martes, 5 de junio de 2018

Suspenden el partido pactado entre las selecciones de Argentina e Israel


RT  -   5 jun 2018 21:24 GMT

El encuentro amistoso que se iba a jugar en Jerusalén no pudo escapar de los conflictos políticos que afronta la región.

Albert Gea / Reuters

El partido amistoso que las selecciones de Israel y Argentina iban a disputar el próximo 9 de junio en Jerusalén ha sido suspendido, informa el diario Clarín.

Este iba a ser el último encuentro de preparación de la 'albiceleste' de cara al Mundial de Rusia.

El motivo por el que Argentina no viajará a Israel es por pedido de los jugadores de quedarse entrenando en Barcelona, reporta la prensa argentina.

Según medios locales, desde un primer momento el cuerpo técnico argentino no estaba satisfecho por tener que viajar a Jerusalén a disputar ese partido. El propio director técnico, Jorge Sampaoli, manifestó que prefería que "el amistoso se dispute en Barcelona", donde el combinado argentino se prepara para el Campeonato del Mundo.

Este partido amistoso no pudo escapar de los conflictos políticos que afronta la región, al punto que el presidente de la Asociación Palestina de Fútbol, Jibril Rajoub, llegó a pedir que los hinchas quemen fotos de Lionel Messi y camisetas de la 'albiceleste'.

La sede del partido fue el principal motivo del conflicto. Hace 70 años el Estadio Teddy Kollek quedó en ruinas luego de un enfrentamiento durante la guerra árabe-israelí.

Mientras que este martes, decenas de personas se reunieron en las inmediaciones del Complejo Deportivo Joan Gamper del F.C. Barcelona, donde la selección argentina realizaba su sesión de entrenamiento, para condenar el partido Argentina – Israel.

¿Por qué la erupción del Volcán de Fuego dejó tantos muertos y el Kilauea no produjo víctimas?


RT  -   5 jun 2018 15:29 GMT

Las erupciones más destructivas se caracterizan por flujos piroplásticos que expulsan grandes rocas a cientos de kilómetros por hora y a temperaturas de hasta 1.000 grados centígrados.

Una zona afectada por la erupción del Volcán de Fuego, San Miguel Los Lotes, Escuintla, Guatemala, el 4 de junio de 2018. / Luis Echeverria / Reuters

El volcán hawaiano de Kilauea lleva activo desde hace ya un mes expulsando gran cantidad de magma y, sin embargo, no se ha cobrado la vida de ningún habitante del área. Mientras, la reciente erupción del Volcán de Fuego en Guatemala ya ha dejado un saldo de 70 muertos. ¿Cómo se explica esta diferencia en el nivel de daño humano causado por ambos fenómenos? La respuesta está relacionada con el tipo de material expulsado hacia la superficie en cada caso, informa el portal Mashable.

La erupción del volcán guatemalteco, ocurrida este 3 de junio, ha expulsado rápidas y abrasadoras avalanchas de escombros volcánicos. Cuando este tipo de erupciones, conocidas como flujos piroplásticos, son lo suficientemente grandes, pueden sepultar pueblos enteros en cuestión de instantes.

A diferencia de las corrientes de lava, que están compuestas de roca fundida y a menudo rezuman como un jarabe, los flujos piroplásticos son una mezcla caótica y candente de magma que ha salido disparada hacia la superficie y que se ha endurecido rápidamente hasta formar un rango de partículas que van desde ceniza volcánica hasta grandes rocas.

Avalancha asesina

Estas violentas corrientes pueden alcanzar los 1.000 grados centígrados y moverse a cientos de kilómetros por hora. Uno de sus efectos más mortíferos es que sofocan a las personas cercanas a la erupción, de modo que "la mayoría de la gente se asfixia" debido a que "el polvo obstruye la garganta", detalla el volcanólogo estadounidense Stanley Mertzman.

Por otra parte, los volcanes de Hawái no suelen entrar en erupción de manera explosiva como en el caso del Volcán del Fuego, el Vesubio (Italia) o el Monte Santa Helena (EE.UU.), llamados estratovolcanos. Así, el Kilauea no es capaz de expulsar corrientes tan poderosas y extremadamente rápidas como los flujos piroplásticos, ya que su magma no es tan espeso y pegajoso como el que hay en el interior de los estratovolcanos.

Un ingrediente explosivo

Asimismo, el magma que expulsan los volcanes explosivos es más rica en sílice, un compuesto de oxígeno y silicio que le da mayor densidad. "Mientras más alto sea el contenido de sílice, mayor será la explosividad del material", detalla Mertzman.

Por último, la lava de los volcanes de Hawái no llega a atrapar gran cantidad de gases, ya que estos pueden escapar fácilmente hacia la superficie. Mientras que la lava del Volcán de Fuego, siendo mucho más espeso, retiene y acumula los gases durante años o incluso décadas, hasta que la presión se incrementa de tal manera que se produce una erupción explosiva como la de esta semana.

Aboga senador Jeff Flake a favor de relaciones EE.UU.-Cuba


La Habana, 4 junio (PL) El senador republicano por el estado norteamericano de Arizona Jeff Flake abogó hoy por continuar trabajando juntos a favor de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Ese es el mensaje que dijo llevará de regreso a su país, según comentó en breves declaraciones a Prensa Latina al insistir que continuará esforzándose por 'ampliar los vuelos' porque 'más cubano-americanos, más estadounidenses puedan viajar' a la isla caribeña 'para que puedan ver qué pasa aquí'.

Es seguro viajar a Cuba, ratificó Flake en sus palabras al referirse a los avances que en su momento se lograron con las representaciones diplomáticas, la apertura de las embajadas (en el mandato del presidente Barack Obama).

Antes, en una declaración a los periodistas de la prensa nacional y extranjera que lo aguardaban en el Hotel Cohíba, de esta capital, expresó su deseo de 'más cooperación, más viajes, más comunicación y una mejor relación' entre las dos naciones, objetivo en el cual esperan 'seguir avanzando'.

Esos fueron los términos que caracterizaron el encuentro que tanto él como el presidente ejecutivo de Google, Emerson Schmidt -que le acompañaba-, sostuvieron en la tarde de este lunes con el mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel.

Con excelente buen humor y respondiendo a todas las preguntas de los reporteros, el senador bromeó al señalar que no hay dos personas que hablen lenguas diferentes y a su vez conversen muy bien en el mismo idioma, en referencia a Díaz-Canel y Schmidt, porque los dos son ingenieros.

En otro momento subrayó que nunca estuvo a 'favor del embargo (bloqueo), estoy a favor de las relaciones normales entre los dos países'.

Igualmente el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, recibió hoy al senador republicano y al ejecutivo de Google.

Flake, quien no se presentará a la reelección en los comicios de medio término de noviembre en Estados Unidos- ha viajado a Cuba en varias ocasiones, y es uno de los promotores de propuestas legislativas en pos de un acercamiento y mejores vínculos entre La Habana y Washington.

Su retirada del puesto en la Cámara Alta del Congreso estadounidense, abre la carrera por el escaño de Arizona, que no tiene un senador demócrata desde 1994.

agp/dfm/cvl

COREA: LA GUERRA INCONCLUSA


Jorge Gómez Barata

La división de la península coreana fue un acto innecesario, derivado de errores de cálculo y de la geopolítica practicada por las superpotencias vencedoras en la II Guerra Mundial.

En la Conferencia de Potsdam efectuada por los líderes de Estados Unidos, Unión Soviética, y Gran Bretaña entre el 17 de julio al 2 de agosto de 1945, se acordó ejecutar la división de Alemania en cuatro zonas de ocupación a cargo de esos tres países más Francia. Al parecer, Stalin asumió que cuando Japón fuera derrotado se procedería del mismo modo.

El 8 de agosto de 1945, cumpliendo lo acordado y creyendo poder llegar a tiempo para participar en la rendición y ocupación, la Unión Soviética declaró la guerra a Japón, e invadió Manchuria y Corea, donde derrotó a las tropas del imperio, pero en territorios lejanos.

Entre tanto, Estados Unidos lanzó las bombas atómicas, forzando la rendición y procediendo en solitario a la ocupación de Japón, mientras las tropas soviéticas en Corea caballerosamente retrocedían, permitiendo que Estados Unidos introdujeran efectivos por el sureño puerto de Busan, y se posicionaran al sur del paralelo 38, línea de demarcación fijada por el mando estadounidense.

Así, como consecuencia de aquella división, no solo física sino profundamente ideológica, realizada bajo la influencia de Estados Unidos y la Unión Soviética, en 1948 se fundaron la República Democrática y Popular de Corea y la República de Corea, que mutuamente hostiles aspiraban a la reunificación bajo términos antagónicos. 

La situación creada fue fuente, de constantes enfrentamientos militares a lo largo de la frontera, hasta que en junio de 1950 las tropas norcoreanas cruzaron el paralelo 38 y avanzaron hacia la profundidad del territorio de Corea del Sur, la cual ocuparon casi totalmente. Al otro día el Consejo de Seguridad de la ONU, con la inexplicable ausencia del delegado soviético, aprobó una resolución que condenó a Corea del Norte, y otorgó el mando de las fuerzas de la ONU a los Estados Unidos.

Desde Japón Estados Unidos contraatacó con una invasión naval y contingentes de tropas terrestres y aerotransportadas, entrenadas y magníficamente equipadas, que hicieron retroceder a las fuerzas norcoreanas, tomaron Pyongyang, y continuaron avanzando rumbo a las fronteras de China, la cual introdujo en combate alrededor de un millón de efectivos.

En aquel contexto surgió la propuesta de MacArthur de utilizar bombas atómicas contra China, lo que influyó en el inicio de las negociaciones comenzadas el 10 de junio de 1951, y concluidas dos años después el 27 de junio de 1953, con un armisticio firmado por Corea del Norte y del Sur, y Estados Unidos, que preveía el cese total de las operaciones armadas en toda Corea, y que estaría vigente hasta que se alcanzara un acuerdo de paz definitivo, lo cual aún no ha sucedido.

El 19 de julio de 1953 los negociadores llegaron a acuerdos sobre la letra del armisticio, el 27 de julio el documento fue firmado, y doce horas después entró en vigor hasta hoy. De hecho, la Guerra de Corea entró en pausa y aún no ha concluido.

La primera modificación e incumplimiento de lo acordado provino de Estados Unidos, que unilateralmente desconoció el párrafo 13(d)  del armisticio, el cual estableció: “…Ambas partes no deberían introducir nuevas armas en Corea…”

En septiembre de 1956 el Jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos indicó que el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos y el presidente Eisenhower habían revocado el párrafo 13 (d), y en enero de 1958 desplegó armamento nuclear en Corea del Sur, cuyo alcance podía alcanzar a la URSS y China.

Obviamente la supresión del párrafo 13 (d) liberó a Corea del Norte de todo compromiso, y desde los años sesenta comenzó a trabajar para dotarse de armas nucleares. Estados Unidos tiró la primera piedra y no tiene a quien culpar. Allá nos vemos.

La Habana, 05 de junio de 2018

………………………………………………………………………….
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por Esto! Al reproducirlo indicar la fuente.

HACIA DÓNDE IRÁ LA POLITICA INTERNA DE EEUU


Por Manuel E. Yepe

El sorpresivo desempeño del veterano senador Bernie Sanders en los comicios presidenciales de 2016 y el decepcionante ejercicio del máximo cargo de gobierno por el impredecible Donald Trump, han estimulado en una parte muy extensa de los estadounidenses- en especial (pero no sólo) en los partidarios demócratas-, el criterio de que Estados Unidos necesita de un Sanders y un nuevo partido.

Muchos de los que así razonan consideran que el viejo político de Vermont debía asumir en 2020 la candidatura llamada a derrotar a Trump, con o sin el respaldo de la maquinaria del histórico partido del “burro”. Otros estiman que debía contarse con la energía de un líder más joven que retome las banderas ideológicas del viejo Sanders, con el apoyo de un nuevo partido con o sin Bernie.

Estas y otras múltiples variantes tienen en común la suposición de que ya el actual Presidente Donald Trump ha cavado la tumba del partido republicano y la suya propia con su actuación en los primeros dos años de su catastrófico mandato.

Según las encuestas más creíbles, alrededor del 60% de los votantes estadounidenses en general, y casi el 80% de los que no están afiliados a alguno de los dos grandes partidos, se pronuncian por el surgimiento de un nuevo partido de mayorías.

La escritora y periodista Gail Mellor citó en el Huffington Post del 27 de septiembre del pasado año palabras de Sanders llamando a “la unidad de la inmensa mayoría de los estadounidenses para sobrevivir juntos, porque, si empezamos divididos, no vamos a tener éxito". Sin embargo, recuerda que al menos en cuatro ocasiones en los últimos dos años, cuando ha estado listo para despegar un nuevo partido progresista, ha sido el propio Bernie quien lo ha bloqueado.

Según Mellor, Sanders ha estado trabajando para unificar al profundamente dividido y corrupto partido demócrata -al que él mismo no pertenece- pero, en la práctica, su posición al respecto no ha contribuido al ascenso de una nueva fuerza política progresista con posibilidad de llegar a los primeros planos de dirección del país, porque ha insistido en la supervivencia del Partido Demócrata con una política distinta como premisa.

El apoyo principal que tuvo Bernie Sanders cuando aspiró a la Casa Blanca provino de la “generación Y”, llamada también “los millenials”, nombres que los demógrafos e investigadores asignan a las personas nacidas entre 1980 y los años iniciales del nuevo siglo XXI, que representan el 28% de los votantes en Estados Unidos.

Se convirtió en precandidato demócrata a la presidencia en 2016 porque jóvenes progresistas de ese partido lo arrastraron al empeño por limpiar la política de Estados Unidos, acabar con las guerras constantes, restaurar las redes de seguridad y enfrentar el cambio climático. No habían sido capaces de reclutar en el nivel federal de los partidos demócrata o republicano a alguien para encabezar la lucha por esta agenda que no estuviera recibiendo dinero de las corporaciones globales.

Bernie, un independiente (apartidista), había desempeñado cargos estaduales y federales sin respaldo partidista o del dinero corporativo durante 42 años. Pese a ser un político convincente, apasionado y bien informado, era un desconocido a nivel nacional.

Fueron los millenials del partido demócrata y de su entorno, partidarios de la retirada del país de la función imperialista, de una  política de cambios culturales y políticos, y de la reorientación de la socialdemocracia, quienes lo convirtieron en figura pública nacional y lo llevaron a competir por la candidatura del partido demócrata a la Casa Blanca.

Aunque independiente, Bernie actuó como demócrata porque estaba consciente de que los dos partidos dominantes del sistema tenían cerrado el acceso a la Presidencia de la nación para quien no lo hiciera por su conducto. Los demócratas dieron la bienvenida a Bernie como su candidato porque le proporcionaba a la campaña del partido una ilusión de competencia que le servía a su candidata ya elegida para legitimarse.

El Comité Nacional Demócrata (DNC) calculó que Hillary Clinton vencería fácilmente a Trump porque ella disponía de una enorme cantidad de dinero corporativo en tanto que, gracias a que Bernie, con el respaldo de los jóvenes progresistas, era capaz de reunir, en poco tiempo, grandes multitudes en las concentraciones de votantes para la campaña de Hillary.

Parece obvio que Sanders sueña con la posibilidad de asumir, al frente de un enérgico movimiento minoritario, el control de la maquinaria pesada del partido demócrata. No es algo fácil de lograr pero queda la alternativa, temida por los neoliberales del partido, de ir a la formación de un nuevo partido progresista independiente.

La Habana, Junio 4 de 2018

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.