jueves, 24 de mayo de 2018

EU.- HABLANDO DE ELECCIONES

Por Néstor García Iturbe

El día 20 de mayo se efectuaron las elecciones en Venezuela.  Cómo era de esperar, ciertas y determinadas figuras de los partidos de oposición venezolana plantearon no reconocerían los resultados de dichas elecciones. A estos pueden sumarse, el gobierno estadounidense y algunos títeres del Imperio, que en estos momentos ocupan la presidencia de un número de países debido a elecciones amañadas o maniobras de Estados Unidos, que no pueden calificarse como que representan el sentir de sus pueblos.

Uno de los planteamientos que se ha manejado por estas personas, es el nivel de abstencionismo que se puso de manifiesto en las elecciones venezolanas. Los que esto expresan, se cuidan de mencionar que en las elecciones estadounidenses dejan de votar aproximadamente el 50 por ciento de los que pudieran hacerlo, por lo que el abstencionismo no es una cualidad exclusiva de las elecciones venezolanas.

Las elecciones se convocan, los electores conocen el día que estas se llevaran a cabo, pero un grupo de estos, por determinadas razones, decide no presentarse ante las urnas. Esto no ha sido una razón para declarar que las elecciones de un país, digamos Estados Unidos, donde aproximadamente la mitad de la población no participa, carecen de legitimidad, al menos, nunca escuche que alguien esgrima ese argumento.

En cuanto al por ciento de los votos obtenidos por cada candidato, se calcula sobre la base de las personas que votaron, no tomando como base las que tenían derecho al voto.

En las elecciones del año 2012, de los más de 125 millones de personas que votaron, Barack Obama obtuvo 65.9 millones, el 51,9 por ciento.  Su rival, Mitt Romney recibió el voto de   60.9 millones de personas, el 47,2 por ciento.

La contienda electoral del año 2016 tuvo sus propias características, de los  231,5 millones inscritos para votar, solamente votaron 137,0. De los que ejercieron el voto, 62,9 millones  lo hicieron por Donald Trump ,que alcanzó el 45.1 de los votos.  Su contrincante Hillary Clinton obtuvo el 65.9 por ciento de los votos emitidos, que representaron el 48,2 por ciento de estos.

Nadie protestó porque Trump, con tres millones de votos menos que Hillary fuera  nominado presidente. El sistema electoral estadounidense perite que algo como esto suceda.

Venezuela tiene su propio sistema electoral.  Maduro recibió el 67.7 por ciento de los votos emitidos, el contrario que más se acercó recibió el 27.3 por ciento de los votos.

Cada cual en su país cumple con el sistema establecido y nadie puede, caprichosamente, desconocer los resultados electorales siempre y cuando el sufragio se efectúe acorde a las leyes del país.

En el caso de Venezuela, las declaraciones de no reconocimiento están motivadas por seguir las instrucciones del amo imperial.

¡Bochornoso!

La Habana, 23 de mayo de 2018

GRUPO EL HERALDO  sarahnes@cubarte.cult.cu

PELIGRA DIALOGO DE PAZ CON FARC EN COLOMBIA


Por Manuel E. Yepe

El injustificado arresto de Jesús Santrich resultó de un acuerdo para que el gobierno colombiano "quedara bien" con el de Estados Unidos, según apreciación de los líderes de las FARC.

Los antiguos compañeros de armas de Seuxis Hernández, conocido por su seudónimo Jesús Santrich, de 51 años de edad, que ha sido negociador de las FARC en las negociaciones de paz con el gobierno, refutaron airadamente su arresto por cargos de traficar drogas en un complot para sabotear el proceso de paz del país. Afirman que la intriga fue tramada durante la visita a Colombia en diciembre del Fiscal General de EEUU, Jeff Sessions.

"Estamos siendo testigos de una vergonzosa subordinación del sistema de justicia colombiano al distorsionado sistema de justicia estadounidense”, declaró la FARC en un comunicado leído por Iván Márquez, jefe del grupo negociador de los rebeldes, durante las conversaciones de paz.

Según, la periodista colombiana Zheger Hay Harab, experta en estos temas, más de cien ex combatientes y simpatizantes de las FARC se reunieron en la noche del lunes 21de mayo frente al fuertemente custodiado búnker de los fiscales donde se encontraba detenido Santrich quien entonces iniciaba una huelga de hambre para exigir su liberación.

El presidente Juan Manuel Santos defendió el arresto basado en una orden proveniente de EEUU, porque -según el mandatario- “había sido necesario para dar credibilidad al acuerdo de paz, dado que los colombianos consideraban que éste fue excesivamente generoso con los rebeldes”.

"Mi mano no temblará para autorizar la extradición", dijo Santos en un discurso televisado en el que intentó compensar el servilismo argumentando que “esto es lo que demandan los colombianos”, al tiempo que ofreció seguridades a los combatientes desmovilizados de que no tenían nada que temer, si cumplían los compromisos contraídos mediante el acuerdo de paz.

Santrich, quien se unió al movimiento guerrillero a la edad de  20 años y gradualmente llegó a integrar su comando central, fue uno de los primeros líderes rebeldes en apostar por la paz. Fue a Noruega en 2012 para comenzar negociaciones con el gobierno de Colombia y luego participó en conversaciones que continuaron durante los siguientes cuatro años en Cuba.

Cuando fue arrestado por acusaciones contra él presentadas ante un tribunal federal de Nueva York, estaba en la casa cedida a él por el gobierno en Bogotá - con algunos camaradas suyos y los escoltas que el Estado le había asignado, lo que hacía redundante la comedia del despliegue de fuerza que se escenificó para su “captura” con cargos por conspirar para contrabandear cocaína a EEUU.

Incluso antes de que se conocieran los detalles del arresto, los líderes de las FARC habían manifestado que el hecho socavaría la confianza de los rebeldes desmovilizados que ya eran casi siete mil.

"El proceso de paz se encuentra en un momento crítico y está en peligro de fracasar", dijo Iván Márquez, aunque reafirmó que el compromiso de las FARC con el proceso "no tiene retorno".

Según criterio de la periodista y abogada experta colombiana en estos temas, Zheger Hay Harab, las FARC contribuyeron al financiamiento de su insurgencia durante algún momento mediante un "impuesto de guerra"

sobre la droga que se moviera a través del territorio dominado por ellas. Fue por ese motivo que en las negociaciones entre el gobierno y las FARC se acordó que el narcotráfico fuera considerado conexo con el delito político a fin de que los guerrilleros, y en especial sus jefes, no pudieran ser juzgados y condenados por ese delito salvo que fuera cometido con posterioridad a la firma del acuerdo.

Iván Márquez había pronosticado que “un desenlace fatal de la situación de Santrich sería también la muerte del proceso de paz.”

Pero la rebeldía de Santrich no era contra la cárcel sino “contra una extradición ignominiosa que entrañe reconocimiento de nuestra incapacidad para juzgar a nuestros compatriotas y aceptar que la amañada lucha de Estados Unidos contra el narcotráfico es más importante que nuestro deber de procesar graves violaciones a los derechos humanos, reparar a las víctimas y llegar a conocer la verdad sobre estos años de guerra y muerte”.

El 17 de mayo, la Jurisdicción Especial para la Paz creada para ejercer la justicia transicional durante las negociaciones entre el Gobierno y las FARC, frenó la extradición a EEUU de Santrich. Sin embargo, el Gobierno -por presiones de Washington- ha insistido en su procedencia.

Y es a esa jurisdicción penal a la que debió ser llevado el caso inicialmente y, solo luego de comprobarse allí que los delitos fueron cometidos tras la firma del Acuerdo de Paz, procedería su traslado a la justicia ordinaria para su procesamiento.

La Habana, Mayo 21 de 2018


DESTRUIR ALIANZAS EFICIENTES


Jorge Gómez Barata

La arquitectura del sistema internacional contemporáneo, basado entre otros factores en la igualdad soberana de los estados, el multilateralismo, y el libre comercio, fue diseñada por Estados Unidos, que ahora se desmiente y trabaja para deshacer un sistema de instituciones y alianzas que fue exitoso durante 60 años, y entre otras, soportó la prueba de la Guerra Fría.

La etapa decisiva de ese esfuerzo comenzó cuando, espantado por la carnicería protagonizada por los gobiernos europeos de principios del siglo XX, cuyos excesos nacionalistas y mezquindades territoriales desataron la Primera Guerra Mundial; involucró a 32 países, y ocasionó la muerte de alrededor de sesenta millones de personas.

En aquel contexto los mandatarios de Estados Unidos Woodrow Wilson, y Lloyd George, y George Clemenceau de Inglaterra y Francia respectivamente, pretendieron reordenar la sociedad internacional creando la Sociedad de Naciones (1919), que llegó integrar a 63 estados, y pretendía evitar que se repitieran tragedias semejantes.

Aunque fracasó al no poder impedir la II Guerra Mundial, la Sociedad de Naciones fue un precedente sobre el cual avanzó el presidente Franklin D. Roosevelt, que junto a Winston Churchill en 1941 emitió la Carta del Atlántico, a la cual se adhirió la Unión Soviética, y que, andando el tiempo, sería el borrador de la Carta de la ONU, que sirvió de base al actual sistema de seguridad y relaciones internacionales construidos por Roosevelt, Stalin, y Churchill.

La propuesta de la ONU fue tan racional y flexible que resultó compatible con los intereses de la Unión Soviética que concluida la guerra desempeñó un papel protagónico en la creación de las Naciones Unidas, hasta hoy el mejor y más fructífero proyecto internacional, tan idóneo que logró sobrevivir a los avatares de la Guerra Fría, y es todavía el mejor instrumento para el orden internacional.

Junto con la ONU, Estados Unidos auspició la creación de un sistema de instituciones, entre ellas las llamadas de Breton Woods, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, y el Acuerdo General de Aranceles y Comercios (GATT), antecesora de la actual Organización Mundial del Comercio (OMC).

Esas y otras entidades, como la Organización de Estados Americanos (OEA), y el Tratado de Río (TIAR), iniciativas como el Plan Marshall y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), unidas a los tratados para el cese de la ocupación de Alemania y Japón formaron el sistema de alianzas de occidente, y dieron cohesión orgánica al liderazgo y la hegemonía mundial de Estados Unidos en la postguerra. 

Durante la Guerra Fría y hasta la llegada a la Casa Blanca de la actual administración, todos los mandatarios sin excepción se dedicaron a reforzar esas alianzas, que resultaron compatibles con los gobiernos locales, inclusos los de orientación socialista, y con estructuras como la Unión Europea.

Al cuestionar estas entidades y compromisos que han sido y son puntales de su relevancia internacional, Estados Unidos se desdice, desecha aliados fieles, y conspira contra sus propios intereses. Vivir para ver. Allá nos vemos.  

La Habana, 23 de mayo de 2018

………………………………………………………………………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por Esto! Al reproducirlo citar la fuente.

ESPAÑA: El PP y Correa tejieron "un sistema de corrupción institucional", según la Audiencia


El fallo condena al extesorero a 33 años de cárcel, al cabecilla de la trama, a 51 años y 11 meses y al partido como partícipe lucrativo. La sentencia destaca el ascendente de Bárcenas y otros excargos del partido para amañar adjudicaciones

Ángeles Vázquez
EL PERIÓDICO  -  Madrid - Jueves, 24/05/2018 | Actualizado a las 15:05 CEST

La Audiencia Nacional ha dictado este jueves la peor sentencia que podía esperar el PP por el 'caso Gürtel'. El fallo por las prácticas corruptas cometidas entre 1999 y 2005, en Madrid, Castilla-León y la localidad malagueña de Estepona, condena a su extesorero Luis Bárcenas a 33 años y 4 meses de cárcel y a Francisco Correa a 51 años y 11 meses de cárcel, pero también deja negro sobre blanco que el Grupo Correa y el Partido Popular tejieron "un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional" a través de la "manipulación de la contratación pública central, autonómica y local".

El PP, además, ha sido declarado partícipe de la trama a título lucrativo, porque se benefició de los delitos, aunque ignoraba que se cometían, situación en la que también se encuentra la exministra de Sanidad Ana Mato y Gema Matamoros, esposa del exalcalde de la localidad madrileña de Majadahonda. El partido tendrá que pagar 133.864 euros por la campaña que sufragó Correa en ese municipio, para que fuera alcalde Guillermo Ortega (condenado a 38 años y 3 meses de prisión), y 111.864, al de Pozuelo, el exmarido de Mato Jesús Sepúlveda (14 años y 4 meses). En este punto es donde el ponente de la resolución, Ángel Hurtado, ha emitido un voto particular discrepante por no compartir la condena del partido de Mariano Rajoy.

La sentencia, que ha absuelto a ocho de los acusados, entre ellos a Álvaro Pérez, conocido como 'El Bigotes', también ha condenado a la mano derecha de Correa, Pablo Crespo, a 37 años y medio de prisión y a la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, a 15 años y un mes. El ex consejero de Deportes madrileño Alberto López Viejo, lo ha sido a 31 años y 9 meses de prisión, mientras que la exmujer de Correa Carmen Rodríguez Quijano, a 14 años y 8 meses. El contable de la trama corrupta, José Luis Izquierdo, cumplirá 17 años y 7 meses. La fiscalía Anticorrupción ya ha solicitado la celebración de una vistilla para determinar si 16 de los condenados deben ingresar ya en prisión o se les impone otra medida cautelar mientras la sentencia adquiere firmeza.

Colaboración estrecha y estable

Pero más allá de las condenas, la sentencia es muy dura al describir que en los años juzgados entre el Grupo Correa y el PP se tejió una estructura de colaboración estable y consistente en prestación de múltiples y continuos servicios relativos a viajes, organización de eventos, dentro de lo que sería la normal actividad de un partido político. Se creó, afirma, “en paralelo un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica, y local a través de su estrecha y continua relación con influyentes militantes de dicho partido, aquí enjuiciados, que tenían posibilidades de influir en los procedimientos de toma de decisión en la contratación pública de determinados entes y organismos públicos que dirigían o controlaban directamente o a través de terceras personas”.

Por ello las empresas de Correa o empresas terceras elegidas, con el apoyo de los cargos públicos condenados, gozaban de un arbitrario trato de favor en la contratación pública. Inflaban precios que se cobraban de las distintas administraciones públicas afectadas, con la finalidad buscada de la obtención ilícita de importantes beneficios a costa del erario público, “o bien comisiones cuando la adjudicataria eran terceras empresas, que luego se repartían entre el Grupo Correa y las autoridades o cargos públicos electos o designados corruptos, que recibían cantidades de dinero en metálico, pero también otro tipo de servicios o regalos prestados por diferentes empresas de esta trama, como eventos, viajes, fiestas, celebraciones, etc. De las que en algunos casos se beneficiaron también sus familiares”.

Parte de esas comisiones fueron a parar como donaciones finalistas a la caja B del partido, afirma la resolución, que aunque no debía juzgarlo dice al respecto que se trata de “en una estructura financiera y contable paralela a la oficial existente al menos desde 1989, cuyas partidas se anotaban informalmente, en ocasiones en simples hojas manuscritas como las correspondientes al acusado Bárcenas, en las que se hacían constar ingresos y gastos del partido o en otros casos cantidades entregadas a personas miembros relevantes del partido".
El abanico de la corrupción

El tribunal, que ha citado a todos los acusados entre este viernes y el lunes para recibir en persona la sentencia, considera que la trama cometió todo el abanico de delitos relacionados con la corrupción: asociación ilícita, fraude a la administración pública, cohecho, falsedad documento mercantil, malversación de caudales públicos, prevaricación, blanqueo, contra la hacienda pública, tráfico de influencias, apropiación indebida y exacciones ilegales o intento de estafa procesal.

Según la sentencia, la actuación prevaricadora de los condenados se manifestó “de cuantas maneras son imaginables para violentar los procedimientos de contratación, de los que los fraccionamientos o la contribución en la elaboración de los pliegos de prescripciones, o la preselección de empresas, son una muestra clara de torcimiento del derecho, característico de la prevaricación, que, además, tiene por finalidad detraer de los caudales públicos que tienen bajo su custodia los acusados, y de la que han de ser garantes, cantidades que sustraen para beneficio propio con merma para las arcas municipales”, lo que ocultaban con un mecanismo generalizado para emitir facturas que no respondían a servicios reales o estaban infladas.

Correa cobró 8.400.000 euros por contratos públicos adjudicados a sus empresas durante el periodo 2000-2008, lo que generó un importante perjuicio a las entidades públicas, por cuanto el precio del servicio que les fue prestado “era mayor que el normal de mercado, por el superior margen de beneficio de las empresas de Correa y porque incluía como coste la comisión abonada para obtener las adjudicaciones”. Además, ingresó 2.850.000 euros en concepto de comisiones por intermediar en favor de empresas ajenas a su grupo.

Para el tribunal, Bárcenas era una pieza fundamental del “auténtico sistema de defraudación del erario público” creado, ya que desde dentro del partido podía acercarse a quien en cada caso convenía para conseguir la adjudicación correspondiente, pero también la del exdiputado del PP por Segovia Jesús Merino (3 años y 7 meses) y otros responsables políticos, como Ricardo Galeote (7 años y 7 meses) en la localidad malagueña de Estepona o el exdirector general de inmigración madrileño Carlos Clemente (5 años y 9 meses). La sentencia explica que estos cargos públicos "ejercían su capacidad de influencia o imponían mediante la presión que les permitía el abuso de las funciones propias de su cargo, las directrices idóneas para orientar la oferta y las condiciones de los contratos a las conveniencias de las empresas del grupo". 

Donald Trump cancela su reunión con Kim Jong-un en Singapur


RT  -   24 mayo 2018 13:57 GMT

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha cancelado la reunión con el líder norcoreano Kim Jong-un que estaba prevista para el próximo 12 de junio en Singapur.

Kevin Lamarque / Reuters

"Lamentablemente, con base en la tremenda rabia y abierta hostilidad mostradas en su declaración más reciente, creo que es inapropiado, en este momento, tener esta reunión largamente planificada", escribió Trump en una carta publicada este jueves por la Casa Blanca.

"Habla de sus capacidades nucleares, pero las nuestras son tan masivas y poderosas que le pido a Dios que nunca tengan que ser utilizadas", agregó en la misiva el mandatario norteamericano.

Anteriormente Trump dijo que "garantizaré" la seguridad de Kim Jong-un. "La garantizaremos. Y hemos hablado de eso desde el principio. Él estará a salvo, él será feliz, su país será rico", aseguró.

Más información, en breve.