viernes, 17 de julio de 2020

UN PILOTO REINCIDENTE

Por Pedro Martínez Pírez

El próximo 13 de agosto se cumplirán 61 años de la captura en la ciudad de Trinidad, en la actual provincia de Sancti-Spíritus, del piloto que el 31 de diciembre de 1958, pocas horas antes del triunfo de la Revolución, se había llevado de Cuba al dictador Fulgencio Batista.

Al teniente coronel Antonio Soto Rodríguez lo entrevisté 20 años después en el aeropuerto internacional “José Martí” de La Habana, minutos antes de que viajara a la ciudad de Miami luego de cumplir varios años de prisión en Cuba.

La entrevista la realicé por puro azar pues el 21 de marzo de 1979 yo había ido a la terminal aérea de La Habana a despedir a Carmen Quidiello, la esposa cubana del expresidente dominicano Juan Bosch, cuando un amigo del Ministerio cubano del Interior me avisó --por si yo quería entrevistarlo-- que ese día estaba saliendo al exterior el piloto que se había llevado a Batista de Cuba.

Me despedí de Doña Carmen, dramaturga nacida en Santiago de Cuba y quien en la actualidad, y con más de cien años de edad, reside en Santo Domingo, y me dirigí al lugar donde Antonio Soto Rodríguez esperaba la salida de su vuelo.

En el diálogo previo a la entrevista me dijo Soto que él pudo haber viajado antes a reunirse con su familia en Estados Unidos, pero la opción era vía México y él, como piloto al fin y en su condición de expreso, prefirió volar directamente a la ciudad de Miami.

En realidad como periodista me interesaba entrevistar a Soto para tener una visión más exacta de las circunstancias de la fuga de Batista, y conocer las razones que lo llevaron a volver a Cuba desde Santo Domingo, en un avión con mercenarios fuertemente armados, como parte de una conspiración para derrocar a la Revolución Cubana.

Yo había participado un año antes, en 1978, también como periodista, en la cobertura del proceso de Diálogo que encabezó el Comandante Fidel Castro con la Comunidad Cubana en el Exterior, el cual hizo posible la liberación de Soto y de otros presos por delitos contra la Seguridad del Estado.

Fidel dándole instrucciones al radista en el aeropuerto de Trinidad en plena conspiración Trujillista. Foto: Archivo

Y fue también Fidel, en su 33 cumpleaños, el protagonista principal en la ciudad de Trinidad de la operación del 13 de agosto de 1959, que permitió la captura del piloto Antonio Soto Rodríguez y de los mercenarios que viajaron con él, con abundantes armas suministradas por el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo, quien el primero de enero de ese año había recibido a Batista y a sus secuaces, con el mismo piloto, pero en otro avión.

He leído versiones erróneas sobre los aviones piloteados por Soto Rodríguez. En la entrevista él precisa que el avión en que se llevó al dictador Batista de Cuba fue un cuatrimotor Douglas DC-4 de la Compañía Aerovías Q, con 45 o 50 asientos, y el que envió el dictador Trujillo a Trinidad, con armas y mercenarios, fue un bimotor Curtiss C-46, de transporte militar.

Por el propio Antonio Soto supe que el avión que llevó a Trinidad el 13 de agosto de 1959, fue colocado después en un área del malecón habanero, y convertido en una especie de bar que muchos jóvenes de la época llamaban “el avión del amor”. Este famoso avión estuvo durante varios años enclavado en la zona comprendida entre el Hotel Riviera y la Casa de las Américas.

Sin más preámbulo ofrezco a los lectores la transcripción de la entrevista que hice a Soto Rodríguez y que Radio Habana Cuba ha transmitido en nuestras voces durante varios años, especialmente los días 31 de diciembre y 13 de agosto, fechas que marcan la historia de dos viajes célebres de un piloto reincidente.

Pmp: Usted estuvo detenido qué tiempo durante la etapa revolucionaria?

Soto: Estuve 11 años, 3 meses y 17 días.

Pmp: Cuándo fue detenido usted, Soto?

Soto: El 13 de agosto de 1959 porque vine en un avión desde Santo Domingo a Trinidad, aterricé en Trinidad con unos expedicionarios que venían ahí.

Pmp: Usted el piloto que conducía ese avión?

Soto: Yo era el piloto.

Pmp: Ese es el viaje en que vino el hijo del ex alcalde Justo Luis del Pozo?

Soto: Exactamente, el mismo.

Pmp: Y el hijo del ex coronel Martín Pérez?

Soto: También, sí, exactamente.

Pmp: Usted participó también en otro viaje que puede considerarse ya un poco histórico. Por qué no nos habla del viaje del 31 de diciembre que usted realizó?

Soto: Yo participé porque yo era el piloto del presidente de aquel tiempo, el presidente Batista, entiende? Entonces el 31 de diciembre, que yo no sabía nada, pero me informaron que yo debía estar dispuesto para salir con el Presidente para New Orleans, realmente pensábamos ir para New Orleans, según las órdenes que recibí como a la una de la mañana, o algo así, entiende? Y como piloto de él preparé el avión, no sabía realmente lo que era, como era la cosa, me dijeron de llevar a Batista, y efectivamente lo llevé, pero no fuimos a donde pensábamos ir antes, porque a mí me dijeron que íbamos a New Orleans, y después de estar en el aire, Batista me llamó y me preguntó que para dónde íbamos, yo le dije, bueno (se ríe), vamos para New Orleans según las órdenes que yo tengo. Y él dice: “Bueno, está bien, pero no podemos ir para otro lado”. Bueno, sí, podemos ir para otro lado porque tenemos gasolina, según a donde sea. Entonces él me dice: “no podemos ir para Santo Domingo?”. Dígole sí, podemos ir para Santo Domingo, como no. Entonces él, después de pensar un poco, me dice: “bueno, vamos para Santo Domingo”. Y cambiamos el rumbo y fuimos para Santo Domingo.

Pmp: Qué grado tenía usted en la Fuerza Aérea entonces?

Soto: Yo era Teniente Coronel, piloto aviador.

Pmp: Desde cuándo pertenecía usted a las Fuerzas Armadas de Cuba?

Soto: Desde el año 30 ó 31, lo olvidé ya. Yo empecé en el Cuerpo de Señales y desde el año 35 estuve volando hasta el año 59.

Pmp: Volviendo al 31 de diciembre de 1958. Dice usted que a la una de la mañana había recibido las órdenes de Batista de preparar el avión?

Soto: Realmente no las recibí directamente de él, aunque casi siempre las recibía directamente de él, porque cuando él iba a volar, como yo era el piloto del avión de él, pues me mandaba a buscar a Palacio, entonces me decía vamos a ir a tal parte, vamos a ir a Varadero, vamos a ir a Oriente, entonces yo preparaba el avión, y salíamos, pero en esa ocasión me lo dijo el Jefe de la Aviación. Me dijo, óyeme, vas a salir, el Presidente va a salir, pero en vez de preparar el avión de él va a ser en un avión de Aerovías Q, un avión más grande, porque va más gente. Dígole, ah, está bien.

Pmp: Eso fue a la una de la mañana del primero de enero ya?

Soto: Exactamente.

Pmp: Qué tipo de avión es el de Aerovías Q en el que ustedes volaron.

Soto: Bueno, eran los aviones de aquel tiempo. Un DC-4, comprende?, que tenía 45 o 50 asientos.

Pmp: Además del dictador Fulgencio Batista que otros personeros del régimen viajaron en ese vuelo?

Soto: Iba su esposa, su cuñado, dos hijos, llevaba dos hijos de él, de la señora actual que tenía en ese momento, y además iba el ex presidente Morales del Castillo, iba el que había sido candidato a presidente, Rivero Agüero, también iba el Presidente no sé si de la Cámara o del Senado, Gastón Godoy.

Pmp: Y usted, Soto, pudo viajar también con su familia?

Soto: Yo no. A mí me dijeron “baja ya y después resolverás”. Eso fue lo que me dijeron. Después allá determinarán. Entonces traté de hablar con mi familia, pero yo vivía en Santa Fé, era larga distancia y ese día parece que estaban complicadas las comunicaciones, y no pude avisarle.

Pmp: Cómo fue el recibimiento de ustedes en República Dominicana?

Soto: No, fue un recibimiento normal porque no fue en el aeropuerto civil, porque yo pensé que como íbamos en un avión civil, aterrizaríamos en el aeropuerto civil, pero me dieron instrucciones de que aterrizáramos en el aeropuerto militar. Allí nos recibieron en varias máquinas que estaban esperando el avión. Yo no pude saber realmente quiénes estaban abajo porque mi asunto era atender el avión.

Pmp: Ustedes no tenían información de que el régimen de Batista estaba a punto de desplomarse?

Soto: Bueno, uno sabía que la situación no estaba bien, entiende? Pero realmente yo no creía que esto fuera así, que el desplome viniera de esta manera, es decir, huyendo. Yo realmente nunca lo creí. Yo creía que tendría una solución distinta. Claro a mí me dijeron que no habían problemas, que Batista se iba pero que quedaba una Junta.

Pmp: Después por qué usted decidió venir nuevamente a Cuba en las circunstancias en que lo hizo?

Soto: Yo vine a sabiendas de que la cosa estaba muy mal. Pero yo tenía un problema grave. ¿Qué pretexto podía ponerle yo a Trujillo para no venir? Oye, allí no se podía uno negar porque allí se la arrancaban a cualquiera. Es decir que la misión mía era aterrizar, dejar la gente y volverme para Santo Domingo. Pero me salió la cosa. Yo fui herido.

Pmp: Qué tipo de armamento traían ustedes?

Soto: Bazucas, ametralladoras calibre 50…

El avión enviado por Trujillo con armas y hombres en el aeropuerto de Trinidad.

Pmp: Qué tipo de avión era el que usted trajo a Cuba en agosto del 59?

Soto: Bueno, era un C-46, un Curtiss C-46.

Pmp: Aparte de Usted haber sido el piloto que se llevó al dictador Fulgencio Batista y a sus más cercanos colaboradores, el hecho de haber venido acá en agosto del 59, en un avión entregado por una potencia extranjera, con armamento entregado por una potencia extranjera, y con la clara intención de subvertir el orden y derrocar a la Revolución, qué provocó que ustedes no fueran fusilados en esa época?

Soto: Efectivamente, a nosotros, la sentencia fue a pena de muerte por fusilamiento, y por magnanimidad de la Revolución, el Gobierno la conmutaba a 30 años de prisión. Yo creo que le debo la vida a eso.

Hasta aquí la transcripción de la entrevista que realicé, en horas del mediodía del miércoles 21 de marzo de 1979, en el aeropuerto internacional JOSE MARTÍ de La Habana, al piloto que se llevó al dictador Fulgencio Batista de Cuba y ocho meses después volvió a la ciudad cubana de Trinidad en otro avión enviado desde Santo Domingo por el tirano Trujillo, con armas y mercenarios, como parte de una conspiración contra la Revolución Cubana.


Los batistianos capturados en el intento de invasión trujillista

En el enfrentamiento a la llamada “Conspiración trujillista” participó directamente en la ciudad de Trinidad, la tercera Villa fundada en Cuba por los españoles, el Comandante Fidel Castro, quien ese día celebraba su 33 cumpleaños.

La Habana, 16 de julio de 2020

No hay comentarios:

Publicar un comentario