2020 00:07:13

Foto: Rusia Today 

Aunque en nuestro país algunos de los pacientes positivos al nuevo coronavirus sars-cov-2, luego de haberse dado de alta clínica, han vuelto a ser hospitalizados, en ningún caso ha sido por haberse contagiado nuevamente con la COVID-19, sino por padecimientos crónicos previos como, por ejemplo, enfermedad pulmonar obstructiva o insuficiencia cardiaca, informó el doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública. 

Durante la conferencia de prensa que diariamente actualiza sobre la situación epidemiológica, Durán precisó que en el mundo sí se han presentado varios casos de personas que han tenido una recaída de la enfermedad, después de haber rebasado anteriormente los síntomas. 

Por otra parte, destacó que en los protocolos de salud cubanos para la covid-19 existe un tratamiento para cada fase, desde que el paciente es sospechoso, contacto de un caso, cuando se confirma como positivo, y también según su evolución clínica. 

En el caso del llamado protocolo cinco, indicó, la novedad es que se aplica una diferenciación entre los casos sintomáticos y asintomáticos. En estos últimos, y cuando son adultos, ejemplificó, se emplean solo productos nacionales como el Interferón y el Heberferón, en dependencia del requerimiento del paciente. 

Respecto a los indicadores sanitarios, que se evalúan para establecer las fases de la recuperación, Durán señaló que lo primero que se tiene en cuenta es la tasa de incidencia por provincias, y la disminución de este indicador durante los últimos 15 días. 

«En Cuba esa tasa es actualmente de 0,54 por 100 000 habitantes, con 61 casos en los últimos 15 días, lo que representa una disminución del 58 %».

Otro de los indicadores, dijo, es el número reproductivo, que no es otra cosa que el factor de contagio de cada individuo. Para la fase uno se establece que debe ser uno, para la fase dos menos de uno y para la tres menos de 0,95, detalló. 

«En los últimos 15 días ha sido de 0,65; o sea, se cumple para las tres fases en todas las provincias», afirmó. 

Fuente: Minsap


Economía de China logra expansión en segundo trimestre de este año, afirman expertos

XINHUA  -   2020-07-06 17:29:43

BEIJING, 6 jul (Xinhua) -- La economía de China volverá a lograr crecimiento positivo en el segundo trimestre de este año, mostrando nuevos signos de recuperación tras la epidemia de COVID-19, según anticiparon expertos. 

Li Chao, economista de Zheshang Securities, considera que el producto interno bruto (PIB) del país comenzó la expansión en el segundo trimestre y aumentará en más de un 6 por ciento en el tercer y cuarto trimestre, tras una contracción en el primer trimestre. 

Por el lado de la oferta, la reanudación del trabajo y de la producción se ha completado básicamente, explicó Li, citando la expansión del Índice de Gerentes de Compras por encima del umbral del ciclo de auge y caída durante cuatro meses consecutivos y la recuperación de la producción industrial de valor agregado. 

La reactivación de la inversión en infraestructura y en el sector inmobiliario alimentará el crecimiento económico, mientras que el consumo y las exportaciones también darán estímulo, sostuvo el economista. 

China no ha fijado una meta específica para el crecimiento económico en 2020, lo que demuestra que no se meterá en un aluvión de políticas de estímulo fuertes, comentó Li. 

En cambio, el Gobierno chino coordinará las políticas monetarias, fiscales y financieras para estabilizar el empleo y garantizar el nivel de vida, al mismo tiempo que apoyará los proyectos clave, ayudará a las pequeñas y medianas empresas a hacer frente en los tiempos difíciles y sacará a la gente pobre de la pobreza, manifestó el experto. 

Los datos económicos de mayo suponen bases sólidas para cambios positivos en el panorama económico, subrayó a su vez Hua Changchun, economista de Guotai Junan Securities.


VUELVE A NUESTRA MEMORIA “LA PERFIDA ALBION”

Por Pedro Martínez Pírez 

El intenso y fructífero trabajo de Cuba frente a la pandemia, dentro y fuera de las fronteras del archipiélago cubano, no impidió que en estos días el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez patentizara su plena solidaridad con el gobierno de Nicolás Maduro, ante la retención del oro venezolano por el Banco de Inglaterra. 

El Jefe de Estado de Cuba, al citar al Poeta Nacional Nicolás Guillén, recordó en su cuenta de la red social Twitter, a los piratas Francis Drake y Henry Morgan, al calificar el hecho de robo descarado del oro venezolano para apuntalar al títere Juan Guaidó. 

La vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, al calificar de piratería la decisión de un juez británico de primera instancia, quien tomó una extravagante decisión sobre el reconocimiento del alucinante Juan Guaidó como supuesto Jefe de Estado de la nación suramericana, anunció que Venezuela apelaría ese fallo, que consideró en sintonía con las acciones de Washington para tratar de subvertir el orden constitucional en la patria de Simón Bolívar. 

Como parte de la escalada yanqui contra el proceso bolivariano el gobierno del presidente Donald Trump despojó a Venezuela de la empresa petrolera Citgo, que operaba una refinería y varias gasolineras en territorio de los Estados Unidos. 

Y en el colmo de su vileza la Casa Blanca utiliza los fondos de Citgo para financiar al sector de la oposición que encabeza Juan Guaidó contra el gobierno constitucional de Venezuela. 

Lo paradójico de la situación es que Gran Bretaña, España y otras naciones europeas mantienen sus embajadores en Caracas, reconocidos por el gobierno legítimo de Nicolás Maduro, el único realmente existente en Venezuela. 

La decisión de un juez británico de primera instancia, en línea con la política de Washington contra el gobierno constitucional de Venezuela, ha traído a la memoria de muchos latinoamericanos y caribeños el antiguo calificativo de “la Pérfida Albión”. 

Y todo esto en momentos en que el inquilino de la Casa Blanca parece nadar contra la corriente en su empeño por la reelección y en el libro del conservador John Bolton, ex asesor de Donald Trump, se desdibuja la figura del títere Juan Guaidó. 

La Habana, 6 de julio de 2020