viernes, 4 de mayo de 2018

BICENTENARIO DEL NATALICIO DE CARLOS MARX (II)


Jorge Gómez Barata 

Carlos Marx fue afortunado. Realizó su vocación científica, su trabajo lo hizo feliz y lo convirtió en el primer dirigente socialista mundial. Hijo de una familia solvente, accedió a la mejor educación. En la juventud desposó a Jenny von Westphalen, una bella mujer que lo amó toda la vida y encontró en Federico Engels a un amigo y colaborador excepcional.

Proscripto en casi toda Europa, Londres lo acogió y le permitió trabajar en la biblioteca del Museo Británico. En 1851 Charles Dana, un editor norteamericano lo empleó en el New York Herald Tribune, por cierto, Dana también contrató a José Martí. No obstante, el mejor beneficio lo obtuvo Marx del triunfo bolchevique, del establecimiento de la Unión Soviética y del sistema socialista mundial que lo catapultaron a la fama y a la inmortalidad.

La juventud de Karl Marx coincidió con un asfixiante período de auge de la reacción europea que, al dificultar su vocación y estudios académicos con marcada preferencia hacia la especulación filosófica, lo inclinaron al periodismo, profesión que lo condujo al examen de los problemas sociales y políticos, a la denuncia del régimen prusiano y más tarde a la crítica del capitalismo.

La obra teórica realizada como tampoco el periodismo practicado por más de veinte años en doce periódicos y revistas, en los cuales escribió alrededor de 400 artículos, no le proporcionaron bienestar económico ni fama. Cuando murió en 1883 a sus funerales asistió una docena de personas, entre ellas, su hija Eleanor Marx, sus yernos, el cubano Pablo Lafargue y el francés Charles Longuet, además de los alemanes Wilhelm Liebknecht, Friederich Lessner, los británicos Carl Shorlemmer y Edwin Ray Lankester y naturalmente, Federico Engels.

Los únicos homenajes fueron sendas coronas sobre el ataúd, colocadas por G. Lemke del Socialdemócrata y otra de la Asociación de Educación de Obreros Comunistas de Londres. En la despedida de duelo, hablaron: Federico Engels en inglés, Longuet, en francés, el delegado del Partido Obrero Español José Mesa, en castellano y Liebknecht, en alemán.

En Europa, incluso en Inglaterra, donde había vivido, trabajado y publicado sus obras más importantes y en cuyos círculos era ampliamente conocido, el suceso apenas se mencionó y en los Estados Unidos tuvo escasa repercusión, incluso el día 17 de marzo, al informar del deceso, el Tribune de Nueva York, omitió que Marx había sido su corresponsal en Londres durante once años.

En Hispanoamérica donde el marxismo era prácticamente desconocido, el deceso de Carlos Marx, no fue noticia. La excepción fue aportada por José Martí, que el 19 de marzo de 1883, escribió las más bellas palabras que se dijeron sobre el prócer caído y con las cuales dio pruebas de su propia capacidad para percibir la grandeza del hombre y lo enorme de la pérdida.

Por una afortuna parábola, José Martí, el héroe nacional cubano  fue el primero, fuera del círculo más inmediato, en reconocer en Marx, al líder socialista internacional que era al morir: “…Vienen a honrarlo ─escribió─ hombres de todas las naciones…”, “...Karl Marx ha muerto. Como se puso al lado de los débiles, merece honor…”

No obstante, y como para dar ejemplo de honestidad intelectual, Martí reprochó al finado su apuesta por la lucha de clases: “…No hace bien el que señala el daño, y arde en ansias generosas de ponerle remedio, sino el que señala el remedio blando al daño...”

Federico Engels, la persona que mejor lo conoció, hizo ante su tumba un retrato perfecto que coronó con la mejor de las sentencias: “En vida tuvo muchos adversarios, pero ningún enemigo personal.  Es así porque Marx fue lo que un gran poeta español quiso ser: “…En el buen sentido de la palabra, un hombre bueno”. Luego cuento más. Allá nos vemos

La Habana, 03 de mayo de 2018

…………………………………………………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por Esto! Al citarlo indicar la fuente.

El Banco Central de Argentina sube la tasa de interés al 40% para frenar la devaluación


RT  -   4 may 2018 14:56 GMT

La entidad bancaria ya había elevado la tasa de 27% a 33,25% el jueves y este viernes la incrementó nuevamente ante la escalada del dólar que superó los 23 pesos.

es.m.wikipedia.org / Hermann Luyken / Dominio Público

Este viernes el Banco Central de la República Argentina (BCRA) subió la tasa de interés al 40% luego de varios días consecutivos en que el peso se devaluó respecto al dólar. Mientras que el lunes 23 de abril la divisa estadounidense cotizaba a 20,53 pesos, el jueves 3 de mayo había superado los 23.

De acuerdo al comunicado oficial del BCRA la decisión se fundamenta en "la dinámica adquiridad por el mercado cambiario", que produjo que la moneda local se deprecie "respecto al resto de las monedas de países emergentes".

En ese sentido, se plantea "aumentar la tasa de política monetaria en 675 puntos a 40%". Asimismo, las "tasas a 7 días" estarán en 47% para el "pase activo" y a 33% para el "pase pasivo". Por su parte, las tasas a un día se ubicarán en 57% y 28% respectivamente.

Por último se explica que la autoridad monetaria tomó estas decisiones "con el objetivo de evitar comportamientos disruptivos en el marcado de cambios" para así "garantizar el proceso de desinflación".

Cabe recordar que un día antes se había elevado la tasa a 33,25%, sin embargo eso no logró contener la situación.

¿Cómo afecta esta decisión?

Más allá de los resultados que puedan tener estas medidas en el mercado financiero, cambiario y a nivel macroeconómico, también repercutirán en el día a día de los argentinos. "Si la tasa de interés está en 40% para las Letras del Banco Central (Lebacs), se toma como referencia", explicó el sociólogo e investigador argentino Rolando García a este medio.

En ese sentido, apuntó que cualquier otra instancia que preste dinero con intereses "va a partir del piso que garantiza el Estado sin ningún tipo de riesgo". Desde su punto de vista, "remite a la política de Alfredo Martínez de Hoz", quien fuera ministro de Economía de la última dictadura argentina (1976 - 1983).

Hasta ahora la administración de Mauricio Macri había impulsado estas acciones "al inicio de su gobierno", pero el hecho de que "tenga que recurrir de nuevo a esta política es muy preocupante", opinó García. Finalmente, aseguró que "todas las tasas de interés" van a aumentar y entre ellas aparecen "la de los créditos hipotecarios y las tarjetas de crédito" que afectan directamente a muchos ciudadanos.

Santiago Mayor

"No hay razón para mentir": El presidente checo admite que su país fabricó agente nervioso Novichok


RT  -   4 may 2018 09:05 GMT

El presidente de la República Checa ha revelado que una sustancia parecida a la que fue utilizada en el ataque contra los Skripal fue probada en su país en noviembre del año pasado.


"En noviembre del año pasado, un agente nervioso A230 fue probado en el Instituto de Investigación Militar del Ministerio de Defensa en Brno", ha declarado el presidente de la República Checa, Milos Zeman, en una entrevista para TV Barrandov, recoge el portal iDNES.cz.

Zeman detalló que el veneno A230 fue fabricado en cantidades pequeñas y destruido. El mandatario checo citó la información de los Servicios de Seguridad e Inteligencia (BIS, por sus siglas en checo) del país, que no se considera clasificada. 

De acuerdo con el BIS, esta sustancia tóxica no es el Novichok. El presidente checo, sin embargo, tomó en consideración la opinión de la inteligencia militar que, según él, tiene más acceso a los datos sobre el asunto.

"Mi conclusión es la siguiente: fabricamos y probamos el Novichok, aunque en cantidades pequeñas, y luego lo destruimos. Sabemos cuándo y dónde tuvo lugar y sería hipócrita pretender que no pasó nada parecido", señaló Zeman. "No hay razón para mentir", añadió.

El envenenamiento del ex doble agente ruso

El 4 de marzo de 2018, el ex doble agente ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia fueron envenenados en territorio británico con un agente nervioso de tipo Novichok, un hecho que Londres ha atribuido a Moscú sin presentar hasta el momento pruebas al respecto.

Desde entonces, Rusia ha asegurado en repetidas ocasiones que no tiene "nada que ver" con el ataque. También solicitó acceso a la investigación, pero el Gobierno británico no ha permitido la cooperación rusa ni proporcionado a Moscú muestras de la supuesta sustancia utilizada.

El envenenamiento se tradujo en una crisis diplomática entre Reino Unido y Rusia, que ha desembocado en la expulsión de decenas de diplomáticos rusos de más de 20 países que avalan la posición británica.