viernes, 6 de abril de 2018

CAPITALISMO Y DEMOCRACIA SON OPUESTOS


Por Manuel E. Yepe

El orden socioeconómico capitalista es sinónimo de libertad sólo para quien acepte que la primera de las libertades debe ser para el capital y que el dinero ha de estar libre para comprarlo todo. Cuando se restringe la capacidad del dinero para adquirir los bienes que sustentan la vida en sociedad o se impide que estos se comporten a la manera de una mercancía más, susceptible de ser comprada y vendida, se restringe al capitalismo.

Por eso es tan importante para el capitalismo que la conciencia ciudadana haya sido manipulada por el sistema y ganada para la idea de que “capitalismo” es igual a “democracia” y que cualquier atentado contra la libertad del dinero para adquirir cualquiera de los bienes terrenales y morales de la sociedad es una agresión contra la democracia.

¿Usted se imagina qué sería su país, y este planeta, si los médicos, los educadores, los tribunales, los gobiernos, los medios de producción y de servicios, los de información, las expresiones culturales y hasta las condiciones para hacer el amor estuvieran al alcance y servicio de todos por igual en una sociedad en la que el dinero no pueda determinar diferencias en la calidad y urgencia de las prestaciones?

Pero como ello distorsionaría el precario asimétrico equilibrio presente en casi todas las sociedades nacionales en el planeta, el capitalismo necesita que tales ideas continúen al margen de las aspiraciones ciudadanas.

Porque para el capitalismo sería terrible que una persona con muchos recursos económicos se vea condenada a la misma calidad de vida e iguales condiciones de tratamiento y posibilidades de curación, en casos de enfermedad, que los que carecen de dinero suficiente.

Porque desde una óptica capitalista no se puede considerar lógico que los descendientes de las personas adineradas tengan que compartir las mismas aulas y calidad de educación con los hijos e hijas de las familias pobres.

Porque a un buen burgués no le parece racional que pobres y ricos sean juzgados, en caso de delinquir, con el mismo rasero, ni que compartan galeras en prisión cultos millonarios corruptos con rústicos y hambrientos delincuentes comunes.

Porque en los sistemas electorales del capitalismo no debe ocurrir que gobernantes electos prescindan, en sus campañas por los cargos, de las donaciones que les hagan las personas y entidades más ricas, influyentes y responsables de la sociedad, a fin de que, en su futuro desempeño como dirigentes, se consideren obligados a proteger la seguridad de los capitales corporativos y los del segmento más importante y poderoso de la nación.

Porque en el orden capitalista solo es libre la prensa si el capital privado puede comprar emisoras de radio y televisión, revistas, periódicos, agencias de noticias o cualquier otro medio para estar así en condiciones de cuidar con eficiencia que lo que se publique sirva a sus intereses propios, que son los determinantes en el conjunto de la sociedad burguesa.

Porque el sistema capitalista necesita que lo mejor del arte y la cultura nacional e internacional pueda exhibirse o importarse para el disfrute de la élite culta de la sociedad que dispone de los recursos capaces de sufragar, por medio de la publicidad, los gastos que ello implica.

Porque en una sociedad capitalista es saludable que todo esté estructurado de modo que el atractivo principal para las relaciones de género sea el dinero y la posición económica, para que las más bellas mujeres y los hombres más guapos se sientan atraídos, respectivamente, por los hombres y las mujeres con mayor patrimonio, sin extrañas consideraciones como la comprensión, la bondad, la sensibilidad u otros argumentos sentimentales, o de otro modo subjetivos.

Para el capitalismo, estimular la competitividad y la lucha por la ganancia como motores del progreso, en cualquier nivel de la economía, brinda los mayores dividendos y cualquier consideración distinta -moral, ética o patriótica, por ejemplo- limita el desarrollo de la nación.

Cuando falte cualquiera de las condiciones enunciadas, o se encuentren éstas amenazadas por la incomprensión de que ellas son consustanciales al capitalismo y que éste es lo mismo que la democracia, debe actuarse con premura y sin clemencia.

Así lo hace sistemáticamente el capitalismo moderno, por intermedio del gobierno de los Estados Unidos y de las oligarquías que le son sumisas, en cualquier parte del mundo.

La errática actuación hegemónica de Estados Unidos en años recientes ha contribuido mucho al desprestigio del modo de vida capitalista a escala global. El capitalismo ha demostrado que su modelo no se aviene a las aspiraciones de las clases desposeídas de los países ricos, ni a las de los pueblos del tercer mundo, ávidos de vivir en un sistema menos cruel y más equitativo.

La Habana, Abril 5 de 2018

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

TIERRA SAGRADA Y MENSAJE DE PAZ


Chencho Alas

El 24 de Marzo es un día simbólico para la mayoría de nosotros los salvadoreños. Celebramos la muerte gloriosa de nuestro santo latinoamericano Mons. Oscar Romero. El hombre de la paz, de la donación total a los pobres; el profeta que necesitábamos en El Salvador para denunciar la opresión, las injusticias que viven los marginados, o como lo dice el Papa Francisco, “los descartados” de la sociedad capitalista, de consumo.

Este año decidí participar de la celebración que le hace cada año nuestro pueblo en la ciudad natal de nuestro mártir, Ciudad Barrios, pequeña población ubicada en el este del país, al norte del departamento de San Miguel, a unos 20 Km de la frontera con Honduras. Invité a mi esposa Gladys Alas a que me acompañara para que tuviera la experiencia profunda de estar en una tierra sagrada.

Llegamos a la hora en que en la iglesia se estaba terminando la celebración de la Eucaristía, del sacramento de vida que nos dejó el gran mártir de todos los tiempos, el primero de los profetas, Jesús. La iglesia estaba llena de gente del lugar y de delegaciones que habían llegado de varias partes del país. La alegría era inmensa porque el Papa Francisco nos había anunciado pocos días antes su intención de canonizar a quien ya es santo, una ceremonia en que se reconoce a nivel canónico
la vida de fe, de esperanza y de amor a nivel heroico de quien dentro de pocos meses va a ser elevado a la gloria de Bernini.

Al fondo de la iglesia y al lado del altar se encontraban varios sacerdotes que habían llegado a concelebrar la Eucaristía presidida por un obispo. Muchos recuerdos se me vinieron a la mente. Históricamente los profetas siempre han sido perseguidos por denunciar las injusticias y anunciar la justicia y la paz. San Romero de América no podía escapar a esta ley de nuestra fragilidad humana, lo cual le fue muy duro, muy doloroso, porque quienes lo denunciaban e incluso lo amenazaban no solo eran los hombres de gobierno y de la oligarquía, sino también la mayoría de sus compañeros en el episcopado. Uno de ellos, obispo de Santa Ana, un hombre muy mediocre, servidor del gobierno, se había tomado la tarea de ir a Roma para acusarlo de servir a la izquierda, de abandonar su misión sacerdotal. El Papa Francisco, que no tiene pelos en la lengua, en una visita ad límina de los obispos, les lanzó una acusación muy fuerte y verdadera, les dijo: “Ustedes mataron a Mons. Oscar Romero”. Doloroso pero cierto!

Terminada la celebración de la Eucaristía, nos dirigimos al lugar donde nació nuestro santo hace cien años, una casita ubicada al frente del parque. La casita ya no existe porque fue comprada por la Cooperativa Cafetalera que construyó un edificio muy amplio de dos pisos. Gladys se sintió muy emocionada por estar en ese lugar y enseguida me dijo: “La Iglesia debería de comprar este edificio y construir algo que recuerde al santo”. Hace unos ocho años, visité Ciudad Barrios y tuve la oportunidad de conversar con el párroco. El me comentó que habían estado tratando de comprar el edificio de la Cafetalera, pero que pedían demasiado dinero. Si mi memoria no me traiciona, los directivos pedían tres millones de dólares, una cantidad astronómica. La especulación por encima del recuerdo y de los valores!

Gladys, quien ha abrazado ideas avanzadas me dijo: “Lo que debe hacerse es pedirle al gobierno que confisque la Cooperativa. Se le paga lo justo, a precio de mercado, no el social y simbólico y se reconstruye la casita”.

En el mundo de la cultura, los símbolos son una necesidad profunda humana sin la cual no podemos relacionarnos ni valorar lo bello, lo harmónico, lo justo, lo sagrado. San Romero, el mártir y profeta de los pobres constituye en su persona un mensaje de rescate de la dignidad humana. Bueno es que se reconstruya su casita y sirva de memoria de lo que debe ser. Históricamente y a lo largo de la vida de los pueblos esto se ha hecho. Se han consagrado lugares que recuerdan el mensaje de los hombres y mujeres que han consagrado sus vidas al servicio de los pueblos y que inclusive han aceptado la muerte para ejercer ese servicio. Podría mencionar varios de esos lugares pero no quiero alargarme. Escribo el día viernes santo y basta con que les recuerde la iglesia de la Natividad en Belén y el Santo Sepulcro en Jerusalén.

Nuestra tierra salvadoreña está profundamente herida, bañada en sangre por una guerra que se llevó 80,000 personas, más los miles de muertos debido a la violencia de pandillas. Es muy importante que tengamos un lugar que sea sagrado y que de manera permanente constituya un mensaje de servicio, de solidaridad y de paz.

REO O PRESIDENTE: ES LULA


Jorge Gómez Barata

Ningún político ha protagonizado una alternativa tan dramática como la que le ha tocado vivir a Luis Ignacio Lula da Silva, que tiene enormes posibilidades de regresar a la presidencia de Brasil que ocupó durante ocho años o ir a la cárcel de modo inmediato. Con toda probabilidad el pueblo lo hubiera llevado al poder, pero seis jueces lo han confinado a una celda.

Al margen de errores que en el desempeño de sus cargos puedan haber cometido, no existen dudas acerca de que las instituciones jurídicas, el estamento más conservador de los estados latinoamericanos, están desempeñando un papel que puede ser nefasto en el ajuste de cuentas a los gobiernos de izquierda de la región. En lugar de a personas parecen estar juzgando opciones políticas y corrientes ideológicas. 

Adicionalmente, en Brasil se ha emitido una pésima señal cuando el alto mando militar en la persona del Comandante en Jefe del Ejército, general Eduardo Villas-Boas, en clara violación de la separación de poderes que establece la constitución, ha presionado abiertamente a los Jueces del Supremo Tribunal Federal de Justicia, para instarlos a fallar contra el expresidente Lula.

En su mensaje el Comandante en Jefe del Ejército quien escribió: “Aseguro que el Ejército brasileño comparte el anhelo de todos los ciudadanos de bien de repudio a la impunidad y de respeto a la Constitución, del mismo modo que se mantiene atento a sus misiones institucionales”.

El mensaje fue respondido inmediatamente por otros tres generales que no ocultaron su disposición de ejercer la fuerza contra las instituciones de la nación: “Tengo la espada al lado, la silla equipada, el caballo listo y aguardo sus órdenes”, afirmó el general Paulo Chagas. Por su parte el general Miotto declaró: “COMANDANTE! Estamos juntos en la misma trinchera" y el general Freitas enfatizó: "Estamos juntos, comandante”.

Otro El general, Luís Gonzaga Schroeder fue más lejos al declarar: “Si Lula no es enviado a la cárcel, el deber de las Fuerzas Armadas es restaurar el orden".

Probablemente, estos pronunciamientos configuren un delito mayor y de más peligrosidad que el imputado a Lula quien, si bien no ha reclamado impunidad ni privilegios, merece más consideración de la que han demostrado los jueces y militares de su país, que aprovechan un elemento circunstancial e intrascendente como es el usufructo de una vivienda para ejercitar una venganza que divide al país, y pone en peligro a sus instituciones. No obstante el poder judicial que es presionado y retado, por el estamento militar, hace oídos sordos y mira para otro lado.

Luis Ignacio Lula de Silva, el mejor y más popular de los presidentes brasileños, un líder querido, la figura viva más relevante de la izquierda latinoamericana y un hombre de probada fidelidad, que afronta entero y vertical la adversidad política, sin llamar a la movilización de sus partidarios ni rehuir responsabilidades, merece otro tratamiento.

Cuando nadie recuerde a sus mezquinos jueces, que probablemente hayan prevaricado, la historia, recordará al obrero de Sao Paulo que levantándose sobre la pobreza, creó sindicatos y partidos para luchar por su pueblo. Tal vez no haya en Brasil prisión capaz de aislarlo y anularlo.

Otra vez el tiempo, juez más severo de los hombres y sus actos, tiene la palabra. Ninguna voz es débil para reclamar justicia a la justicia. Los diarios ¡Por Esto!, suman la suya. Allá nos vemos.

La Habana, 05 de abril de 2018

Alemania impide juzgar por rebelión a Puigdemont


La justicia germana rechaza la tesis del Supremo de que existió violencia en el 1-O. Deja en libertad con fianza al 'expresident', que solo sería entregado por malversación

Jose Rico / Carles Planas Bou
EL PERIÓDICO  -  Barcelona / Berlín - Jueves, 05/04/2018 | Actualizado el 06/04/2018 a las 06:51 CEST

Carles Puigdemont, en una imagen de archivo. / VIRGINIA MAYO (AP)

Vaticinaba en el primer minuto de la jornada de ayer Gonzalo Boye, abogado del 'exconseller' Toni Comín, que iba a ser «un buen día». 19 horas después lo corroboraba, en cuanto se conoció la más sonora bofetada propinada hasta ahora al Gobierno y a la justicia española desde que optó por judicializar el proceso independentista. En una decisión más rápida de lo que se barruntaba, la justicia alemana ha frenado en seco los planes del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena al impedir que el 'expresident' Carles Puigdemont pueda ser juzgado en España por rebelión, el mayor de los delitos que le imputaba el magistrado y por el que se enfrentaba a 30 años de cárcel. El revés judicial se convierte en árnica para el desnortado independentismo, que por un día traspasó la conmoción a la Moncloa y al bloque constitucionalista –que no supo decir nada más allá de acatar el veredicto alemán–, y sacude las negociaciones de la investidura, dando alas a reactivar la candidatura de un Puigdemont que ya no podrá ser inhabilitado.

Apenas dos días le han bastado a la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, el 'land' donde fue detenido Puigdemont el 25 de marzo, para determinar que los argumentos de Llarena para acusar de rebelión al líder de JxCat son "inadmisibles" y que casaban mal con el código penal alemán. El delito más parecido en la legislación germana es el de alta traición, que conlleva penas de prisión que podrían llegar hasta la cadena perpetua. Pero requiere de la existencia de violencia en las actuaciones de los acusados, extremo que el tribunal alemán no percibe en el Govern depuesto.

MOTIVOS JURÍDICOS

«Por motivos jurídicos, no puede aceptarse una extradición por rebelión porque los actos que se le imputan no serían punibles en Alemania según la legislación vigente», zanjó la Audiencia regional germana sobre el que sin duda era el punto más controvertido del implacable auto de procesamiento del juez Llarena. Curiosamente, la misma interpretación es la que hizo ayer la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela al procesar por sedición (penada con hasta 15 años de cárcel) pero no por rebelión al mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero por entender que no hubo violencia en el 1-O ni en el asedio a la Conselleria d’Economia.

El derrumbe de esta viga de la argumentación del Supremo no evitará la probable extradición del 'expresident' a España, pero solamente se le entregaría para ser enjuiciado por malversación de fondos, equiparable al delito de corrupción en Alemania, que sí recibió ayer el aval del tribunal de Schleswig-Holstein, refutando además la tesis independentista de la persecución política: «Al perseguido se le acusa de un acto concreto castigado también por la legislación alemana, no por sus ideas políticas». La malversación en España está penada con un máximo de 8 años de cárcel.

La legislación sobre la euroorden de detención y entrega impide a un tribunal español juzgar a un reclamado por un delito distinto a aquellos por los que lo entrega el país en el que ha sido detenido, aunque esa misma normativa permitiría que el expresident fuese juzgado por rebelión en un futuro, tras cumplir una eventual condena por malversación. Otro de los posibles escenarios a partir de ahora es la retirada de la euroorden por parte de Llarena.

En paralelo, el dictamen alemán hace caer también por efecto dominó otras piezas no menos importantes del tablero jurídico-político. El líder de JxCat saldrá este viernes de la prisión de Neumünster tras pagar una fianza de 75.000 euros. Tumbada la causa por rebelión, la Audiencia regional considera que se reduce sustancialmente el riesgo de fuga que justificaba el encarcelamiento, aunque Puigdemont no podrá dejar Alemania sin autorización de la fiscalía y deberá presentarse semanalmente ante la policía de Neumünster.

ANTES DEL 22 DE MAYO

Otra pieza abatida es el peligro de suspensión del cargo que pesaba sobre el 'expresident', pues solo los procesados por rebelión que estén en prisión preventiva son inhabilitados de forma automática. Es decir, Puigdemont podrá seguir siendo diputado mientras no tenga una condena firme, lo que permite a JxCat plantearse la opción de reintentar su investidura. Justo ayer, antes del espaldarazo germano, los posconvergentes reactivaron la candidatura de Jordi Sànchez, preso en Soto del Real, para forzar a Llarena a acatar o desoír el ambiguo capote de la ONU al exlíder de la ANC.

Pero retomar la 'vía Puigdemont' entraña el riesgo de no llegar a tiempo. El reloj de la investidura se parará el 22 de mayo y para entonces el 'expresident' tendría que haber sido extraditado y no haber dictado Llarena prisión preventiva. La decisión sobre la entrega puede prolongarse hasta tres meses, aunque la media se sitúa en 48 días. Solo si los plazos de acortasen podría volverse al plan a.