viernes, 1 de junio de 2018

UN TIROTEO LLENÓ LA COPA Y HAY QUE VACIARLA


Por Manuel E. Yepe

El tiroteo que se desató a mediados de marzo en el complejo estudiantil de Parkland, en el estado de Florida, con saldo mortal de 17 personas entre estudiantes y profesores, fue recibido en Estados Unidos con algo así como una fatalidad con la que la ciudadanía estaba llamada a familiarizarse. Cuando aún aullaban ambulancias con su carga de cadáveres y sobrevivientes en dirección a los hospitales, las autoridades del país, el estado y las del propio centro comenzaron a hacer patente plegarias y lamentos expresando su profundo pesar y congoja por lo ocurrido.

Alguna que otra voz se alzó para condenar los hechos sin aventurarse a culpar a alguien o algo por el horrible crimen.  Paul Ryan, líder republicano en el Congreso estadounidense y segundo en la sucesión presidencial (después del vicepresidente), advirtió contra reacciones impensadas demasiado sensibleras.

Pero, sorprendentemente ocurrió algo extraño: los estudiantes del Preuniversitario Marjory Stoneman Douglas en una concertación  que convocaron al efecto, se pronunciaron contra la inacción oficial.

“Cada persona que está aquí hoy, toda esta gente, debía estar afligida en su casa. Pero, por el contrario, hoy estamos aquí unidos, porque si todo lo que pueden hacer nuestro gobierno y nuestro presidente es darnos a conocer su pesar y sus oraciones pensamos que es hora de que las víctimas sean la motivación de los cambios que necesitamos ver”, dijo entre sollozos y lágrimas la estudiante Emma González a nombre de todos.

“Los políticos que permanecen en sus dorados curules de la Cámara y el Senado, financiados por la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) diciéndonos que nada pudo hacerse para evitar esto que nosotros llamamos mierda”, dijo la líder estudiantil.

La transmisión de su discurso se cortó, pero esa última frase de las palabras de Emma se convirtió en el eslogan clamando por el control de las armas que encabezaría los planes para una próxima huelga nacional estudiantil y una marcha sobre Washington.

Un enjundioso artículo de George Zornick, editor de The Nation, argumenta acerca de lo aceleradamente que se está desmitificando el poderío de la NRA como escudo protector de la libertad de compraventa de armas en Estados Unidos.

Como prueba de ello, Zornick comenta  que en noviembre último, en Virginia, la NRA patrocinó a Ed Gillespie como candidato republicano a gobernador del estado y fue ampliamente derrotado. Apoyó a 13 candidatos que competían reñidamente por asientos en la Cámara de Representantes del Congreso estadual y 12 de ellos fracasaron, en tanto que el otro ganó muy apretadamente.

A nivel del estado de Virginia, los defensores del control de armas han podido obtener la aprobación de resoluciones y medidas que luego el congreso estadual no ha promulgado, aunque hay que tomar en cuenta que esto ocurrió cuando el movimiento no tenía la fuerza que logró tras la masacre de Sandy Hook en 2012 cuando se estructuraron los mayores grupos favorables al control de armas.

Debe tenerse en cuenta que los políticos demócratas, hasta hace poco, jamás se pronunciaban contra el control de armas por temor al acaudalado grupo de presión congresional de la ANR.

“Por las características de nuestro osificado sistema político, y especialmente con Trump en la Casa Blanca agradeciendo a la ANR los 30 millones de dólares donados a su campaña,  Estados Unidos jamás aprobará una legislación para el control de armas. Pero mientras se espera el momento para elegir un nuevo congreso y un nuevo presidente, algo se puede hacer considerando que los fabricantes de armas valoran por sobre todas las demás cosas, incluso más que la vida humana: el dinero”, dice Zornick.

El periodista de The Nation llama a los activistas a contribuir a propinar un golpe decisivo a esos traficantes retirándoles respaldo financiero o comercial a sus empresas hasta convertir a las armas en un negocio inviable. En 2013, la Caja de Retiros de los Maestros del estado de California votó por deshacerse de millones de dólares en acciones de fabricantes de armas. Lo mismo hizo en 2016 el Fondo de Pensiones de los Empleados Públicos de la Ciudad de Nueva York que también retiró los fondos de otros grandes almacenes de efectos deportivos que comercian armas.

Actualmente los colosos de las armas están repletos de deudas y enfrentan un declinar de la demanda de sus consumidores. Se han habilitado centros como el GoodbyeGunStocks.com, para informar sobre entidades almacenistas que comercian armas para orientar a los activistas ávidos de boicotear a aquellas que lo hacen.

Los incesantes tiroteos que asesinan inocentes han llenado la copa de la resistencia de la ciudadanía estadounidense. Se está agotando su capacidad de asimilación y si ese gigante se levanta no sería raro que el negocio de las armas se vea obligado a iniciar, más temprano que tarde, un conteo regresivo en Estados Unidos y en todo el mundo.

La Habana, Mayo 31 de 2018

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

CAUSAS Y EFECTOS. VENEZUELA


Chencho Alas

El domingo pasado invité a un sacerdote salvadoreño a almorzar en mi casa. No pasó mucho tiempo para que comenzáramos a discutir acerca de la reelección de Maduro en Venezuela y la debacle social en la cual está sumido ese país. Mi primera reacción ante las acusaciones hechas por el sacerdote fue echarle la culpa a la oligarquía y a los Estados Unidos; un argumento fácil, choteado. 

No contento con mi respuesta, pensé en otra argumentación más apropiada, basada en la lógica. No podemos argumentar en contra del presidente Maduro y la situación calamitosa que vive su país sin antes investigar cuáles son las causas que están al origen de la prolongada crisis. Estas pueden ser internas y compartidas o externas, vienen de fuera. Pueden ser recientes o tienen sus raíces muy atrás en el tiempo, o puede ser que se deba a una combinación de ambas.

De todos es sabido que todos los gobiernos de Venezuela de derecha o de izquierda no han planificado la diversificación económica. Les ha resultado más fácil basar la economía en la renta del petróleo, la petrodependencia, un efecto maligno de la economía. El Presidente Chávez trató de ampliar las fuentes de entradas financieras del país favoreciendo entre otros rubros el agrícola, pero no fue suficiente debido al grado deficiente de la educación del pueblo venezolano. La educación no ha estado orientada a hacer del alumno un futuro productor sino un consumidor, lo que le hace dependiente de las importaciones. Por otra parte, la oligarquía venezolana ha sido patológicamente consumidora de bienes producidos en el exterior, particularmente en Estados Unidos. Según ellos, su patria es el país del norte y Venezuela su finca. Desde luego, para tener controlado su paradigma han necesitado ser los dueños del poder político que perdieron desde que llegó Chávez.

El presidente Chávez manejó una política antioligárquica y de afincamiento de la soberanía nacional. Dos pecados que no le perdonan al Chavismo tanto los oligarcas venezolanos como los Estados Unidos. No se le puede decir no al emperador de turno norteamericano, ni siquiera a uno de los más benignos. Tal es el caso de Obama que declaró el 16 de enero de 2016 que Venezuela constituía un “peligro inusual y extraordinario para la seguridad nacional”. ¿Por qué? El mismo Obama lo explicó.  En particular, citó la supuesta "Reducción de las garantías de derechos humanos, la persecución de opositores políticos, la reducción de la libertad de prensa, el uso de la violencia y las violaciones de los derechos humanos y abusos en respuesta a las protestas contra el gobierno venezolano, y el arresto y detención arbitraria de anti-manifestantes del gobierno, así como la presencia exacerbada de la corrupción gubernamental". ¿Por qué Obama no esgrimió la misma acusación contra los hondureños Micheleti o contra Lobo Sosa? Desde luego, las acusaciones vienen acompañadas de sanciones que afectan la economía, particularmente el comercio. La relación de los dos países ha empeorado con la llegada a la Casa Blanca de Trump. Obama, al igual que el resto de presidentes no confesó la verdadera razón de sus acusaciones: Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo del mundo y extremadamente rico en otras materias primas. Como “patio trasero” de Estados Unidos, este debe tener el control de las mismas a través de la oligarquía criolla.

Entre las causas de la situación actual del país del sur hay que mencionar a la OEA, el ministerio de colonias de los Estados Unidos, que obedientemente cumple los mandatos del amo. El colombiano Santos, galardonado con el premio Novel de la Paz, ha sido el principal enemigo de Maduro.

Desde luego, entre las causas también hay que señalar algunas decisiones políticas y económicas de Chávez y Maduro que no siempre han sido acertadas.

Estas son las causas que se encuentran a la base del sufrimiento del pueblo venezolano. Es fácil acusar a Maduro, pero no podemos ignorar el entorno internacional que de manera aplastante contribuye, y en grande, a la debacle social de la economía de la tierra de Simón Bolívar.

Los efectos son los frutos del árbol, dulces o amargos. Las causas están en sus raíces. Analicemos primero las causas para luego valorar los efectos. En El Salvador todos acusamos a las maras, pero ¿cuáles son las causas de su existencia?

Austin, Tx, 31 de mayo de 2018

China compara a EE.UU. con "un ladrón que grita 'detened al ladrón' para encubrir sus delitos"


RT  -   1 jun 2018 15:11 GMT

Pekín rechaza las acusaciones sobre sus actividades en el Mar de la China Meridional señalando que la presencia militar estadounidense en la zona es "mayor que la que de China y los demás países juntos"

El portaviones Liaoning toma parte en ejercicios militares chinos de la marina del Ejército Popular de Liberación en océano Pacifico occidental . Abril 18, 2018 Reuters


China ha reaccionado con dureza a las declaraciones del secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, que otra vez acusó el gigante asiático de militarizar el archipiélago de las Spratly, las islas en disputa en el mar de la China Meridional.

"Suena como cuando un ladrón grita 'detened al ladrón' para encubrir sus propios delitos", aseveró Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, según Reuters.

La funcionaria cuestionó si la defensa de la "libertad de navegación" de la que hace gala Estados Unidos busca realmente proteger el derecho a navegar por esas aguas o si simplemente se trata de una estrategia para preservar la hegemonía estadounidense en la región.

"La presencia militar de EE.UU. en el mar de la China Meridional es mayor que la que tienen China y los demás países que rodean el mar juntos", ha señalado.

Las declaraciones de la representante china se producen como respuesta a una reciente intervención del secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, que afirmó el martes pasado que Washington seguiría haciendo frente a "la militarización china" de las islas Spratly.

Los comentarios de Mattis llegaron después de que el domingo la Armada estadounidense realizara una operación en pos de la "libertad de navegación" en la que dos de sus buques pasaron por aguas cercanas al archipiélago en disputa, provocando el enfado de Pekín, que califica este tipo de acciones de infracción de su soberanía.

Recientemente, imágenes satelitales revelaron que China había instalado sistemas de misiles de crucero antibuque en el archipiélago y se anunció que bombarderos chinos ya habían logrado aterrizar en una de las islas en disputa. EE.UU. criticó lo que considera una "militarización continua" de China de la zona, mientras que desde Pekín reiteran que el país asiático "tiene la soberanía indiscutible sobre Nansha Qundao [denominación en chino de las islas Spartly] y sus aguas adyacentes".

Miles de argentinos se movilizan en todo el país "por pan y trabajo"


RT  -   1 jun 2018 13:10 GMT

El lunes comenzó la llamada 'Marcha Federal', que desde cinco puntos distintos del país llega a Buenos Aires este viernes para finalizar con un acto en la Plaza de Mayo.

La Marcha Federal Educativa en Buenos Aires el 23 de mayo de 2018. Claudio Santisteban / www.globallookpress.com

Este viernes al mediodía miles de personas se reúnen frente a la Plaza de Mayo en Buenos Aires. Llegarán desde distintos puntos del país para cerrar la llamada 'Marcha Federal por pan y trabajo' que comenzó el lunes pasado. La idea fue tomada de las marchas federales por la educación realizadas en 2016 y 2018.

La protesta fue convocada por movimientos populares y sociales como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie. Sin embargo, han sumado el apoyo de distintos sectores de la Confederación General del Trabajo (CGT), la Iglesia Católica, organizaciones y dirigentes políticos como el gobernador de la provincia de Santa Fe, Miguel Lifchitz, y el intendente de Resistencia (Chaco), Jorge Capitanich.

Más allá de la consigna general, el reclamo puntual es por la sanción de cinco proyectos de ley impulsados por los organizadores. Se trata de las leyes de Emergencia Alimentaria, Infraestructura Social, Integración Urbana, Emergencia en Adicciones y Acceso a la Tierra.

Los puntos de partida de la marcha fueron la ciudad de La Quiaca, en la provincia de Jujuy y en la frontera con Bolivia; Posadas, capital de Misiones; La Rioja, capital de la provincia homónima; Bariloche, en Río Negro y al pie de la cordillera de Los Andes; y Ushuaia, la ciudad más austral del mundo ubicada en Tierra del Fuego.

Los recorridos realizaron paradas en distintos puntos donde llevaron a cabo actividades para difundir los reclamos de la movilización que incluyen también el rechazo al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), anunciado por el Gobierno de Mauricio Macri.

Según reseña Ámbito Financiero, al salir desde La Quiaca el secretario general de la CTEP, Esteban 'Gringo' Castro, declaró: "Hacemos esta movilización nacional junto a todas las centrales sindicales porque creemos que la unidad de los trabajadores es el único camino para hacer frente a este modelo de ajuste, precarización laboral y hambre".

"Vamos a hacer todo lo posible para no volver al infierno de 2001, cuando los pibes se nos caían de las manos", dijo por su parte el abogado Juan Grabois, también referente de la CTEP.

Las cinco leyes

"La agenda de los movimientos populares tiene que ser prioridad y lo planteamos con ideas, propuestas, proyectos de ley muy claros", dijo el diputado nacional por el Movimiento Evita, Leonardo Grosso. "Mientras el gobierno juega a la timba financiera con sus amigos, el pueblo se empobrece y la dignidad de cientos de miles de familias está en juego", añadió.

Justamente Grosso, junto a otros legisladores, será el responsable de presentar en el Congreso los proyectos de ley impulsados por la Marcha Federal y los movimientos populares.

Tal como informó Página/12, el de Emergencia Alimentaria plantea llevar a cabo un relevamiento nacional para detectar a niños, niñas y adolescentes con malnutrición o en riesgo de estarlo, para reforzar las partidas presupuestarias destinadas a programas alimentarios. A su vez el de Infraestructura Social supone destinar el 25% de los fondos para obras públicas a barrios populares. Además, el trabajo debe ser asignado a cooperativas de construcción.

Por su parte la ley de Integración Urbana apunta a la regularización de los más de 4.000 barrios precarios, villas y asentamientos relevados por las organizaciones populares junto al Gobierno. El objetivo es la expropiación de las tierras que correspondan, la urbanización y la entrega de títulos de propiedad a sus habitantes.

Finalmente la ley de Acceso a la Tierra apunta a fortalecer la producción popular de alimentos facilitando el acceso a subsidios para los pequeños productores, mientras que la de Emergencia en Adicciones se plantea abordar con urgencia la problemática del consumo de drogas mediante fondos para campañas de concientización y atención a jóvenes en situación de riesgo.

El Congreso tumba a Rajoy en la moción de censura y elige a Sánchez presidente


El candidato socialista recibe los votos del PSOE, Podemos, ERC, PDECat, PNV, Compromís, Bildu y NC. Tiene previsto tomar posesión el sábado y nombrará a sus ministros en los próximos días

EL PERIÓDICO  -  Madrid - Viernes, 01/06/2018 | Actualizado a las 17:25 CEST

Pedro Sánchez y Mariano Rajoy se saludan, protocolariamente, tras finalizar la sesión.  /PIERRE-PHILIPPE MARCOU (POOL VIA REUTERS)

Lo que empezó siendo una iniciativa planteada con muchas dudas sobre su futuro, más una “exigencia democrática” que una apuesta por llegar a la Moncloa, ha acabado dando resultado. Pedro Sánchez ha sido elegido este viernes presidente del Gobierno con los apoyos del PSOE (84 diputados), Unidos Podemos (67), ERC (9), PDECat (8), PNV (5), Compromís (4), EH Bildu (2) y Nueva Canarias (1), una amalgama que da 180 escaños, cuatro por encima de la mayoría absoluta exigida. Solo han votado en contra de la moción de censura el PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias, un conjunto que representa a 169 parlamentarios. La representante de Coalición Canaria, Ana Oramas, ha sido la única que se ha abstenido.

Los colaboradores de Sánchez, un dirigente que ha sido dado por amortizado varias veces, que fue obligado a dimitir por su propio partido y después reconquistó el poder del PSOE con una contundencia que ahora le permite ejercer su liderazgo sin oposición interna, reconocen que más que un triunfo del secretario general se trata de una derrota de Mariano Rajoy. La sentencia del ‘caso Gürtel’, que concluye que Francisco Correa y el PP tejieron “un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional”, ha acabado con el todavía líder conservador.

El nuevo jefe del Ejecutivo aprovechó el enorme desprestigio de la figura de Rajoy, planteando la moción de censura, la primera que prospera de las cuatro debatidas en la historia de la democracia española, como un plebiscito sobre su figura. "El 'no' a la censura es un 'sí' a la permanencia de Rajoy en la presidencia. No hay término medio. No indulten con su voto a Rajoy. Abran una ventana de esperanza, con una democracia sana, fuerte y ejemplar", señaló Sánchez el pasado jueves, durante su primer discurso en la tribuna de la Cámara baja.

Los planes

La sensación en el entorno del secretario general del PSOE es de cierto vértigo. No habían preparado una llegada así a la Moncloa. “No entraba en mis planes”, reconoció el jueves el nuevo presidente, durante una sesión en la que trasladó cuáles son las metas a las que aspira como gobernante. Sobre Catalunya, quiere abrir el “diálogo” con el nuevo Govern y abordar una “solución política” que vaya más allá de “los tribunales”. También pretende, en un guiño al PNV, aplicar los Presupuestos que los nacionalistas vascos pactaron con Rajoy, un proyecto que también apoyó Ciudadanos. Y en el plano legislativo, quiere derogar los artículos más controvertidos de la ‘ley mordaza’, combatir la brecha salarial y “restituir” la sanidad universal. El líder socialista también anunció que intentará aprobar los Presupuestos del 2019. Según las cuentas del PSOE, todas estas tareas podrían llevar en torno a un año de mandato.

“Se abre un nuevo tiempo en la política española. Tiendo la mano a todos los grupos parlamentarios para abrir este nuevo tiempo. Espero que estemos todos a la altura”, ha dicho el líder socialista poco antes de la votación. Pero pocos se atreven a anticipar cómo será esta legislatura tras la llegada de Sánchez al poder, más allá de dar por supuesto de que la oposición del PP va a ser feroz, tanto o más que después del 11-M, con continuas acusaciones sobre supuestos "pactos oscuros" con los independentistas catalanes y los "herederos del terrorismo", en referencia a EH Bildu. No hay precedentes de un Ejecutivo con solo 84 diputados, sostenido por tantos partidos distintos. Sánchez, en principio, tomará posesión este sábado. Los nombramientos de los ministros pueden tardar varios días. Si el nuevo presidente ya tiene pensado quién integrará su Ejecutivo, se lo ha comunicado a muy pocas personas. Entre los favoritos a ingresar en el Gobierno socialista se encuentran  Carmen Calvo, Margarita Robles, Jordi Sevilla, Cristina Narbona, Patxi López, José Luis Ábalos y Miquel Iceta.